InicioCulturaRandomLa temida Friendzone: un problema de nuestro tiempo

La temida Friendzone: un problema de nuestro tiempo

Publicado

Sí señoras (y quizás algún señor), señoritas y bellas damas; hoy vamos a hablar de ese lugar , ese concepto, ese espacio-tiempo que nos encoge el alma y nos impide dormir por las noches: LA FRIENDZONE

*tambores y música de alta tensión*

 

imagen01
Nooooooooooo

Pero antes de nada, vamos a hacer una breve introducción sobre a qué nos estamos refiriendo por si alguien todavía no lo conoce:

El término friendzone fue popularizado por un episodio de la serie de televisión estadounidense Friends, donde el personaje de Ross Geller estaba enamorado de Rachel Green. Mientras hablaba con su amigo Joey Tribbiani, este declaró que Ross no sólo había sido puesto en la friendzone, sino que también fue nombrado presidente de la friendzone, de lo que se deduce, que, la friendzone es aquel lugar en el que se está cuando alguien te considera ‘su amiga’ y, a causa de esta amistad (como si fuera causa de una enfermedad), no te ve como motivo ni objetivo que te permita ir más allá, así por ejemplo en la serie Scrubs se enunciaba un ejemplo vital cuando el protagonista JD explica que:

Una vez que algo importante, un punto de inflexión, se da entre un hombre y una mujer dos croquetas, el integrante interesado en algo más tiene 48 horas para hacer algo al respecto o bien, se queda en la friendzone del desinteresado para siempre

En el capítulo JD no reacciona por lo que entra en una habitación de hospital imaginario llamado Pagafantas, donde están todos aquellos que se han enamorado de la muchacha antes y no han actuado (tomen nota, chicas).

 friendzone

Pues bien, este concepto – que tiende a existir mucho más en las relaciones en las que hay mujeres implicadas (luego analizaremos porqué) – está a la orden del día en el bollomundo, vamos, que es como el agua salada en el planeta tierra, el 71% de la superficie. Un día leí —no recuerdo el foro o blog de croquetas, mis disculpas— una explicación para este hecho por el cual a las lesbianas nos encanta marear(nos), distorsionar(nos), hacer(nos) las interesantes, dudar, ir de intensas, mover(nos) en una generalidad y sutileza tal que resulta entre imposible y muy difícil evitar la friendzone, sin caer en enseñar lo buenas que estamos algo, que como damiselas nos de vergüenza.

 

*Risa tímida*
*Risa tímida*

El ejemplo que ponían era el de un bar de bolleras cualquiera —o de moderneo variado— al que ir y sentarse a observar, pudiendo detectar como las bolleras se miran, con sutileza, como si no fuera con ellas, como si no estuvieran allí más que para pasar el rato mirando la copichuela y hablando con su amiga como podría estar haciendo en cualquier otro lugar, y sólo transcurrido un tiempo suficiente para que el contenido alcohólico haga efecto, entonces pueda haber alguna actividad, tenue y sofisticada eso sí.

Resulta curioso el contraste con el mundo gay masculino (quien no tiene un amigo gay que diga aquello de ‘que intensas sois las bolleras’ que se marche ahora mismo y lo busque) donde la friendzone solo existe —en general— cuando los dos integrantes se encuentran en ella o cuando ya han follado decidido que no quieren otro lugar. Y del mismo modo es impensable un bar de gays  —con sus correspondientes cuartos oscuros— en que éstos solo se miren. Hagan la prueban, siéntense en un bar de osos barbudos y piensen en ellos comportándose como croquetas pudorosas. ABSURDO.

A veces hasta puede ser de envidiar  esa inmediatez en sus  —mil— aplicaciones para el móvil, y la simple comparación con una para lesbianas resulta imposible. Del mismo modo sucede cuando empiezas a hablar con alguien o conocer una muchacha, MÁXIMA precaución sobre que decir y como decirlo porque puede llegar el día en que te descubras en la friendzone sin remedio, veámoslo de forma visual:

 

imagen02

 

Sin esa preocupación – y precaución constante – las (interminables) conversaciones entre croquetas ‘conociéndose’ pueden acabar como interesantes y amigables intercambios de datos, dando opinión sobre otras ‘posibles’, cuando lo que querrías darle es golpes del cabezal de su cama contra la pared besitos, dándote cuenta de que has pasado de estar en el saco de posibles novias al chicas (terriblemente) adorables.

 Y es que las bolleras somos auténticas equilibristas de la friendzone, nos encanta hacerlo todo especial y comernos los mocos y, hasta las que ahora dirán que no son así, o, los remotos casos, en que cuando hablamos o actuamos lo hacemos con claridad o dirección única —cuando la alineación de los astros coincide con la regla/una necesidad de amor que no se aguanta— hasta en esos casos, no podemos evitar pensar que la muchacha de nuestra vida traerá consigo una historia de amor tan preciosa que mirarle el culo en vaqueros será lo de menos.

 

imagen03

Así que francamente, les deseo suerte, ánimos y largas, intensas y sutiles conversaciones pero no olviden comentar que tienen libido y dos tetas excelentes.

Este post no hubiera sido posible sin mis dos lesbianos: gracias muchachos.


VIA: Wikipedia  

Últimos artículos

#Laulia, hijas, poneos las pilas

No sé si nos habíamos visto en alguna igual, pero las bolleritas tenemos no...

Algunos tips para iniciarte en el BDSM con tu pareja

Así que, después de mucho hablar con tu chica, o bien porque las dos...

Libros lésbicos para leer en la piscina

El verano no es que haya llegado, es que se nos está pasando rapidísimo....

Despierta tus sentidos con Kushi de Iroha+

Siempre digo que las primeras veces tienen algo de especial. La curiosidad, la emoción...

Ni SuperPop, ni Bravo: llega BolloPop para ti, joven bollera

Durante muchos, muchos años, las adolescentes se dividían entre las que leían la SuperPop,...

Disfruta del placer en público con Jive 2

En los inicios de mi andadura en la juguetería erótica, We Vibe era la...

La actriz Louisa Jacobson sale del armario y presenta a su novia

Si has seguido la serie La edad dorada, te sonará su cara, y si...

Algunas películas sáficas que se estrenarán en 2024

Películas lésbicas, películas sáficas... llámalas como quieras, pero el caso es que son historias...

Apoyo constante de TENGA a la comunidad LGBTQ

Como parte del apoyo constante de TENGA a la comunidad LGTBIQ+, la marca japonesa...

¿Y si estudio el Grado Medio de Técnico en Farmacia y Parafarmacia?

Se acerca el final de junio y, bien estás terminando 4º ESO o bien...

Cara Delevingne celebra su segundo aniversario junto a su novia, Minke

Good old times cuando Cara Delevingne nos daba salseíllos día sí, día también. Estaba...

‘La casa de las magnolias’, colocar las piezas en su sitio

La casa de las magnolias es la historia de Amelia, una joven descarada y...

Dot Travel, una escapada al centro de tu placer

En varias ocasiones te he hablado del gran viaje que tuve la suerte de...

‘Anatomía de Grey’ nos sigue dando la vida (y nos la sigue quitando)

Dice el tango que veinte años no son nada, pero en veinte temporadas a...

Pese a quien pese, la historia de ‘Sueños de Libertad’ es coherente

Hace unos días os contaba como lo que me estaba robando la vida, en...

Más como este

Blake Lively en traje. Ya está, ese es todo el post

Aprovechando las últimas horas de vacaciones, y ya que está en Filmin, decidí revisionar...

Fin de Etapa

Gokigenyou, croquetillas. Sí, escribo aparte de la reseña, se lo pedí a Marca y...

Velma x Daphne, lo que no nos dejó ‘Scooby Doo’

Hoy os traemos una noticia antigüilla, es verano, está bien sumergirnos un poco en...

Cara Delevingne comiendo helado. Ya está, ese es el post

La primera intención a la hora de hacer este post no era exactamente hacer...

‘Hay una lesbiana en mi sopa’ estrena servicio de foros

Hay una lesbiana en mi sopa estrena su nuevo y flamante servicio de foros....

#DiaMundialdelosAnimales: perretes orgullosos y achuchables

Hoy, 4 de octubre, es el Día mundial de los animales, una jornada que...