Céline Sciamma es una cineasta francesa que es bien conocida en su país, y poco a poco también fuera. Su estilo directo y delicado se ha visto en todo sus trabajos, desde su ópera prima La naissance des pieuvres, traducida en español como Lirios de agua, y en inglés como Water Lilies hasta su último estreno, que ha podido verse estos días en Cannes, para deleite de la crítica, que la ha puesto super bien.

La cinta, titulada Portrait de la jeune fille en feu, o en inglés Portrait of a Lady on Fire, nos traslada hasta el siglo XVIII. En la Bretaña, una retratista Marianne (Noémie Merlant) se traslada al hogar de Héloïse (Adèle Haenel), para pintarla a ella con su marido, un matrimonio arreglado por su madre (Valeria Golino).

Los críticos han alabado la interpretación de Haenel, que además es la pareja de la directora, y de su compañera en pantalla. Télérama dice: «Conocíamos el talento de Adèle Haenel, quien ilustra aquí maravillosamente el conflicto entre la pasividad y la resistencia. Conociamos menos sobre  Noémie Merlant. ¿Qué se puede decir de ella, excepto que ella ilumina la película con su gracia conquistadora? De hecho, hay suficiente para enamorarse». Le Figaro: «Si Adele Haenel es obviamente grande, la actriz parece cambiar de cuerpo y rostro mientras la película, Noémie Merlant es una revelación magnífica y poderosa.»

El estreno en salas francesas está previsto para septiembre de este año. Mientras tanto, a lo mejor puedes echarle un vistazo a Pauline, un corto dirigido por la directora.