(Decimos ‘otras nueve’ porque ya te contamos doce finales felices en este otro articulo)

A veces, sólo a veces, las mujeres lesbianas y bisexuales tenemos un final feliz en las películas. Ya, ya sé que no es lo más habitual, que es mucho más normal que nos precipitemos desde una terraza, o nos disparen, o yo qué sé, mil torturas chinas más a las que nos someten los guionistas, a los que me imagino a veces en una sala rodeada de fuego y sulfuro, y portando un tridente. Pero dejemos de lado a los seres infernales, y centrémonos en estas nueve películas lésbicas con final feliz. Por supuesto, todo el post es un espoiler gigantesco, así que procede con cuidado.

Carol

La motivación principal de este artículo es hablar una vez más de Carol. Nunca dejemos de hablar de Carol, por favor. Living for Carol. La adaptación del libro de Patricia Highsmith termina con las dos protagonistas juntas, lo que, bueno, es un final aceptablemente feliz, si no tenemos en cuenta que Carol ha tenido que renunciar a la custodia de su hija para que su marido la deje en paz. Para muchas, la elección de la protagonista, por dura que sea, corresponde a una capacidad de la mujer de escoger cómo quiere que sea su vida. Y, esto sí, se parece más a la felicidad.

Life partners

Cuando se estrenó Life Partners, allá por 2014, nos alegramos mucho de ver, por fin, una película ligera, con una protagonista famosa haciendo un papel lésbico, y en la que ella no moría, ni sufría, ni se enamoraba de su amiga y sufría, o no sé, algo que implicara los terribles sinsabores de la vida lesbiana a los que estábamos acostumbradas.

Kyss Mig

Si una cinta termina con una canción de Robyn, lo cuento ya como final feliz. Pero más allá de la termendisima banda sonora de Kyss Mig, esta es una de las películas lésbicas románticas más chulas que hemos podido ver. Chica conoce a chica, hay un poco de struggle porque, bueno, si no no habría película, y al final el amor triunfa, y nosotras ladeamos la cabeza porque, chica, por una vez hemos ganado.

Gray Matters

Traducida en España como Los líos de Gray, el lío en cuestión es que a una chica le hace tilín la prometida de su hermano, a quien no conoce de nada y se la endosan el díua anterior de la boda para su despedida de soltera, con erótico resultado. Desde luego que no es para un Oscar, ni siquiera para un MTV Award, pero es simpática, y tiene a Heather Graham en ella, que nos cae fenomenal.

Jenny’s Wedding

A ver. A ver. Ya sé lo que me vais a decir, y me lo vais a decir porque lo dije yo antes: Jenny’s wedding es una película que le decimos que es lésbica porque nos lo cuentan, pero la química entre las dos protagonistas es la de dos amebas marinas. Es un poco triste que una película sobre una boda tenga un total de cero besos de amor entre las personas que se casan, pero bueno, termina con un enlace y no tirotean a nadie, así que aceptamos pulpo como animal de compañía.

Saving Face

Si tuviera que definirla con un adjetivo sería ‘deliciosa’. Ya me pareció muy guay cuando la vi en mi adolescencia, y en el revisionado que hice hace poco me lo volvió a parecer. Las protagonistas son cuquis, es graciosa, el conflicto es creíble, y, ay, el final es muy guay. Entre directa al top cinco de películas de amor entre chicas.

Desert Hearts

Desert Hearts fue la primera película que nos mostraba una representación positiva del amor entre dos mujeres. Su estreno, en 1986, tuvo mogollón de problemas porque ya sabéis, hasta entonces se prefería presentarnos como vampiresas, asesinas, o pervertidas, y resulta que no, que algunas hasta somos normales y con cero instinto depredador. Estamos esperando a que rueden una secuela, anunciada hace tiempo.

Better than chocolate

No se puede decir que este film sea sorprendente, porque no se rompieron mucho los cascos a la hora de hacer el guión, pero tampoco vamos ahora a pedir que todo lo que veamos sean obras maestras del cine, ni que todas las películas croquetas sean El Padrino II. Maggie y Kim se conocen, se enrollan, se pintan con chocolate, y nosotras hemos pasado una hora y media entretenida.

Carmilla

En el momento en que la película funde a negro, es un final feliz, con ellas siendo cuquis y enamoradas y todo eso. Ya lo que devenga la eternidad, esa eternidad que los vampiros y seres de la noche están condenados a vivir… es otra película.