2015 está siendo un año más que relevante para los transgéneros en la representación en los medios. El que Caitlyn Jenner saltara a la palestra después de confirmar que era una mujer transgénero ha supuesto una visilbilidad enorme para el colectivo LGBT, y gracias al programa/reality marca de la casa Kardashian, está acercando su, y digo su, realidad a millones de americanos, concretamente a casi millón y medio, todas las semanas. Pese a que las audiencias han bajado desde el primer programa, como era más que obvio que iba a pasar, E! ha decidido renovar el show por una segunda temporada, a estrenar en 2016. Caitlyn Jenner, Hay una lesbiana en mi sopa

Lo interesante de I am Cait no es ver a una mujer transgénero en su vida diaria, que eso puede interesar más o menos según lo voyeaur de cada uno, sino ver cómo va moldeando su pensamiento, acercándolo a su nueva realidad. Ella misma dijo hace unas semanas que era Republicana, conservadora, que no creía que los LGBT debieran poder casarse, o sí, pero que no lo llamaran matrimonio. Cada episodio que pasa vemos como ella va haciéndose preguntas, va relacionándose con gente del colectivo que le hace abrir su visión del mundo, entender conceptos que para ella eran completamente locos y desconocidos. Porque no por ser transgénero, gay, lesbiana, bisexual, etc, se es ya activista, ni mucho menos, y desde luego que una no nace aprendida, ni las cosas se impregnan por osmosis el primer día que te besas con una mujer. Eso es lo interesante de I am Cait, y por eso la noticia de la renovación es una muy, pero que muy buena nueva.

Vía: Deadline