Queda bien poquito para irnos todes de vacaciones y me parece a mí que este año las necesitamos más que nunca. Antes de rendirnos al relax, quería compartir contigo la reseña de KegelSmart de Intimina porque el verano puede ser un buen momento para dedicar algo de tiempo a tu suelo pélvico.

IMG 2967, Hay una lesbiana en mi sopa

Antes de nada, es importante que tengas en cuenta que los ejercicios de Kegel no están aconsejados para todo el mundo. Lo mejor sería que consultaras antes con una o un profesional para evaluar tu caso. Intimina los recomienda para fortalecer el suelo pélvico, prepararte para el embarazo, recuperar tensión vaginal tras el parto y aumentar las sensaciones en las relaciones íntimas.

Hay varios tipos de productos pensados para ejercitar el suelo pélvico, por aquí ya he hablado de algunos. Sin embargo, ninguno se parecía a KegelSmart y su sistema que, para mí, hace que el entrenamiento sea más cómodo. Resulta que es un vibrador con unos patrones específicos que te indican qué debes hacer en cada momento. Superfácil: cuando vibra contraes los músculos y, cuando deja de hacerlo, relajas.

IMG 2969, Hay una lesbiana en mi sopa

Tiene cinco niveles de entrenamiento y el aparato se va ajustando automáticamente en función de tu progreso. Además, el tiempo está calculado para que no sean más de cinco minutos al día. Claro, si lo comparamos con unas bolas chinas o ejercitadores con peso que requieren un registro y un entrenamiento más consciente, es mucho más sencillo.

Para empezar a utilizarlo solo debes pulsar el único botón que hay (atención: aquí es cuando podrás ver en qué nivel estás según el número de veces que parpadea la luz). Tienes más o menos treinta segundos para insertarlo y, luego, vibrará tres veces para indicarte que la rutina va a comenzar. Primero hay un calentamiento que consiste en vibraciones cortas, después pasa a series de contracciones y relajaciones más largas. Lo ideal es que puedes estar tumbade o recostade, no hace falta que estés en movimiento como ocurre con otros ejercitadores. Cuando hayas terminado, volverá a vibrar tres veces. 

El diámetro del dispositivo es de 3,4 cm. y su forma es más “aerodinámica” que la de unas bolas chinas. Te aconsejo que utilices un poco de lubricante de base agua para que la inserción sea más agradable, pero el tamaño no es excesivamente grande. Lleva un cable para poder retirarlo sin problema.

Además, ha sido diseñado por ginecólogos y especialistas en salud pélvica, lo cual me transmite bastante confianza. Fabricado en silicona de grado médico, es sumergible y tiene un año de garantía.

IMG 2970, Hay una lesbiana en mi sopa

Importante: funciona con una pila AAA. De entrada pensé que qué pena, porque las pilas son un engorro, pero luego vi que puede durar hasta 200 rutinas de ejercicio. ¡Eso son más de seis meses utilizando KegelSmart! Lo que sí debes tener presente es que la pila no va incluida, así que asegúrate de tener alguna nueva.

Si te preguntas por el precio, es algo más alto que otros ejercitadores. Aun así, no olvidemos que este lleva un motor, lo cual encarece el producto. En cualquier caso, compensa la facilidad para realizar las rutinas.

IMG 2968, Hay una lesbiana en mi sopa

Para terminar, el packaging está muy cuidado y el aparato va protegido. Incluye una bolsita de tela para guardarlo. Ten en cuenta que, si no vas a usarlo durante varios días, deberías quitar la pila del dispositivo.

En definitiva: se trata de un ejercitador de suelo pélvico que facilita el entrenamiento y lo hace lo más cómodo posible. Solo tendrás que preocuparte por encontrar cinco minutos al día para fortalecer tu musculatura pélvica, es imprescindible ser constante. El resto del tiempo a disfrutar de las vacaciones y a tener orgasmos, que nunca son suficientes.

Consigue tu KegelSmart AQUÍ (y ahora con descuento).