8c3b44ff14258f04146b546ab803258b, Hay una lesbiana en mi sopa

Parece que Virginia Woolf está de moda, una adaptación y un libro sobre su relación con Vita Sakville-West están cociéndose, y, este año, Nórdica Libros ha rescatado tres de sus más aclamados relatos, Kew gardens, La casa encantada y La marca en la pared. Publicados por primera vez en 1921 en la colección de historias cortas, Lunes o Martes, ahora forman parte de Kew gardens y otros cuentos, una edición ilustrada por Elena Ferrándiz.

Luego la brisa soplaba con más fuerza y el color refulgía en el aire, en los ojos de los hombres y las mujeres que paseaban ese julio por los Kew Gardens.

El libro abre con Kew gardens, un relato lleno de imágenes poéticas y metáforas, ambientado en el jardín botánico de Londres que sigue a cuatro grupos de personas que están pasando allí el día. La casa en cantada es el que más se aleja de a lo que Woolf nos tiene acostumbradas, un cuento fantástico que tiene como protagonistas a un matrimonios, los actuales ocupantes de la casa, y una pareja de fantasmas, antiguos habitantes. Mientras que, La marca en la pared es la historia que suele usarse como ejemplo de lo que se ha de entender como «escritura introspectiva», un clásico monólogo interior en el que la protagonista va saltando fluidamente de un pensamiento a otro.

Amazon, Hay una lesbiana en mi sopa

Maxresdefault, Hay una lesbiana en mi sopa

Cada uno de los tres muestra una faceta de la escritura de Virginia Woolf y, a sus diferencias y puntos en común ha sabido adaptarse Elena Ferrándiz. Ha sabido captar su esencia y reflejarla en unas ilustraciones que, más que acompañar a la historia, son parte ya inseparable de ella.

 

Puedes comprar el libro siguiendo este enlace.