Antes de que existiera el boom de juguetes eróticos en el que nos encontramos, el más popular era el conejito rampante. Era grande, aparatoso y ruidoso, pero afortunadamente ha evolucionado. Ahora es común encontrar vibradores rabbit más discretos y bonitos que mantienen la esencia del original.

LELO había aportado su granito de arena con Ina Wave, uno de mis favoritos de la marca. Incluso la versión exclusiva (Dual Sense) que incluye la maleta del aniversario me pareció alucinante. También había probado Soraya y me encantó la experiencia, así que te puedes imaginar mi alegría cuando descubrí que el nuevo modelo era una mezcla entre Ina Wave y Soraya: te presento a Soraya Wave.   

IMG 4451, Hay una lesbiana en mi sopa

Por fuera Soraya Wave es muy parecido a Soraya. Eso sí, incorpora algunas innovaciones y mejoras con respecto a los modelos que he mencionado arriba. Como puedes ver en la imagen, tiene un extremo que se introduce en la vagina para estimular la zona G y otro para hacer lo propio en el clítoris.

Lo que hace especial a este conejito tiene nombre: WaveMotion™. Es una tecnología patentada que consiste en que la parte más gruesa crea un movimiento en forma de oleada, como si fueran dos dedos que te hacen “ven aquí”, así lo llama la marca. Crea un balanceo muy placentero y, definitivamente, clave para que la capacidad orgásmica de este juguete se multiplique. Además, el extremo más pequeño se amolda a tu anatomía y vibra con bastante potencia para que no necesites nada más.

IMG 4452, Hay una lesbiana en mi sopa

Soraya Wave tiene una forma ergonómica que ya conocíamos de Soraya. En este caso, se ha reducido un poco el ángulo entre ambos extremos del juguete, de manera que se crea una leve y agradable presión.

El mango hace muy cómodo su uso, también ahí se ubica la interfaz de tres botones, que es muy intuitiva. Tiene 8 modos de vibración, pero no me ha hecho falta pasar de los primeros, porque la estimulación simultánea lo vuelve todo más intenso. Aun así, puedes no utilizar WaveMotion™ si lo prefieres y quedarte con la vibración.

IMG 4456, Hay una lesbiana en mi sopa

La potencia de Soraya Wave es considerable. A diferencia de otros rabbit que priorizan la estimulación de la zona G y ofrecen una vibración muy sutil para el clítoris, LELO ofrece una experiencia al completo.

Con respecto al ruido: si solo vibrara, sería más silencioso. Sin embargo, el movimiento en ondas del extremo de la zona G hace que se oiga una especie de rotación mecánica. No es molesta, pero si sueles utilizar vibradores normales notarás la diferencia. Con todo, no estamos hablando de un juguete muy ruidoso.

Por supuesto, Soraya Wave es sumergible (ducha y bañera) y recargable. Necesitarás alrededor de dos horas de carga para dos horas de juego.

Este juguete es el más lujoso del mundo y LELO ha sido premiada varias veces este año. Por eso el precio no es tan competitivo como el de otros rabbit del mercado, pero hay que tener presente que estamos hablando de un producto de alta gama, y eso se percibe no solo en el juguete en sí (diseño exquisito, fabricado en silicona prémium extrasuave y biocompatible), sino en todo lo que hay alrededor, como el packaging.

IMG 4450, Hay una lesbiana en mi sopa

En definitiva: esta joya no es un conejito rampante, sino el conejito rampante. Soraya Wave desprende lujo, maestría, experiencia y su estimulación simultánea te arrastra a un orgasmo de tsunami.

Siente cómo ondea tu Soraya Wave AQUÍ.

PD. Utilizando este enlace de compra nos llevamos una pequeña comisión para tomarnos un café y poder seguir publicando estas reseñas gratis. ¡Gracias!