Siempre he dicho que, si quieres vivir una experiencia distinta entre las sábanas, ni siquiera hace falta que uses un juguete erótico. Para algunas personas puede ser difícil dar el paso, aunque ya sabes que usar artilugios de placer no tiene nada de malo, nos dan muchas alegrías. Un buen punto de partida para conseguir nuevas sensaciones poquito a poco puede ser este: la cosmética erótica.

Ya te había hablado un poco de Diversual Basics, la línea propia de la marca. Después de que uno de sus rabbit se ganara un hueco en mi cajón de favoritos, confiaba mucho en sus nuevos productos de cosmética erótica. Durante estas semanas he podido probar tres: el vibrador líquido, el lip gloss y las velas de masaje.

IMG 5178, Hay una lesbiana en mi sopa

Toda la cosmética erótica que ofrece la marca es vegana, no testada en animales, fabricada en España y compatible con juguetes eróticos y preservativos. Y, además, tiene precios muy competitivos si comparamos con productos similares. ¿Vemos en qué consiste cada uno de los cosméticos y cómo pueden caldear tus noches?

Vibrador líquido aroma piruleta

Antes de nada, ¿qué es un vibrador líquido? Se trata de un producto de cosmética erótica con una textura tipo gel o bálsamo que se coloca en las zonas erógenas y provoca un cosquilleo de tal manera que parece que vibre. También sensibiliza la zona, de forma que cualquier estimulación justo ahí se sentirá mucho más.

IMG 5183, Hay una lesbiana en mi sopa

La apuesta de Diversual tiene huele a piruleta y viene en un envase airless. Sacas un poquito (el tamaño de un guisante) en tu dedo y lo pones donde te apetezca sentir esa curiosa vibración con un ligero masaje. Puede ser el clítoris, los labios íntimos, los labios de la boca, el glande o los pezones. Al cabo de unos segundos ya se empieza a notar el efecto, que dura un poco más de 5 minutos.

Si bien es cierto que se nota enseguida el calorcillo, no es un efecto tan parecido a la vibración como el que me han hecho sentir otros vibradores líquidos. Lo he notado más como un efecto calor muy intenso que se propaga. También la duración es menor que en esos productos; por tanto, si planeas alargar el juego, tienes que ir aplicando un poco más cada cierto tiempo.

IMG 5184, Hay una lesbiana en mi sopa

Es besable, o sea, que después de aplicarlo donde quieras puedes lamer y chupar, pues el sabor a piruleta está bastante bien conseguido. ¡Ah! Y lo tienes disponible en dos tamaños: 10 ml (tamaño bolsillo) y 30 ml (para tener cerca de la cama).

Este tipo de estimuladores íntimos juegan con la sensibilidad de cada persona, y es diferente de un cuerpo a otro. Por ello te recomiendo que primero pruebes solo con un poquito de producto y, si hace falta, luego te pones más. Siempre estás a tiempo de añadir, pero si te pasas la sensación puede ser molesta.

Lip gloss de fresa vibrante

Hace algunos años se popularizaron estos lip gloss porque, amigue, tienen truco. No son para los labios, en realidad, sino para que se transfiera el efecto al practicar sexo oral. La idea es que te pongas el producto en los labios antes de lamer o chupar para que tu amante sienta ese hormigueo y tú también lo hagas en tu boca.

IMG 5182, Hay una lesbiana en mi sopa

Es un producto original, que da mucho juego y superestimulante. El aplicador es como el de un gloss labial (cunde muchísimo), aunque, si quisieras, también podrías aplicarlo en otras zonas del cuerpo como los pezones. De todos modos, el hecho de que sea transferible le da un puntito altamente excitante.

IMG 5185, Hay una lesbiana en mi sopa

De nuevo, tiene un sabor bastante natural y el efecto es interesante, algo más sutil que el de el vibrador líquido.  Y no veas lo suavecitos que deja los labios…

Velas de masaje

Bueno, bueno, bueno. Dime que no soy la única que tiene velas en cada rincón de la casa, por favor, sobre todo con este frío polar que nos sacude estos días. Utilizar velas de masaje en encuentros eróticos es tan agradable como tenerlas allí dando olor a las habitaciones, y no hay mejor plan para las noches de invierno.

IMG 5186, Hay una lesbiana en mi sopa

Estas velas de masaje artesanales están diseñadas para que la cera se vaya deshaciendo y se convierta en aceite que puedes utilizar para masajear el cuerpo de tu pareja. Si nunca has usado una quizá te preguntes si quema, pero no: el aceite está a una temperatura correcta, nada exagerado.

Para usarlas, debes prender la llama y dejar que se deshaga la superficie, lo que llevará unos 15 minutos más o menos. Es bueno esperar por dos cosas: porque así se va deshaciendo la cera de manera uniforme (si no se haría un agujero en el centro y duraría menos) y porque pasado ese tiempo habrá una cantidad suficiente de aceite. Después, la apagas, la viertes en tu mano y ya puedes ponerla sobre la piel de esa persona afortunada que disfrutará del masaje.

IMG 5187, Hay una lesbiana en mi sopa

Dar masajes eróticos es supersexy, y hacerlo con aceite caliente de una vela que has encendido previamente para dar ambiente a la estancia ni te cuento. Además, dejan la piel muy suave, con un olor muy rico y no tan grasa como cabría esperar de un aceite.

No obstante, me hubiera gustado que el aceite fuera más líquido, porque me ha dado la impresión de que se espesaba rápido al entrar en contacto con la piel. Entonces, necesitaba más producto. Digamos que, para un masaje de cuerpo entero en condiciones, necesitarás una de las velas.

IMG 5188, Hay una lesbiana en mi sopa

Vienen en tarritos de 30 ml con una tapa de rosca. Es un tamaño manejable, perfecto para llevártelo de escapada romántica o decorar la habitación. Además, tienes las velas disponibles en 4 aromas: melocotón, frutas tropicales, vainilla y fresa champagne. Aunque hay de todo, las cuatro me han parecido bastante fresquitas.

Como elemento de decoración es mejor usar velas convencionales, porque el aroma que desprenden se nota más en la piel que en el ambiente (bastante sutil). Aun así, te durarían unas 5 o 6 horas.

IMG 5178 1, Hay una lesbiana en mi sopa

Hasta ahora, hemos hablado de tres productos perfectos para usar en pareja, pero otra de las grandes ventajas de la cosmética erótica es que el efecto en solitario puede ser igual de potente. El vibrador líquido también es ideal para una sesión de masturbación, el lip gloss para descubrir dibujando nuevas zonas eróticas en tu anatomía y las velas para regalarte un ratito de autocuidado después de un buen baño. Incluso puedes probar uno de los estimuladores con tu succionador favorito… Solo te digo una cosa: experimenta y déjate llevar.

En definitiva, Diversual ha hecho un buen trabajo con estos tres productos, aunque la competencia en cosmética erótica es muy fuerte. A pesar de ello, son respetuosos con los animales, tienen precios competitivos, aseguran sensaciones excitantes y tienen un sabor más que correcto. Ahora solo queda que decidas cuál de todos incluirás en tu carta a los Reyes…

Hazte con el vibrador líquido AQUÍ.

Hazte con el lip gloss AQUÍ.

Hazte con las velas de masaje AQUÍ.