Un pueblecito idílico en medio de un bosque que rodea a un río de gran caudal. Un grupo de adolescentes con las hormonas a cien. Todo muy perfectito y americanito. Pero nada es lo que parece en Riverdale y la muerte del chaval más popular del vecindario provoca un terremoto de emociones en el pueblo que destapa los secretos de todos. En principio tiene todos los ingredientes de una fórmula clásica de serie juvenil entretenida. Pero así de entrada, nada destacable… ¿o sí? Esta versión ‘actualizada’ del popular cómic norteamericano, tiene lugar en el tiempo actual (smartphones incluidos), pero la estética está inspirada ligeramente en los años cincuenta y sesenta norteamericanos. Toda la cinematografía alrededor de un icónico diner 24 horas que sirve las hamburguesas y batidos en los que todos los vecinos buscan el confort.

Os he de confesar que el día que vi la entrevista al elenco de actores en la Comic Con de San Diego hablando del estreno de la serie, me vine arriba. Lo que para mí había sido una idea normal, y sin exceso de interés más allá de ver cómo se desenvolvía el famoso triángulo amoroso entre Archie, Betty y Veronica. El traíler me generó un interés que hacía tiempo no sentía por una serie adolescente. Y a media temporada sentí como si estuviera viendo una versión creeper de Veronica Mars.

Y es que la fórmula de esta historia lleva pasando por las manos de los lectores de Archie Cómics desde los años cuarenta. Tuvo hasta su serie de animación basada en las mismas viñetas. Pero este nuevo enfoque de la mano de Roberto Aguirre-Sacasa, artífice de Chilling Adventures of Sabrina (su último trabajo para tv) y otras series como Big Love, Looking, Glee o Supergirl, tiene un punto más thriller y actualizado. Es una producción televisiva que le podría encajar a los fans de los cómics, de series de misterio y de dramones. Lo tiene todo.

Y ahora vamos a darle un repasito a los personajes. Ojo que hay SPOILERS y alguna croqueta.

 

Archie Andrews

Es el prota. Guapo, alto, buenorro, parte del equipo de fútbol, buena gente y pelirrojo. Tiene a las dos chicas co-protagonistas que le van detrás, y un padre currante que hace lo posible por enseñarle valores supliendo a la madre ausente. Pero este chico con vida ‘perfecta’ tiene un montón de secretos y sus cosas, como todos. De entrada, el chaval no quiere ser el típico deportista, no, el tipo quiere ser cantautor.

Intenta contentar a todos y acaba pecando de ingenuo sistemáticamente. Se mete en todos los fregaos por ayudar a sus colegas. Está liado con alguien mayor. Luego juega a las dos bandas con Betty y Veronica. Aconseja a su amigo Jughead de no meterse a pandillero, pero él sube el nivel y se mete a matón de la mafia. Una detrás de otra, Archie va metiendo la pataza y se debate en cada temporada entre el bien y el mal. Otro Harry Potter de la vida, que es el prota, pero el menos interesante de todo el grupo.

Betty Cooper

La chica perfecta. Sacada de otra época, con estética sesentera (colores pastel y patrones de flores) con opinión propia y testaruda.

Empieza siendo la empollona, siempre correcta, la hija perfecta, la estudiante perfecta, la hermana perfecta. La llegada de Veronica la libera, Betty despierta gracias al descaro y empujoncito de Veronica.

Es la nueva Nancy Drew de la parrilla con un giro vintage actualizado y un lado sádico.

Betty es una chica enclosetada en una familia que ha puesto su listón muy alto y que espera demasiado de ella. Hacer el papel de hija modélica es difícil y muy cansino, hasta que Betty revienta. Se libera y abraza su lado oscuro. Un lado que a medida que avance la historia, iremos entendiendo mejor. E incluso entenderemos de dónde procede esa oscuridad…

Jughead Jones

El narrador de nuestra historia. No tiene la dicción más apropiada ni la voz más atractiva (si la véis en versión original, que sería lo suyo), pero es el personaje que va ligando toda la trama con su voz en off y sus teorías conspiranoicas. Es el tercero en discordia en el triángulo: Archie-Betty-Jughead. En un principio puede parecer que es la segunda elección de Betty una vez Archie la rechaza. Y bueno, un poco sí. Pero lo cierto es que hacen un buen tándem.

El poeta atormentado. Un Truman Capote venido a menos como pandillero. Una contradicción en la que un chaval intelectualoide intenta escapar de su inevitable destino como heredero al trono de los matones por excelencia: los Serpents de Southside. Convive con una figura paterna que deja mucho que desear. Madre ausente. Y a rachas, el chaval no tiene ni donde dormir. A medida que avanza la historia, va haciendo las paces con su padre, y todos esos issues, empiezan a resolverse. Pero no evita que los errores cometidos por su progenitor, caigan sobre él, e inevitablemente, se conviertan en una carga para Jughead.

Veronica Lodge

Su discurso tiene referencias de la cultura popular permanentemente como si del timeline de Twitter se tratase. Parece una cara bonita clamando por la popularidad, pero en realidad tiene cerebro y un pico de oro. Las va soltando rápida y descaradamente en cada diálogo (podría ser la versión teen de Lorelai Gilmore).

Para ser la hija de un mafioso, es una tía bastante centrada. La detención de su padre la baja a la Tierra de un golpe y le demuestra que el dinero y la popularidad no pueden comprar amigos. Riverdale supone un nuevo comienzo para ella. Encuentra en Betty a la mejor amiga que nunca tuvo, la hermana que no sabía que necesitaba. Aunque esta hermandad comienza con baches, porque las dos van detrás de Archie, superan el drama y quedan unidas para siempre en un tándem cuasi-perfecto.

 

Cheryl Blossom

La drama queen de Riverdale. La versión teen de Lana Del Rey con un aura marimística, melodrama eterno y angustia adolescente. Inicia su periplo afrontando la muerte de su hermano gemelo Jason. En un principio, va con fachada de cruel, fría y despiadada. Por supuesto es la capitana del equipo de animadoras porque, esto es Estados Unidos y si eres una chica y quieres ser popular, es lo que toca. Empieza haciéndole la vida imposible a todo Dios. ¿Por qué? Porque es su mecanismo de defensa. Lanza ataques antes de que la ataquen a ella. Mejor amenazar que mostrarse vulnerable y que le han daño. Lo que Cheryl necesita y busca desesperadamente, es aceptación, encontrar un sitio donde encajar, gente con quien relajarse y ser ella misma. A medida que la serie avanza y van pasando una serie de catastróficas desdichas, Cheryl empieza a encajar mejor en el ecosistema de Riverdale. Pasa de ser la niña rica cruel y alejada del resto, a meterse de lleno en el grupo hermanado de matones moteros y evoluciona a mujer liberada que se va abriendo paso entre las presiones familiares, el peso de su apellido y el rechazo social. Es la verdadera ‘Gangsta Sinatra’ de esta historia. Y nuestro personaje croqueta principal.

 

Kevin Keller

Tu mejor amigo gay. Clasicazo, topicazo, pero sin pluma, con corazoncito, y probablemente el personaje con mejores intenciones de todo el elenco. El hijo del sheriff sólo busca echar un cable a sus colegas. Tiene un gran sentido del deber, probablemente por eso se lleva especialmente bien con Betty, ambos tienen muy interiorizados unos principios bien cimentados. No se mete en nada y se mete en todo.

 

Josie McCoy

La diva del pop y líder de su propio grupo de música Josie & the Pussycats. Es la hija de la alcaldesa y la reivindicación racial feminista. Un poco anulada por los planes ambiciosos de su madre y ausencia de padre, toma decisiones que podrían ser de dudosa moralidad según sus propios intereses.

Toni Topaz

Antoinette “Toni” Topaz es la fémina más representativa dentro de los Serpents. En un principio es una secundaria más, parte del grupo de pandilleros de Jughead, pero poco a poco, va ganando protagonismo en la trama principal. Es una chica segura de sí misma, con las cosas claras, y aunque con fuertes valores familiares tradicionales, muy tolerante. El personaje es introducido a través de un arco en el que podemos ver un leve enfrentamiento entre los Blossom (con un discurso de ‘Padres Fundadores’) y la herencia nativa de algunos miembros de los Serpents, incluida Toni. La chica empieza a cruzarse en el camino de Cheryl hasta que se vive un ambiente parecido a la premisa de Romeo y Julieta. Y aquí llegamos al interés croquetil. Toni es bisexual y empieza a mostrarse atraída por Cheryl que, en ningún momento ha definido su orientación. De esta manera, no nos encontramos al clásico personaje que un día, así, de repente, para ganar share, se declara bisexual. No, no, Cheryl no se declara nada, y orgánicamente, se enreda con Toni. Afortunadamente, y a pesar de las penurias y obstáculos que estas dos chicas encaran, podemos ver un final satisfactorio para este romance, por ahora. Ya sabemos que las bollers y las bisexuales no tienen mucha suerte en televisión…

 

La escenografía no es en exceso compleja y con muy poco consigue crear un look and feel que te traslada a ese mundo de azules, magentas y violetas que es Riverdale. Juegan en todo momento con las luces para crear ambientes lúgubres y acogedores al mismo tiempo. Son pequeñas cápsulas íntimas donde tiene lugar una escena detrás de otra. El vestuario actual encaja en los decorados cincuenteros. Los diálogos son rápidos y mordaces. Se plantean dilemas morales. Situaciones de vida o muerte. Adolescentes jugando a ser adultos en un entorno cruel y frío donde se tienen únicamente los unos a los otros.

Gran acierto llamar a la serie Riverdale y no Archie. Los cómics estaban demasiado centrados en el chico pelirrojo, pero la serie es coral y envuelve a todos los habitantes de la pequeña ciudad. Todos ellos están bien construidos y tienen profundidad. Juntos hacen un conjunto variopinto y diverso que engancha. Si estás buscando entretenimiento bien elaborado, en este pueblecito norteamericano encontrarás asesinatos, misterios, drama, justicieros enmascarados, embarazos no deseados, chanchullos familiares, mujeres empoderadas, diversidad racial, muchos secretos, más drama, y una más que decente representación croquetil.