La bombera está triste, ¿qué tendrá la bombera? ¿Por qué los suspiros se escapan de su boca de fresa? No, ahora en serio: estos días ando preocupadísima con Leslie, el personaje croquetil de Chicago Fire, la serie de bomberos cuya segunda temporada está emitiendo NBC. En los últimos episodios a la pobre le ha pasado de todo, desde creer que atendiendo a un mendigo se había contagiado de VIH hasta ver peligrar su trabajo. Es por eso que el otro día, ni corta ni perezosa, la llamé por teléfono. Y como tengo este espíritu generoso, lo comparto con vosotras.

Leslie: me han dicho por el parque de bomberos que últimamente estás alteradísima, que no te reconocen, y que el otro día le tiraste un granizado a la cara a una pobre mujer por la calle, estilo Glee. ¡Qué poco control de la ira! ¡Pero si tú nunca has sido así! Entiendo que andes algo nerviosa con el reajuste de personal que quieren hacer, pero tú sabes lo que vales, y para dos paramédicos que hay en el parque, no os van a tocar. ¿Qué van a hacer sin vosotras? ¿Se va a poner el Capitán a hacer reanimaciones? Por esa parte, tú tranquila, que ya verás como al final se arregla todo.

Oye, y el otro día vaya papelón, ¿no? Debió ser súper fuerte que el hombre este se disparara delante de ti. A mí me habría dado algo, en serio. Pero tú eres una chica fuerte, al final lo superarás. Y si te hace falta hablar con alguien, seguro que el psicólogo del parque te ayuda, que para estas cosas está. O cógete unos días, no sé. Con un poco de suerte las guardias que tengas son un poco más light y no tienes que salir. No le hagas ni caso a Gabriela, no fue culpa tuya, faltaría más. A ver qué habría hecho ella en tu situación: pues lo mismo que tú, claro.

Somos fans de los aquí te pillo, aquí te mato en callejones oscuros.

Menos mal que se te ha pasado la loca (porque era loca, no te engañes) idea de ser madre soltera. Pero Leslie, ¿tú crees que es el mejor momento? Te lo digo como amiga, ya lo sabes. Entiendo que te hiciera ilusión tener un hijo con Severide, tan alto y tan guapo, pero con lo jovencísima que eres, ¡anda que no tienes tiempo de tener niños! ¡Los que quieras! Ten en cuenta que ahora que él no va a ser padre, estará igual de dispuesto a ayudarte. Que sí, tía, ya verás.

¿Y qué pasa con la chica esta que has conocido? ¿Amy? Sí, la agente inmobiliario. A ver, no te voy a engañar, a mí me parece una sosainas, pero me cae mucho mejor ella que Clarice (que no te voy a decir lo que me parece). Chica, que se fuera con su marido a Nueva York es lo mejor que te podía pasar. ¡Claro que sí, aprovecha para conocer gente! Ah, ¿que ya conoces a otra? ¡Qué callado te lo tenías! Así que Devin… Bueno, bueno. ¿Y vas a quedar más con ella o solo fue un rollo? No sabes aún, ¿eh?

A mí lo que de verdad me gustaría sería que te enrollaras con Gabriela. Hacéis tan buena pareja… Ya, ya se que es más hetero que nada, pero juntas sois monísimas, os llevais súper bien, tenéis los mismos intereses, y hacéis un equipo genial. Leslie: atráela al lado croqueta de la vida. Hazme caso, que yo sólo quiero lo mejor para ti.

4 Comentarios

  1. Señores, el papelón de la pobre Leslie en esta serie va más allá del cliché. Pero qué ‘storyline’ de caca le han dado, si no es un simple satélite que gravita alrededor de Severide, es ese rollo pasional quinceañero con la fotógrafa malota y sexy, que es como retroceder veinte años. Qué pena, ponen la lesbiana porque mola y hay que dar visibilidad y resulta que es una torturada y una sufridora…a este paso acabará como Shane de L Word, el cliché más horrendo hecho mujer. A mí me gustaba la agente inmobiliaria, tampoco le han dado tanta cancha para saber si es sosa o no. La pobre. Y si lo es, dame cien sosas como ella y no la fotógrafa arrebatada. Qué cosa más hueca de personaje, qué cliché por dios!!! En serio, ver su pose afectada cuando al desperarse Shay fue para descojonarse. Hasta para los clichés hay un límite, joder.

  2. Sí, tienes bastante razón, a la pobre le ha tocado lo peor de los clichés. De todas maneras, cruzo los dedos porque le den una trama medio digna y no cogida con pinzas. A mi lo de que quisiera ser madre me mató, en serio. No le pega NADA.

Comments are closed.