Uno de los efectos colaterales del estreno de Orange is The New Black es que nos ha devuelto la fiebre por el género carcelario. Las prisiones de mujeres siempre han sido… ¿cómo decirlo? Inspiradoras… en todo lo relativo al mundo croquetil. Yo no sé si entre rejas hay tanto romance lésbico como pensamos (cuando mate a mi jefe, os lo confirmaré), pero sí sé que hay cientos de películas y series que han hecho volar nuestra imaginación acercándonos lo que se vive en el interior de una cárcel femenina.

Por si te has quedado con ganas de más o si, simplemente, eres de las que disfrutan viendo presidiarias, hoy os hablamos de algunas de las series y películas más destacadas de este género. Porque el delito sería no hacerlo 😉

REJAS ARDIENTES (1983)

rejas ardientes
¿Cómo olvidar esos peinados de los 80?

Carol es condenada a prisión durante 18 meses por el asesinato accidental de un hombre. Pero cuando llega a la cárcel descubre que es un sitio decadente, lleno de corrupción, sexo y lujuria, en donde muchas presidiarias son sádicas lesbianas vendedoras de crack. En Rejas Ardientes también apretarás la mandíbula porque en esta cárcel no existen los grises: o eres blanca o eres negra. Estás con unos o con otros. Esto es la guerra. Y sí, el título de la película es tan pornográfico que me niego a hacer comentarios sobre él.

WOMEN IN PRISON (1987 – 1988)

 

Para variar, Women in prison no es un drama, es una sitcom. Y a lo mejor por eso murió en la orilla de la primera temporada y no consiguió el afecto del público para una segunda. Pero ahí están los trece episodios que se rodaron, para disfrutarlos en noches en las que no tienes nada que hacer. La serie nos cuenta la histoira de Vicki Springer, una exitosa yuppie (son los 80, recuerda que los yuppies todavía eran una tribu urbana) que acaba en una cárcel de mujeres por robar bolsos. Y allí tendrá que verse las caras con las otras prisioneras. Y tenemos de nuevo todos los elementos y dramas sociales carcelarios típicos del género, pero esta vez desde un ángulo cómico.

CAGED FURY (1990)

caged fury

Ok. Esta es terriiiiible. Pero tendrías que estar hecha de piedra para no disfrutarla. Llama a un par de amigas, pillaos unas cervezas y dadle al play con Caged Fury, una película en la que gran parte del elenco son actrices porno. Sí, has leído bien, querida amiga croqueta. Ssshhh… está bien. No hay que asustarse ni escandalizarse, solo disfrutarlas. ¿Por dónde iba yo? Ah, sí, la peli va de Kat, una joven recién llegada a Los Ángeles de la América profunda. Kat quiere ser actriz y acaba en una prisión en la que se vende a las reclusas como esclavas sexuales.

Hay lesbianas, hay cuero, es todo muy absurdo, son unas risas. Pero si eres de las que te tomas en serio el género carcelario, mejor no la veas. Te pondrá de los nervios.

MUJERES EN PRISIÓN (1994)

girls in prison

Acusada de asesinar al presidente de una discográfica hollywoodiense, la aspirante a cantante Aggie O’Hanlon es condenada a cadena perpetua. Mujeres en prisión nos cuenta la adaptación de Aggie a su nueva vida a la sombra, así como su relación con otras presidiarias. Es un remake de otra película con el mismo nombre de los años 50. ¿Necesitas una bola extra? Pues aquí la tienes: en ella podemos ver a una jovencísima Anne Hetche.

BAD GIRLS (1999 – 2006)

bad girls

Una de las series más galardonadas y aplaudidas del género. Y también de las más longevas. Tiene ya sus añitos (como casi todas) pero nunca es tarde si la dicha es buena. O eso dicen. A mí el dicho nunca me da resultado. Bad Girls tiene todos los mimbres que le puedes pedir a una serie de este estilo: drogas, abuso, sexualidad, amor, religión, desamor y, por supuesto, ¡lesbianas! Con ella sentirás que acabas de ser la ganadora de un viaje para una montaña rusa de emociones. Y es británica. Y a lo mejor por eso es un gran dramón, además de una gran serie.

STRANGER INSIDE (2001)

stranger inside

Un largometraje estadounidense que nos cuenta la historia de Treasure (tesoro, en español, ironías de la vida), la historia de una joven que malogró su camino, que se reúne con su madre biológica en la cárcel. En lugar de encontrar el amor y el apoyo que siempre ha buscado, muy pronto descubrirá que su madre es una persona violenta y peligrosa, capaz de usar a su propia hija para salvaguardar sus intereses personales. Stranger inside es un drama sobre la exclusión social y las familias creado por Cheryl Dunye.

CAPADOCIA (2008- )

capadocia

Capadocia, un lugar sin perdón nos cuenta lo mismo que las anteriores. Muchas mujeres encarceladas por diferentes razones, solo que en este caso la prisión está en el D.F. porque está producida por HBO Latinoamérica. Intrigas, bandas, un cargamento de droga que nunca llegó a su destino… drama, pero que mucho mucho drama. Tiene tres temporadas.

WENTWORTH (2013-)

Una serie australiana que se estrenó este año y es un remake de la telenovela de los ochenta Prisoner. Algunos la han comparado con Breaking Bad, pero no sabría deciros porque confieso que no la he visto. Lo bueno es que Wentworth tiene buenas críticas y por lo que cuentan está repletita de escenas croquetiles de lo más ardientes. Porque eso es lo que pasa en las cárceles de mujeres. ¿O no? ¿Alguna lectora que nos lo pueda confirmar, por favor?

Como siempre os digo, esta es solo una somera recopilación. Y de lo más breve, porque el género es inabarcable, da tanto de sí como un chicle. Si te gusta y quieres explorar más, a lo mejor te apetece echarle un vistazo a todos estos títulos que te ayudarán a navegar por la representación del séptimo arte de las cárceles de mujeres.

6 Comentarios

  1. El número de lesbianas en la cárcel da que pensar. yo me lo planteé viendo OitNB. Teniendo en cuenta la proporción de lesbianas en la población normal y la proporción de lesbianas en la cárcel, ¿da a entender que las lesbianas somos más delincuentes? ¿que somos más fácilmente pilladas? ¿o simplemente que las reclusas buscan nuevos pasatiempos?

  2. Konane, no. Eso no es necesariamente así.

    Hay un estudio de la socióloga Doris Cooper (1995) sobre la sexualidad en el interior de las cárceles.

    «En su trabajo acerca de la delincuencia femenina urbana, Cooper ha detectado una
    importante práctica de homosexualidad en los recintos penales femeninos, asociada a lo que
    denomina una homosexualidad situacional (fenómeno similar al que ocurre en los penales
    masculinos) ejercida por reclusas heterosexuales en su vida extramuros, pero que en
    situaciones anormales de reclusión desarrollan este tipo de lesbianismo dadas las carencias
    afectivas, emocionales y sexuales que padecen. Según Cooper, esta situación alcanzaba cerca
    del 80% de las conductas sexuales femeninas hacia 1980».

    Interesante, no crees?

    Saludos.

  3. Vinka,exactamente eso iba a decir. El porcentaje de lesbianas es alto porque como se dice en la cárcel, aquí la que no cae resbala y a la que no… la empujan.
    No todas son lesbianas al entrar y por supuesto al salir, la mayoría dejará de serlo.

Comments are closed.