A finales de la temporada pasada, Llama a la comadrona (Call the midwife), esa serie ambientada en los años 50 en Reino Unido, y que versa sobre las andanzas de un grupillo de comadronas, nos alegró un poquito el corazón sacándose de la manga una lesbiana en su reparto. Patsy, una de las enfermeras, le dijo  a su compañera Trixie que el vicario Tom no es exactamente su tipo porque “no tiene algunas cosas y tiene demasiado de otras”. O sea, que no era su tipo, porque su tipo son las mujeres *hace la ola*. Esto, claro, nos encantó a todas, y nos dejó con ganas de ver qué pasaba a la vuelta de la serie. Y esa vuelta ya se ha producido.

Patsy Delia Midwife Hug, Hay una lesbiana en mi sopa

Resulta que no hemos tenido que esperar mucho para que nos contaran más cosas de Patsy, y en el segundo episodio ya vimos como un nuevo personaje despierta la atención de la enfermera: se trata de Delia, una conductora de ambulancia. Las dos han compartido unos fish and chips, que si te robo una patata, que si jiji, que si jajá, más que reveladores. Pero el punto que más nos ha llamado la atención no es la cena improvisada en la capilla (que también).

Patsy Delia Midwife, Hay una lesbiana en mi sopa

Lo más tierno del episodio es que Patsy, al salir de un parto especialmente complicado y en el que ha sufrido lo que no está escrito, necesita consuelo. ¿Y a quién acude? Efectivamente: A Delia, que la consuela entre sus brazos. Las dos mujeres pasan la noche juntas, en la misma cama, y aunque no sabemos si hay más que rascar… alzamos alegremente la ceja cuando Patsy le dice a Delia que «nadie la verá salir». No sabemos si hay tomate… pero en todo caso lo parece.

No sabemos qué deriva tomará esta relación, pero en todo caso no echemos campanas al vuelo todavía: en el episodio de esta semana, un hombre, acusado de escándalo público por insinuarse a otro, que resulta ser policía, intenta suicidarse. No estoy diciendo que la relación de estas dos muejres vaya a ser un drama de dimensiones épicas, sólo que seamos precavidas. BBC nos tiene acostumbradas a darnos alegrías para luego quitárnoslas, así que guardemos un tiempo prudencial.

Gracias a Sofia por el soplo. 

1 Comentario

  1. Encantada de daros el soplo. Es una serie decente.

    Acabo de ver el tercer episodio que habéis mencionado en el último parágrafo. Me ha encantado que hayan tratado el tema de la dureza de la situación de los homosexuales en el siglo pasado. Nos recuerda que no tenían una vida nada fácil, dado que corrían todos los riesgos: penas de prisión, la repudiación en todos los ámbitos, tratamientos médicos para «curar» el desorden…

    Pese a ser una trama secundaria, estoy interesada ver cómo están tratando el tema de Patsy. De una cosa estoy segura: drama no faltará. También os hago saber que la audencia británica ha respondido con elogíos y aplaudimientos a las primeras escenas entre Patsy y Delia. A diferencia de aquí, ellos aprecian una buena historia bien hecha. No olvidemos de que el comentario de Patsy sorprendemente descarado » Tom no es exactamente mi tipo porque no tiene algunas cosas y tiene demasiado de otras” levantó polémica al tildarlo de poco realista (en eso les doy la razón) teniendo en cuenta de que la «sodomía» se castigaba con penas de prisión.

Comments are closed.