Aubrey PlazaHace más o menos un año me puse en modo intelectual y filosófico, y me pregunté en esta misma web, cuando podíamos llamar lésbica a una película lésbica. Pero, echando la vista atrás, me olvidé completamente de un género con entidad en sí mismo, y es el de las obsesiones. Hay varios ejemplos en la historia del cine de mujeres que se obsesionan con otras mujeres, sin llegar a quedar claro si es por atracción, porque la cabeza no le funciona demasiado bien, o por otras razones. Y claro, como no sabemos exactamente cuales son sus motivaciones, las de la stalker, no podemos dilucidar si hay croquetismo enmedio o qué.

Parece que en Breaking the girls, o en Diarios de un escándalo, incluso en ese churro que es Passion, hay un componente lésbico que sobrepasa el subtexto. Supongo que va a opiniones. El caso es que Aubrey Plaza, quien el otro día contó con toda naturalidad que era, como poco, bisexual, es la nueva protagonista de una cinta de obsesiones femeninas.

La película en cuestión se titula Ingrid goes west, de presenta como una comedia negra, y en ella nos contarán qué pasa con Ingrid (Aubrey Plaza), una tipa que se obsesiona con una estrella de las redes que tiene una vida perfecta, interpretada por Elizabeth Olsen. Ingrid decide liarse la manta a la cabeza y mudarse al oeste (¡já! de ahí el título de la peli) para hacerse amiga de la tuitstar. ¿Le saldrá bien? ¿La meterán en la carcel por stalker? Todas las respuestas tendrán que esperar, porque no hay todavía fecha prevista de estreno.

Vía: AE