Luimelia, Hay una lesbiana en mi sopa

Después de Amar es para siempre, Luisita y Amelia se han independizado definitivamente. La primera temporada se convirtió en un fenómeno global, ayudado sin duda por sus fans y su apoyo, y este domingo día 16 se estrena en ATRESplayer PREMIUM el primer episodio de los seis que componen la segunda temporada. Paula Usero y Carol Rovira, protagonistas de la serie, han hablado de lo que ha supuesto esta serie para ellas, y de cómo su interpretación ha influído en la vida de muchas personas LGBT.

«Que ‘#Luimelia’ se haya vuelto viral muestra lo importante que es que haya diversidad en series y películas. Es la necesidad de tener referentes lo que ha convertido la historia de amor de Luisita y Amelia en un icono», cuenta Paula Usero a Europa Press, quien también ha reflexionado sobre lo que puede suponer este retrato sencillo, doméstico y real del amor entre dos chicas para todas aquellas personas que viven en un ambiente poco abierto:

Hay gente que sufre el rechazo y la intolerancia en su propia casa y les faltan herramientas

La propia Usero ha hablado con Bluper sobre el dejar la serie raíz, Amar es para siempre.

Estoy segura que los guionistas buscarían una gran historia, pero también había que tener en cuenta cómo estábamos nosotras. Y además teníamos #Luimelia, que era la oportunidad perfecta: cerramos un capítulo, pero lo continuamos haciendo desde otro lugar. Fue una decisión difícil, pero creo que ha sido la decisión correcta. Nos hemos sentido apoyadas

Luimelia Amar Es Para Siempre, Hay una lesbiana en mi sopa

En la nueva temporada, las dos prometen nuevas historias y nuevos formatos, incluyendo rupturas de la cuarta pared, pero el mismo humor de siempre, uno de los ingredientes favoritos de las fans. Luisita y Amelia, y su historia de amor en 1977, se han colado a diario en el cuarto de estar de muchas personas, incluyendo aquellas que no tienen referentes LGBT en la vida real, y por eso su relevancia es enorme. Ellas solitas han contribuido a derrumbar prejuicios que estaban enquistados en la sociedad, y no podemos sino darles las gracias por todo lo que esto ha supuesto. Desde luego, no nos vamos a perder esta segunda temporada.