Las elecciones, o más bien, los resultados de las elecciones de Estados Unidos han abierto un antes y un después en la historia contemporánea. Donald Trump ha conseguido entrar en la presidencia del país más importante del mundo, y el mundo en general se ha hecho caca encima. Por ser sutil. Pero, si hay que sacar algo positivo del fiasco estadounidense, es que en estos comicios Trump no ha sido el único en hacer historia: la abogada bisexual delPartido Demócrata Kate Brown se ha erigido como la primera persona LGTB en ser elegida gobernadora de un estado de Estados Unidos, en concreto del estado de Oregon.

kate-brown

Brown salió del armario en los años 80 y desde 1997 está casada con su marido, y aunque no es la primera persona del colectivo en “servir como gobernadora” de un estado, sí que se ha convertido en la primera persona abiertamente LGBT en ganar unas elecciones a gobernador. Ella misma heredó el puesto de gobernadora de Oregon en febrero de 2012, cuando el anterior cargo, John Kitzhaber, dimitió por un escándalo político. Brown era secretaria de estado en ese momento, y como Oregon no tiene vicegobernador, la abogada demócrata era la siguiente en la “línea de sucesión” política. Brown seguirá gobernando el estado de la costa oeste como lo ha hecho desde hace cuatro años, pero esta vez con el respaldo en las urnas de la población de Oregon, uno de los estados en los que, también, el apoyo a Hillary Clinton ha ganado.

Vía: NPR

Comments are closed.