Lisa Ray, Hay una lesbiana en mi sopaA finales de la década de los dosmiles, la actriz indo-canadiense Lisa Ray protagonizó dos de las películas más interesantes para el público lésbico, I can’t think straight y The world unseen, acompañada en ambas de Sheetal Sheth. Dos clásicos instantáneos del cine lésbico y una estrella que, lamentablemente, tuvo que tomarse un descanso poco después porque le diagnosticaron cáncer. Ahora, ya recuperada, la actriz vuelve, y vuelve además en un papel lésbico, en la serie Four More Shots Please, que produce Amazon India.

La actriz ha concedido una entrevista con motivo de su regreso a los platós, y ha contado cositas que nos ha gustado leer.

En la nueva serie Four more shots please interpretas a una mujer lesbiana. No es la primera vez que lo haces. ¿Cual es tu nivel de empatía con la comunidad LGBT?

Honestamente, no pienso en términos de etiquetas, ni me pongo límites en mi cabeza a la hora de elegir pareja. El amor es el amor. He vivido en muchas partes del mundo, y tengo amigos que vienen de muchas partes, y me niego a definirlos. Tampoco me gusta que me definan. Pero con la Section 377 finalmente echada abajo, soy optimista acerca de una nueva era en India en cuanto a abrir las mentes y que se acepten las elecciones personales.

Esto es: interesante. Siempre está fenomenal que las actrices y las personas conocidas cuenten que bueno, que heterosexuales no son, porque todo contribuye a la visibilidad. La entrevista sigue con algunas otras cosas que nos ha gustado leer.

El movimiento #MeToo finalmente llegó a la India el año pasado. ¿Cuál es tu opinión sobre la prevalencia del acoso sexual en la industria de la India? ¿Alguna vez lo has experimentado? ¿Sientes que el movimiento ha puesto a los depredadores sexuales en la industria del cine en su lugar?

Apoyo el movimiento Me too, y soy feminista. Para mi el feminismo es igualdad. Creo que la respreción de la mujer en la India está muy institucionalizada, y eso va a llevar a que cueste más sacudirlo. El péndulo tiene que volver en la otra dirección, a lo mejor antes de lo que se piensa, pero así es como empieza el cambio. Hoy, creo que debe haber cierta vacilación o temor a las repercusiones en las mentes y los corazones de los depredadores sexuales. ¿Es mucho pedir ser tratadas de manera justa y como un ser humano? Los hombres jóvenes necesitan ser educados sobre el consentimiento y los límites, y esto sucede lentamente, por lo que el diálogo y la educación empujarán la aguja.

Vía: New indian express