Algunos cuentos de princesas han cambiado, por fin encontramos princesas lesbianas con mucho que contar. Titiritesa y Wendolina, Li y Beatriz o Principiadora y Percibida… Todas estas parejas protagonizan unas historias repletas de fantasía, acción, diversión y mucho mucho rollo bollo. Unas princesas deben enfrentarse a diferentes villanos para acabar casándose con el amor de su vida.

Empezaré con mi favorita: Titiritesa de Xerardo Quintiá & Maurizio A. C. Quarello, en la editorial OQO. La princesa del reino de Anteayer, Titiritesa, no quiere un seguir las normas que le dicta su augusta madre, así que emprende una aventura que la llevará a rescatar a Wendolina, la princesa del reino de Pasadomañana,  del malvado Zamposiete Deumbocado. Por supuesto, al llegar al reino de Wendolina, se casan a pesar de la reina madre de Titiritesa. Unas ilustraciones que recrean cierto preciosismo parisino; unos juegos y giros lingüísticos encantadores y acertados; una maravilla de álbum ilustrado que todas deberíamos tener en nuestra estantería.

La princesa Li vive una relación amorosa con una joven y bella pelirroja y por lo tanto rechaza a los pretendientes que le busca su padre. Terriblemente enfadado, le pide al hechicero que separe a las dos jóvenes enamoradas, así que Beatriz por arte de magia acaba transformada en un colorido pájaro. A pesar de este rechazo, cuando el hechicero intenta envenenar al rey, Beatriz en su forma de pájaro le salva la vida. De este modo, el padre de Li acepta que esta pareja se case y se conviertan en las dos princesas de aquel reino lejano. En una cuidada edición en bilingüe castellano e inglés, Nubeocho ediciones publica La princesa LI de Elena Rendeiro y Luis Amavisca con unas ilustraciones en acuarela realmente sugerentes.

Finalmente, ¿qué podemos decir de nuestra querida Segundona? Nacida en un reino donde unos súbditos habitan en los Armarios Oscuros, estaba destinada a ser la hermana del rey. Sin embargo, su hermano no está muy convencido de casarse, menos aún, cuando se entera de que los habitantes del esos armarios tienen prohibido casarse. Deciden cambiar las cosas y permitir que todo el mundo se case con quien quiera, incluido él, que opta por dejar a su prometida e irse a recorrer el mundo. De este modo, Segundona se casa con la prometida de su hermano, aquella Desconocida que adopta el nombre de Percibida, convirtiéndose en la Principiadora de ese nuevo reino. Las bodas reales supone una magnífica y original propuesta de Ana Rossetti y Jorge Artajo en la editorial Bellaterra. Una de las pocas editoriales que cuenta con una línea exclusiva de diversidad afectivo-sexual y de género.

No son las únicas, las  primeras puede, sin embargo, esperamos y deseamos que no sean las últimas.

Guillermo Soler Quílez (@guisoyyo)