Los Amores De Anais. Caiman Ediciones, Hay una lesbiana en mi sopa

Curioseando dentro del interesantísimo catálogo de películas que tiene Filmin, hace unos días nos encontramos con Los amores de Anaïs, una cinta que, a priori, tiene todos los ingredientes para que nos guste. Para empezar, ¿a quién no le va a gustar una comedia ligera, y más con estos calores? Además, contaba con muy buenas críticas, y una de las protagonistas es Valeria Bruni Tedeschi, una actriz a la que hemos podido ver en poquitas cosas, pero que en todas nos había gustado. Y, claro, la sinopsis parecía hecha a nuestra medida: Anaïs es una treintañera alocada que, en busca del amor, se topa con Daniel, un hombre que le lleva muchos años. Pero todo le de un vuelco cuando conoce a su esposa, Emilie. ¿Es o no es una película en la que tú también caerías?

Para nuestra desgracia, la película que nos habíamos montado en nuestra cabeza era infinitamente mejor. No fuimos capaces de conectar con Anaïs y con su deriva, que es dificilmente comprensible. La química entre las protagonistas es… poca, y además su relación sale de la nada. Y, bueno, que no nos gustó mucho. No es una pareja que se vaya forjando a fuego lento, no es algo que surja de la fascinación. Es, o parece, un capricho repentino de alguien que no está a gusto con nada, y además con un toque paternalista (¿maternalista?) que no ayuda a que la sensación sea otra que ‘Dios mío a ver cuando termina esto’. Supongo que estamos mal acostumbradas a las alegrías que el cine lésbico galo nos ha dado en los últimos tiempos, con, por supuesto Retrato de una mujer en llamas, u otros títulos como La belle saison o incluso La Répétition. Si lo que estás buscando es una película lésbica que te satisfaga, tendrás que seguir buscando.