Hoy empezamos los recaps del anime que os comentábamos hace un par de semanas, Shingeki no Kyôjin. Aunque el yuri que vamos a encontrar es poco y de pasada, es los suficientemente épico como para que le demos un espacio aquí. Y que demonios, estamos enganchadísimas a la serie y necesitamos compartirlo con el mundo XD

Pero ya que vamos a saltar directamente al episodio 10, hagamos un resumen de lo que nos vamos a encontrar. Ni que decir tiene que esta entrada está REPLETA DE SPOILERS.

Recién graduados en el ejército, Eren, Armin y Mikasa vuelven a enfrentarse a la pesadilla del titán coloso (de más de 50 metros), cinco años después que destruyera sus vidas. En la misión de evacuación del distrito de Trost, en el Muro Rose, Eren es devorado por un titán en su intento de salvar a Armin. El destino de los cadetes parece claro hasta que aparece un titán “anormal” que se dedica a matar otros titanes. Este titán resulta ser Eren, que ha conseguido un poder que todo el mundo ve como una amenaza. Cuando despierta de su transformación se encuentra rodeado por el ejército, con un sargento dispuesto a acabar con su vida y la de sus amigos.

Empezamos el episodio 10 con los recién graduados soldados con un shock posttraumatico del cagarse. Marco intenta calmar los ánimos de un soldado enajenado por el miedo, con poco éxito. Sasha, siempre alegre y dicharachera, apenas puede soportar la presión.

En realidad, sólo unos pocos aún mantienen el tipo.

De repente, algo inaudito: ¡Un cañonazo dentro de los muros! Es una mala señal, máxime cuando todo ese humo parece más vapor titán que otra cosa. Jean, Rainer, Bertolt y Anni se dirigen hacia el lugar para ser espectadores en primera linea del intento desesperado del trío protagonista por sobrevivir.

Eren ha vuelto a transformarse, esta vez para proteger a Armin y Mikasa. A la que consigue salir el armatoste empieza a desintegrarse y sólo los vapores del titán consiguen ocultarlos a la vista de sus atacantes. Eren tiene claro que ahora nadie va a creerle, y empieza a discutir sus opciones: largarse de allí y buscar el sótano del que hablaba su padre. Allí estarán todas las respuestas y la solución a los problemas de la humanidad.

Ya que están todos encerrados en los muros, la única posibilidad es volver a convertirse en titán para llegar hasta Shiganshina, pero Eren está en las últimas. Dos transformaciones seguidas han hecho mella en su salud: está pálido, agotado, tembloroso y le sangra la nariz. Mikasa tiene claro que él no va a ninguna parte sin ella, y Armin soporta el tira y afloja de estos dos mientras le entra el pánico.

Al fin y al cabo, no tienen escapatoria así que es un momento fantástico para autoflagelarse un rato. Armin recuerda como sus amigos le han salvado en multitud de ocasiones y como, en los últimos momentos, sigue siendo un 0 a la izquierda en comparación con ellos.

Pero, como siempre, una cosa es como nos vemos nosotros y otra como nos ven los demás. Eren tiene otra idea y depende totalmente de Armin: convencer a los soldados de que está de su parte, que no es una amenaza. Tanto él como Mikasa están dispuestos a correr el riesgo si es Armin el que lleva las riendas. Al fin y al cabo fue su instinto el que los salvó de la masacre en Shiganshina, enviando a Hannes a por ellos. No confían en nadie tanto como en él.

Genial efecto visual como recurso narrativo, por cierto.

Después de varios episodios sintiéndose lo peor, la revelación es abrumadora. Él era el único que pensaba que no valía para nada, todos sus amigos valoraban sus capacidades y confiaban en él. Así, Armin recupera la confianza que le faltaba y decide arriesgarse a salir fuera de la protección del vapor.

Pero no es una tarea fácil convencer a un ejército de soldados asustados. El sargento está tan enajenado por el miedo que no escucha ninguna de sus convincentes alegaciones, a pesar de que todos los que escuchan a Armin ven la verdad en sus palabras: en ningún momento Eren ha hecho más que ayudarles y los titanes lo consideran un enemigo. Cuando ya parece que no hay escapatoria a la muerte aparece Dot Pixis, comandante en jefe de los territorios del sur, para a salvar el día.

Él parece más inclinado a escuchar a la razón y claramente impresionado por el (épico) alegato de Armin. Se lleva a los tres soldados a lo alto del Muro Rose para analizar la situación y allí los enfrenta con la situación: O recuperan Trost o lo siguiente que perderán será todo el territorio que protege Muro Rose. La idea de Armin es utilizar la fuerza de Eren para bloquear el boquete del muro con una roca.

Pero Eren está en las últimas y ni siquiera entiende muy bien cómo utilizar su poder. Sin embargo, él es la esperanza de la humanidad y está dispuesto a intentarlo.

Una vez más, impresionante episodio lleno de intriga y momentos épicos. Un descanso de tanto titán devorando humanos para mostrarnos los malos tragos que deben pasar las tropas de reconocimiento antes y después de cada misión. Se agradece que le hayan dado protagonismo a Armin, que venía arrastrándose penosamente desde hacía varios episodios (a pesar del épico momento del sótano y los titanes). El trío unido jamás será vencido y esas cosas.

Y a ti, ¿Qué te ha parecido el episodio? ¿Te has vuelto fan de Armin o crees que es un incordio? ¿Crees que Eren conseguirá volver a transformarse a pesar de ir arrastrado como va?

4 COMENTARIOS

  1. Bueno… Armin… *carraspea* La verdad es que lo veo un poco incordio, pero no porque le vea un inútil (aunque le falta mantener el tipo un poco al chico, pero vamos, que yo me cagaba viva si aparecieran gigantes devora humanos de 15 metros y más.), sino porque es un poco emo y me carga todo ese autoflagelamiento que se lleva el chico.

    En cuanto a Eren, bueno, pues creo que es el héroe, así que es probable que lo haga y, aunque acabe medio-muerto, le salga lo bastante bien como para contarlo. Total, ya se lo han comido y amputado varios miembros y está como si nada, oye XD

    Dot Pixis mola mucho.

    Y sinceramente espero que en el próximo episodio haya algo más de acción, que por mucho que un descanso sea un alivio a veces, este se me ha hecho algo flojo.

  2. Hombre, yo creo que tiene mucho sentido su comedura de olla eh? Al fin y al cabo, Eren es “el líder”, todo el mundo confía en él y le sigue. Y se muere porque tu estás demasiado empanado. ¿Cómo enfrentas eso? ¿Que el tío que tenía toda la pinta de salvar a la humanidad la haya palmado en tus narices? Aparte de que sea tu amigo y todo eso, claro XD Vamos, yo no resistía ni de coña.

    He de decir que a mí me ha flipado el momentazo del discurso. Me gusta más la acción de este tipo, más de batallar con las emociones humanas (el sargento ese todo asustado y sin usar la razón, a pesar el responsable de toda esa gente)… no sé, es que es lo que me llama de SnK al fin y al cabo XD No la veo por los titanes, como comprenderás!

  3. Armin engaña mucho al principio, pero luego se desvela como el salvador del grupo con ese cerebro que tiene 🙂
    ¿Has empezado ahora sak? Corre, que aún llegas a verlos todos antes de que termine la temporada!

Los comentarios están cerrados.