carol y susan friends

Hoy podría ser un lunes cualquiera, uno de esos que te despiertas enfadada porque la universidad ya ha empezado y tienes que madrugar. O porque se han acabado las vacaciones y tienes que ir a trabajar, no te queda otra. Pero no es un lunes cualquiera, la verdad, porque hoy se cumplen 20 años desde que se estrenó Friends, una serie que para muchos marcó (y sigue marcando) el listón más alto de la comedia televisiva y cuya calidad se mide como la del buen vino: da igual los años que pasen, si reponen Friends 80 veces por la televisión, seguirá siendo buena las 80 veces, porque los valores en los que se sostiene nunca mueren.

La amistad, el compañerismo, la absurda inmadurez de la treintena, el primer amor, el segundo, el “nos estábamos tomando un tiempo”, el error con la chica de la fotocopiadora, casarse con la persona inadecuada, hacerlo con la adecuada, emborracharse con tu mejor amigo… Friends fue una serie capaz de hacernos llorar (tanto de risa como de alegría) y conectó con toda una generación que puede que ahora haya crecido, pero que no ha sabido olvidarla.

carol y susan friends 2

Pero es que, además, Friends fue para muchas de nosotras la primera serie en la que vimos croquetas. Que ahora el concepto está muy de moda, pero cuando se estrenó en los 90 estos personajes se veían con cuentagotas en la pequeña pantalla. Eran un rara avis que asomaba la cabeza casi siempre desde un punto de vista un tanto siniestro: la bollera mala, que DEBE morir; o la lesbiana sufridora, blanco de las torturas más enrevesadas de los guionistas. Ahora seguimos quejándonos de lo mismo, pero al menos de vez en cuando tenemos una tregua. Antes, no obstante, los desenlaces dramáticos sucedían casi por sistema. Por eso mismo fue tan refrescante encontrarnos, de repente, con dos lesbianas que no estaban allí para ser sacrificadas, ni para hacernos sufrir como descosidas. Una pareja de lesbianas que, además… iban a ser madres.

Susan y Carol fue para mí la primera pareja homosexual de que vi en la pequeña pantalla. Admito sin rubor alguno que yo por aquel entonces estaba todavía muy lejos de aceptar mi orientación sexual, pero cuando las vi me quedé totalmente fascinada. Con los ojos muy abiertos y la mandíbula colgando. ¿Lesbianas? ¿Hijos? ¿En una de las sitcoms con más audiciencia a nivel mundial?

ross-carol-2 ross-carol-1

Analizando sus personajes a día de hoy, en 2014, seguramente podríamos sacarles miles pegas. Que son en blanco de muchas bromas, algunas llevadas al límite. O que Susan cumple al 100% con el estereotipo de croqueta enfadada con los hombres sin motivo alguno, solo porque tiene que estarlo. Podríamos achacarles también que son personajes secundarios y aparecen solo como alivio cómico, cuando toca hacer una broma recurrente sobre los desastres maritales de Ross. Etc. Etc. Etc. Y sin embargo, es curioso que incluso con todas estas pegas en sus mochilas, Carol y Susan aprueban de manera bastante honrosa el famoso Test Bechdel sobre la importancia de los personajes femeninos, a saber:

a) Hablan, no son floreros

b) Cuando lo hacen no siempre es para debatir sobre hombres

c) Su inclusión resulta importante en la trama, porque sin ellas Ross seguiría casado y no tendría el “trauma” de que su ex lo haya dejado por otra mujer

Y yo añadiría una d) la introducción de la familia homoparental, un tema que, aunque tratado en tono cómico, en los 90 era casi como hablar de dragones de tres cabezas. Y también una e) el matrimonio igualitario, la cuarta cabeza del dragón, en la que, por cierto, vimos a Lea Delaria (Orange is The New Black) teniendo un curioso intercambio con Phoebe.

carol susan boda friends

carol susan boda friends2

Es decir, teniendo en cuenta la época en la que se estrenó, Friends fue un show muy adelantado a su tiempo. Pero es que, además, a lo largo de sus diez temporadas la audiencia no solo tomó contacto con una pareja lésbica estable, sino que pudo atisbar otro concepto también muy de moda ahora: las HETEROFLEXIBLES. O más concretamente, las LUG (Lesbian Until Graduation).

¿Alguien se acuerda de aquel mítico episodio en el que aparece Wynona Ryder? ¿De lo mucho que aprendimos sobre los cocos y sus múltiples usos? Déjame que te refresque la memoria:

 

Por todo ello, queríamos hacer este pequeño homenaje a una serie que a nosotras nos parece que fue una adelantada en su tiempo y que a pesar de los estereotipos o del tono cómico con el que trató el lesbianismo, desde sus primeros episodios se atrevió a mostrar este tema sin demasiados complejos, con muchas más luces que otros shows actuales.

Hoy, en su 20 aniversario, os invitamos a que pongáis cualquier canal de vuestra televisión. Seguro que en alguno siguen reponiendo Friends. Por algo será.

5 Comentarios

  1. Nunca segui friends en plan “oh dios mio tengo que verme todos los episodios uyateuyasdg” pero si la veía de vez en cuando y me daba el mismo buen rollo que el principe de bel air. Una serie sana, que nunca caia en lo soez para hacer reir y completamente atemporal. Ya no las hacen asi…….snif snif

Comments are closed.