¿Año nuevo y ganas de probar nuevas experiencias? Hoy te propongo una: ¿le damos una oportunidad al BDSM? Con esta sigla nos referimos a Bondage, Disciplina, Dominación, Sumisión, Sadismo y Masoquismo. Igual te asusta un poco, pero el BDSM es muy estimulante y puedes disfrutar un montón. Siempre recomiendo que te informes antes de dar el paso, y luego, continúes buscando algunos accesorios que te permitan explorar qué es lo que más te gusta.

IMG 5191, Hay una lesbiana en mi sopa

Skandal es el nombre de la nueva colección de Diversual formada por varios accesorios para practicar BDSM. Todos ellos están fabricados en cuero vegano, metal y neopreno. Vamos, todo libre de crueldad animal. Nada más tocar los productos vemos que se trata de un material resistente y, además, es hipoalergénico.

IMG 5193, Hay una lesbiana en mi sopa

Es posible adquirir los productos por separado o, también, en un kit de ocho productos donde se incluye un maletín y la cruz de restricción (que no se puede comprar suelta). El kit sale muy a cuenta, y los productos en solitario tienen un precio accesible. La relación calidad-precio me ha parecido muy buena.

Los productos que se pueden comprar por separado son estos:

🔥 Grilletes para las muñecas

🔥 Grilletes para los tobillos

🔥 Paleta

🔥 Collar

🔥 Antifaz

🔥 Mordaza

🔥 Flogger

¿Qué se puede hacer con la colección Skandal? Pues, por ejemplo, restringir la movilidad con los accesorios de bondage, como los grilletes para muñecas y tobillos. También ayuda a colocarnos mejor en nuestros roles dentro del juego, con la mordaza o el collar para la persona bottom. Además, encontramos algunos productos de restricción sensorial como el antifaz. Y, por supuesto, tenemos instrumentos de disciplina para azotar, como el flogger o la paleta. Los Skandal que yo he probado son estos (y te regalo un par de consejos):

IMG 5196, Hay una lesbiana en mi sopa

Paleta: tiene un cuerpo rígido y un buen tamaño y peso para el spanking.

Consejo: infórmate sobre qué áreas son ideales para azotar; las nalgas son geniales para ello, pero hay otros lugares.

IMG 5202, Hay una lesbiana en mi sopa

Grilletes para las muñecas: son muy muy cómodos y resistentes y se pueden ajustar sin problema con una hebilla. Se pueden unir por una cadena.

IMG 5195, Hay una lesbiana en mi sopa

Grilletes para los tobillos: son idénticos a los de las muñecas, pero ligeramente más grandes.

Látigo (aunque es un flogger): También tiene un buen tamaño y es manejable.

Consejo: el material y la cantidad de colas afecta mucho a cuánto pica el azote. En el caso de este flogger, no es tan intenso. Para azotar, haz movimientos de 8 tumbados.

El resto de productos no los he probado, pero sería interesante comprobar el grosor de la bola de la mordaza o la resistencia del collar.

Aunque pueda parecer muy complejo al inicio, esta colección es ideal para empezar. A menudo encontramos accesorios de este tipo muy endebles y, los que son resistentes, son realmente caros debido a los materiales. Diversual ha logrado ofrecer buenos productos para empezar y descubrir si esto es lo tuyo.

Para comenzar en el BDSM debes tener en cuenta que, en todo momento, estas prácticas deben ser consensuadas en pareja y debemos hablar previamente de qué vamos a hacer. Una buena idea sería realizar algún curso de introducción al BDSM para tener más información a nuestro alcance.

Volviendo a Skandal, todos los productos traen una etiqueta con un código QR que te lleva a las instrucciones. Hay detalles sobre los materiales, cuidados y, también, consejos de uso, lo cual me ha encantado.

IMG 5194, Hay una lesbiana en mi sopa

Con respecto a los colores, predominan el negro y el turquesa. El primero es uno de los más representativos del BDSM, mientras que el turquesa no lo es tanto. La combinación les da un toque diferente a los productos, aunque como practicante, hubiera preferido otro tono, pues la simbología es muy importante en el BDSM.

Para limpiar los accesorios se puede hacer de varias maneras: con un limpiador de juguetes, con un paño húmedo tibio o frotando un poco de jabón neutro con las manos y secando después. Hagas lo que hagas, deja secar tus juguetes antes de guardarlos.

IMG 5192, Hay una lesbiana en mi sopa

En cuanto al packaging, los accesorios sueltos van en una bolsa de plástico. Me hubiera gustado que trajeran una bolsita de tela y que no se dañen al transportarlos o guardarlos. Aun así, la paleta y el látigo se pueden colgar.

IMG 5200, Hay una lesbiana en mi sopa

En definitiva: Skandal me ha parecido una colección muy lograda que acerca el BDSM a un montón de personas que no saben por dónde ni cómo empezar. Me hubiera gustado que existiera en mis inicios y estoy convencida de que lo hubiera disfrutado tanto como lo harás tú si quieres adentrarte en este mundo.

Consigue Skandal AQUÍ.