Retrato De Una Mujer En Llamas 1, Hay una lesbiana en mi sopa

Desde que en 1930 se estrenara Mädchen in uniform, considerada la primera película lesbica de la historia, mucho ha llovido en la industria del cine, y también muchas representaciones del amor entre mujeres (y también del desamor y del drama, no nos engañemos). La lista de películas lésbicas y bisexuales no deja de crecer año a año, de hecho hace poco hicimos nuestro ranking de las 50 mejores, pero hoy vengo a hablarte de mis cinco películas lésbicas imprescindibles, esas que volvería a ver una y otra vez. Y muy a mi pesar, no está Carol, pero esa la dejo para otro ranking.

El término “películas lésbicas” se usa en el titular porque es el término de búsqueda más popular para las personas que buscan películas sobre mujeres que les gustan otras mujeres, pero estas cintas tienen mujeres de todas las orientaciones sexuales con eso en común: que no son heterosexuales, vaya. 

Saving face

Wil es una brillante cirujana a la que su madre no deja de buscarle novio entre la comunidad china de Nueva York. Pero a ella le hace más tilín Vivian, una bailarina con la que inicia una relación. Al mismo tiempo que su madre se entera, ella misma revela que está embarazada, para sorpresa de Wil, que no deja de pensar en quién puede ser el padre de la criatura. Esta película de 2004 ha envejecido fenomenal, porque su tema, el de ser una decepción para los padres, no va a dejar jamás de estar vigente. Wil y Vivian son una de las parejas más tiernas que hemos podido ver, y pagaría mucho dinero por ver una secuela.

Imagine me and you

Amor a primera vista. Eso es lo que surge entre Luce y Rachel. El problema es que esa mirada que lo cambia todo tiene lugar en la boda de Rachel. Imagine me and you, o como se tituló en español, Rosas Rojas (espinas, espinas en mi pompis), es la película romántica perfecta, y además las protagonistas tienen una química increíble. Es para verla en bucle.

Retrato de una mujer en llamas

Podrías parar cada uno de los fotogramas de la película de Céline Sciamma y te saldrían unos cuadros maravillosos. Esta película, forjada a fuego lento, cuenta la historia de amor de Marianne, una pintora que recibe el encargo de retratar a Héloïse, y la propia retratada. Es, literalmente, perfecta: las interpretaciones son una pasada, las dos actrices principales son magnéticas, el final… ogh, ese final. Todo. Tenéis que verla.

Kyss Mig

Mia (Ruth Vega Fernández) y Frida (Liv Mjönes) se conocen por primera vez en la fiesta de compromiso de sus padres. El padre de Mia, Lasse (Krister Henriksson), está a punto de casarse con la madre de Frida, Elizabeth (Lena Endre), lo que las convertirá en hermanastras. Hay algo en esta historia hecha a base de miradas que me hipnotiza, y mira que la he visto veces. Será que me gustan las historias de amor a primera vista, no sé. And it hurts with every heartbeaaaaaaat.

D.E.B.S.

Amy, Max, Janet y Dominique son solamente cuatro de las DEBS, las componentes de una agencia ultra secreta del gobierno, creada para combatir a los malhechores. De entre todos ellos, la peor es Lucy Diamond. Pero Amy no cree lo mismo. ¿Espías? Check. ¿Amor adolescente? Check. ¿Una supervillana con el corazón blandito? Check. D.E.B.S. es maravillosa, y parte fundamental de mi adolescencia.