Hoy os traemos una noticia antigüilla, es verano, está bien sumergirnos un poco en el baúl de los recuerdos y a veces yo me entero de las cosas cien años después. Si eres como yo, te invito a irnos a junio de 2017 vía el facebook de James Gunn, sí, el de Guardianes de la Galaxia.

Resulta que este señor escribió el guión para la adaptación a imagen real de Scooby Doo (esos dibujos de misterio con un perro miedoso que se comería una mesa, una tele e incluso a ti si tuviera mucha hambre) allá por 2002. Un desatino audiovisual que dejó con la cara torcida al público mayor de ocho años, tanto el que había visto los dibujos de peque como el espectador casual (opinión personal ™).

Esta película infantil «rara» y cuyo mayor reclamo para la época podía ser Sarah Michelle (Buffy) Gellar, podría haber sido bastante diferente (no sabemos si mejor). Porque esto nos contaba Gunn el año pasado:

Escribí una película más provocadora, dirigida a chavales mayores y adultos y el estudio presionó para convertirla en un film limpio, para niños.

Rebuscando por los internetes y las RR.SS. encontramos que la idea inicial de la película era hacer una sátira oscurrilla de los dibujos originales en la que se iba a meter marihuana por el lado de Shaggy y una relación amorosa entre Velma y Daphne.

La cosa quedó en agua de borrajas porque ya sabéis que las relaciones entre mujeres son una cosa muy terrible que no pueden ver los niñes. Gracias, Warner Bros. Perdimos la posibilidad de un canon con dos personajes femeninos inteligentes (normalmente) y geniales (en los dibujos), pero nos queda el fanart. ¡Siempre nos quedará el fanart! Y oye, al menos es chulísimo:

También hay una peli de dudosa calidad por los youtubes, por si queréis arriesgaros.