InicioSexoLos secretos de ThaisTenerlo o no tenerlo, esa es la cuestión

Tenerlo o no tenerlo, esa es la cuestión

Publicado

Fun Factory DeluxeVIBES, StrongTOYS und SmartVIBES

Cuando hablo con mis amigas de juguetes sexuales y menciono que tengo varios vibradores, a veces se asustan. Al principio pensaba que era por puro desconocimiento, así que simplemente hacía caso omiso de sus negativas a probarlos, pero ahora tengo cada vez más curiosidad por saber qué les hace decir ‘no’ a estos productos.

He estado investigando, preguntando a diferentes personas y creando debate sobre el tema, y me ha sorprendido descubrir que la mayoría de ellas no quieren probar un vibrador porque aseguran tener suficiente con métodos tradicionales. Perdonadme por ser tan pedante, pero esto es lo que yo conozco como argumento ad antiquitatem. Un argumento ad antiquitatem es una falacia que consiste en afirmar que algo es verdadero porque así se ha venido haciendo desde el pasado. Un ejemplo: “No voy a probar un vibrador porque siempre he disfrutado con el sexo oral”. Vamos, ¿dónde se nos ha perdido el espíritu aventurero?

lelo_nea

Podría daros miles de razones para que os animéis a usar un vibrador, pero comenzaré por una muy sencilla y obvia: os dará muchas alegrías. El masaje sobre las zonas erógenas aumenta la excitación y, a partir del momento en el cual probéis la vibración directamente en el clítoris, descubriréis que facilita y acelera el orgasmo. En otras palabras, el orgasmo que se puede alcanzar con un vibrador es diferente al que se alcanza con los dedos. ¿No os despierta ni un poquito la curiosidad?

Además, podéis usar el vibrador solas o con vuestra pareja, convirtiéndolo en el protagonista de vuestros juegos, o como un complemento más. Si decidís comprar uno con diferentes modos de vibración será interesante descubrirlos y ver cómo vuestro cuerpo reacciona a cada uno de ellos. A la que os canséis la vibración podéis usarlo como un dildo y ya tendréis dos juguetes en uno. Es más higiénico —se limpia lavándolo con agua y jabón— y no se estropea con facilidad.

vibrador-funfactory-stonic

Para todas aquellas que tengáis terror a los objetos con forma fálica, no tenéis de qué preocuparos. Hay una amplia gama de masajeadores de uso externo con vibración que no la os recordarán en absoluto. Por ejemplo: Layaspot del fabricante alemán Fun Factory, un vibrador para estimulación exterior con botones y muy fácil de manejar; Nea de Lelo, recargable y con cinco modos diferentes de vibración; Lastic Pocket Vibe de Adrien Lastic, de bolsillo y con orejas de conejo o el Mini vibrador Octopus Five, un masturbador en forma de pulpito especial para zonas erógenas.

Las opciones son muy variadas y los precios dependen del fabricante. Algunos son más asequibles que otros, aunque siempre depende de factores como los materiales, el tamaño, la sonoridad, la impermeabilidad, etcétera. Incluso existen otros juguetes que tienen un resultado similar a pesar de ser muy diferentes. Pero… de eso ya hablaremos en otra ocasión.

En resumidas cuentas, tener un vibrador es una opción higiénica, placentera y al alcance de todos lo bolsillos. Lo más complicado es encontrar el que mejor se adapte a nuestras necesidades —y esconderlo, si no tenemos mucha intimidad—. Tenerlo o no tenerlo, esa es la cuestión.

Últimos artículos

¿Qué está pasando con Jojo Siwa?

Estos días no dejan de salirme en Twitter y TikTok cortes bien protagonizados por...

Dulceida y Alba esperan su primer bebé

Damos la bienvenida al Dulcebebé

Hunter Schafer cuenta que estuvo saliendo con Rosalía unos cinco meses

¿Sabes cuando lees algo en Twitter de manera super insistente y crees que es...

Experimenta la doble estimulación con Ryde de Fun Factory

A pesar de que no siempre me he movido en el mundo de la...

Sarah Paulson adaptará ‘Untamed’, libro autobiográfico de Glennon Doyle

Glennon Doyle es una autora estadounidense que saltó a la fama en 2016 con...

Sandra Barneda confirma su relación con Pascalle Paerel

Ya sé que ya sabías que estaban juntas, si ya lo sé, pero el...

Obi: arte y placer en un juguete erótico

Hace unos años, cuando todavía estaba adentrándome en el mundo erótico, quise visitar la...

¿Están emparentadas Taylor Swift y Emily Dickinson?

Es más que probable que hayáis escuchado hablar alguna vez de esa casi desconocida...

¿Nueva novia para Amelia en ‘Anatomía de Grey’?

Veinte temporadas, que se dice pronto, lleva Anatomía de Grey en nuestras vidas. Algunas...

‘Strictly Confidential’ tiene una pinta lamentable (y por supuesto que la veremos)

Hay cositas que tienen su momento, y cuando su momento pasa, hay que ser...

Cinco series con croquetas para ver online

*El título es una tontería porque evidentemente vas a verlas online, no vas a...

Vuelve ‘Hacks’ más croqueta que nunca

Ha ganado un montón de premios y no es para menos, porque Hacks es...

Ester Expósito y Anna Castillo, juntas y revueltas en una serie de vampiras lesbianas

A veces la vida te da regalos, como esta noticia que combina varias de...

Juguetes eróticos y candidiasis: Consejos de higiene y limpieza

Hoy vamos a tratar un tema crucial pero a menudo pasado por alto en...

Películas lésbicas (y bisexuales) para este 2024

Están siendo unos años rarunos para la industria, pero tras la pandemia y la...

Más como este

Experimenta la doble estimulación con Ryde de Fun Factory

A pesar de que no siempre me he movido en el mundo de la...

Obi: arte y placer en un juguete erótico

Hace unos años, cuando todavía estaba adentrándome en el mundo erótico, quise visitar la...

Vim, el juguete más potente de Fun Factory

Mi primer juguete erótico funcionaba con una sola pila y tenía una forma supuestamente...

Así es el nuevo Satisfyer Pro 2 Connect (Generation 3)

Satisfyer debió de hacer las cosas muy bien para que, de pronto, todo el...

Estimulación de alta precisión con LELO Dot Cruise

El clítoris ha empezado a visibilizarse más en la última década, pero lo cierto...

Lopy, Molly y Whaly, elige tu rabbit favorito de Diversual

El sexo, como la sociedad, siempre ha estado contaminado por la versión heteropatriarcal. Así...