Céline Sciamma es una cineasta francesa que, en su corta trayectoria, se ha forjado ya un nombre dentro de la profesión. Amante del minimalismo, de que todo se puede contar de manera sencilla y sin artificios innecesarios, su opera primera es bien conocida entre las mujeres LGBT, ya que su guión contaba la salida del armario y primer amor de una adolescente. Hablamos de La naissance des pieuvres, traducida en español como Lirios de agua, y en inglés como Water Lilies. Tras este film, protagonizado por quien se convertiría años después en su pareja, Adèle Haenel, Celine rodó un corto muy sencillo, se diría que hasta inocente, sobre la misma temática, y que también contiene una aparición pequeña pero fundamental de su novia, junto a Anais Demoustier.

Una chica cuenta su historia: su infancia feliz en una pequeña ciudad de provincias donde todos se conocen entre sí, la revelación pública de su homosexualidad por un amigo de sus padres, los testigos silenciosos, el dolor de la soledad, la posibilidad de aceptación… Todo esto contado en confianza al espectador, como si fuera una amiga que la está escuchando. Dentro video.

Este cortometraje formó parte de un proyecto de Canal + y el ministerio de Sanidad galo, titulado Jeune et homo sous le regard des autres: 5 courts-métrages contre l’homophobie, que tuvo lugar durante el año 2009.