Andrea hizo un viaje con droga desde Argentina. La llevaron directamente del aeropuerto de Barcelona a la cárcel. Katia estuvo dos años en la prisión de Martutene, en Euskadi. Marta Dillon, periodista y feminista, visitó durante años a las presas en la cárcel de Ezeiza en Buenos Aires y plasmó su experiencia en el libro Corazones Cautivos.

Estos relatos, junto con los de otras ex presas e investigadoras, son algunos de los que forman parte del documental Cárceles Bolleras, documental que visibiliza la realidad de las mujeres entre rejas y cómo la desigualdad de género atraviesa su vida en prisión. En estas circunstancias, el deseo lésbico se convierte en una forma de resistencia frente a la institución penitenciaria.

Cecilia Montagut y Raquel Osborne perseguían hace tiempo el rodaje de un documental sobre las relaciones lésbicas en prisión, conformadas a partir de los testimonios de mujeres presas políticas en el franquismo. A raíz del ofrecimiento, por parte de Fefa Vila, de participar en la programación cultural de El Porvenir de la revuelta como parte del Madrid World Pride 2017 la idea tomó forma. En Cárceles bolleras encontramos testimonios de Andrea Noemí Vera, Dolores Juliano, Concha Yagüe, Mar Sánchez, Katia Reimberg, Marta Dillon, Estibaliz de Miguel, Ana María Bruña, Inés Herrero Riesgo, María Ruíz Torrado, Raquel Osborne, Pedro Montagut, Roser Rius Camps, David Urra, Silvia Reyes, María Jesús Lastra y Lucas Platero.

El documental, que ha pasado ya por más de una decena de festivales, puede verse 1 de Marzo en Zinegoak (Bilbao) y en Abril se podrá ver en Alicante y en Zinentiendo (Zaragoza). Una visión muy interesante de otra realidad.

Vía: Web del documental