Ayer noche se celebraron los premios iHeart, en los que Justin Timberlake se alzó con el primer galardón de todos los entregados a lo largo de la noche, por su canción Don’t Stop The Feeling, la mejor del año para los jurados. Pero lo importante no es esto (que también, claro), sino el discurso que el cantante de Memphis hizo al recogerlo, un discurso emotivo, lleno de verdades, y acordándose de aquellos a los que se les quiere robar la voz en Estados Unidos y en otras partes del mundo.

Escribí esta canción porque quería que hablase de inclusión, de estar juntos. Así que quiero aprovechar esta ocasión y dirigirme a los jóvenes porque hay muchos que me están viendo ahora. Si eres negro o moreno o si eres gay o lesbiana o transexual, o quizás si eres solo un niño afeminado de Tennessee que canta, si alguien te está tratando mal es solo porque tienen miedo o porque les han enseñado a tener miedo de que tú hagas la diferencia. Así que que les den.

Con la que está cayendo, es fundamental que aquellas personas que tienen voz, que se les escucha, que tienen millones de personas atentas a su discurso en ese momento, aprovechen para dar este tipo de apoyo a aquellos que más lo necesitan. Cuando hablamos de visibilidad, hablamos de esto, y cuando hablamos de su importancia, acuérdate de la primera vez que viste a una persona y dijiste «es como yo», o «está hablando de mi».

Vía: People