Si alguien me preguntase cual ha sido mi serie favorita este verano, no tardaría más de una milésima de segundo en contestar que ha sido Euphoria. Incluso si tuvese que hacer un top 3, Euphoria coparía todos los escalafones. Las actuaciones, el guión, la cinematografía… TODO. Aunque especialmente, Rue y Jules, a quienes hay que proteger a toda costa.

Uno de los puntos fuertes de la serie, y son muchos, es la representación LGBT, porque si hay algo que no se ve todos los días es a una relación entre mujer cis y una mujer trans. Este representación LGBT podría incluso incrementarse en la esperadísima segunda temporada si los guionistas escuchan a Barbie Ferreira, quien es LGBT en la vida real y tiene uno de los personajes más interesantes del grupo, Kat, una adolescente que explora (y explota) su sexualidad.

«Siento que en mi vida real he sido extremadamente gay», le dijo al New York Times. «Creo que Kat es un poco queer, pero puede que sólo sea mi perspectiva.»

Y nosotras a topísimo con esta idea de que la saquen del armario, porque si de algo nunca tenemos suficiente es de Chaskis y de señoras croquetas en nuestros televisores.

Vía: Cosmo