Las que me conocen bien saben que mi gusto hacia las pelirrojas va un poco más allá de lo que muchos consideran normal. Hay quien dice «A mí me van las morenas», «Yo pierdo la cabeza por una rubia sexy», y luego estoy yo con mi problema con las pelirrojas… Es decir, a mí me gustan rubias, morenas, castañas, da igual, pero es ver una pelirroja y adiós. Recuerdo bien una tarde hace ya unos cuantos años tomando algo en un centro comercial con Riatha, estábamos las dos manteniendo una conversación muy amena cuando yo, que era la que estaba hablando en ese momento, me quedé en completo silencio mientras mis ojos se iban tras una pelirroja que paseaba por ahí alegremente sin imaginar siquiera que todo lo que su sola presencia estaba causando. Aún recuerdo perfectamente las risas de Riatha y su frase «Qué bollera eres…» cuando logré volver a aterrizar en el mundo real. Y bueno, cuando estuve en Londres pensé que podría llegar a convertirme en la niña del exorcista por la cantidad de pelirrojas que caminan por esa ciudad sin pensar en mi salud física y mental, y sobre todo en la de mi cuello, que pensaba que me lo iba a partir cada vez que una aparecía de improvisto. Y esto es lo que me pasa SIEMPRE que una pelirroja medianamente mona pasa por mi campo de visión. Hasta hace poco intentaba controlarlo, pero me he dado cuenta de que es algo incontrolable y que no merece la pena el esfuerzo que me conlleva siempre y cuando sea capaz de no ir tras ellas, y como de momento mis piernas se paralizan a la par que mi cerebro, no hay problema.

Así que traigo esta sección para presentar al mundo a «mis pelirrojas», esas que me hacen perder el raciocinio y la capacidad de comunicarme con coherencia con mis amigas. Las habrá de todos los colores; desde el naranja zanahoria más auténtico con sus pequitas (¡PECAS!) hasta esas que tienen el cabello rojo pasión. De todos los tamaños y formas, muy famosas o de esas que han llegado a mí porque lo mío no es normal y es ver una melena anaranjada y ahí voy de cabeza, cuesta abajo y sin frenos. Y, para empezar a abrir boca, os contaré la historia de cómo empezó mi obsesión con las pelirrojas.

FUE ELLA

jessica_rabbit
Jessica Rabbit: La primera
Bunny-jessica-rabbit-28004296-1920-1080
Casada con un conejo.
Bunny-jessica-rabbit-28004312-1920-1080
¡Un conejo!

De acuerdo que sus curvas imposibles ahora mismo me parecen demasiado extrañas como para atraerme, pero en su día fui incapaz de apartar los ojos de la pantalla cuando apareció Jessica, totalmente inconsciente de lo que significaba que yo no pudiera dejar de pensar en ella, y hoy todo lo que me digo a mí misma es que se casó con un conejo. ¡Un conejo! Eso prueba que yo tenía posibilidades porque, no sé vosotras, pero para mí que Jessica era una croqueta en toda regla. Pero olvidando a Jessica (si es que podéis) y continuando en esa época tierna e inocente que fue mi infancia, llegó la segunda pelirroja: Ariel. No sé vosotros, pero mis padres aún me recuerdan que yo lloré al final de la película porque La Sirenita se casaba con el príncipe y no iba a volver a ver a su familia… Creo que las alarmas debieron dispararse en ese momento, mientras todas las niñas eran felices porque Ariel había encontrado el amor, y yo lloraba desconsolada porque se había casado con Erik. Ay, afortunado Erik… Yo quiero una Ariel para mi cumpleaños.

roger 4
Con esa misma cara la miraba yo…

Y de momento os he hablado de dos que son de dibujos animados, pero es que eso fue la infancia, chicas… Luego llegaron las hormonas y todo se descontroló, pero tranquilas, que se puede sobrevivir a un exceso de pelirrojas; lo sé de buena tinta. Así que os traeré pelirrojas, de animación y de carne hueso, que hay cabida para todo en nuestra sopa lésbica. Sé que después de esto vuestro mundo no volverá a ser el mismo, por eso y desde ahora os digo esto: De nada.

ImageUploadedByTapatalk1328190458.485159
Bueno, quizás en modo real tampoco tiene unas curvas tan extrañas

18 Comentarios

  1. Te entiendo perfectamente hermana, las pelirrojas son el pecado y yo estoy deseando caer en él 😛

  2. Me alegra ver que no soy la única que enloquece tras una pelirroja, o frente a ella, o al lado… XDD
    Yo también pecaría en ellas, y repetería gustosamente.

  3. No hay pelirroja que se escape de mi vista. Algo tienen ellas que hacen llamar tu atención, me encantan. La que más adoro en el mundo famosillo es a Deborah Ann Woll, es hermosa, protagoniza a jessica en true blood. Quiero que llegue una pelirroja a mi vida, sería mi perdición xD
    Saludos desde Chile 🙂

  4. Me he imaginado tu cara de *bobis* al ver a la pelirroja en la anecdota que cuentas y no he podido evitar reírme xD pero yendo a lo que iba… recién me doy cuenta que nuestro amor por las pelirrojas ha empezado de la misma manera, que yo me he mega enamorado de Jessica Rabbit al primer instante y de Ariel ni contarte, tenía cantidad de cosas de ella por todo mi cuarto!!

    Las pelirrojas son un pecado andante, tienen «ese no se qué» endemoniadamente irresistible que nos hacen babearnos cada que pasa alguna.

    Me ha encantado tu entrada. Besotes!!

  5. Gracias por los saludos desde Chile, te los envío de vuelta desde España.
    Y te diría que te doy la razón con lo de las pelirrojas, pero creo que en la entrada ya lo he dejado bastante claro XD
    En cuanto a Deborah Ann Woll… Ains, sólo tienes que pasarte por los recaps que he hecho de True Blood para darte cuenta de lo mucho que la amo; te prometo una entrada con ella en el blog.
    Si algún día en mi vida sobra una pelirroja, te la mandaré 😉

  6. Sí, Riatha puede confirmar que mi cara era de risa… Y creo que lo de Jessica fue algo para muchas (y muchos, ¿para qué engañarnos?), aunque lo de Ariel no le ha pasado a tanta gente, así que me alegro más aún de ver que no he sido la única que ha sucumbido a los encantos de esas dos pelirrojas de dibujos animados que nos hicieron enloquecer.

    Gracias por el comentario tan fantástico y espero seguir viéndote en las entradas que haré sobre mis pelirrojas preferidas.

    Besos!

  7. Tiene que serlo, porque veo que nos pasa a muchas… Habrá que abrir una investigación exhaustiva para sacar algo en claro, y creo que empezaré hoy mismo.

  8. pues de nada por los saludos y gracias tambien xD…jejeje estaré esperando a esa pelirroja y también un post de deborah por favor!! pasaré a revisar los recaps de true blood 😉

  9. Ja ja! Deberias conocer a un amigo mio que tiene la mayor fotogaleria de pelirrojas pecosas que puedas imaginar. Como será, que escribe relatos soft porno en los que salimos sus amigas y todas somos bollo en algún momento (las que si y las que no) pero pelirrojas siempre.

  10. ¿Y dónde dices que está esa fotogalería? Porque creo que me interesa bastante, la verdad sea dicha. En cuanto a escribir soft porno con sus amigas haciendo que seáis pelirrojas… Si es que, es aparecer una pelirroja y se pierde la decencia XDDD

  11. Ja ja ja! Me temo que google todavía no lo ha indexado. No asustarse, no es rllo de la internet oscura ni nada de eso, es que no se atreve a publicarlo porque está obsesionado con que le va a trincar su madre. Si, un poco patético, pero es buen chaval. Peores aficiones tiene los tíos. Y no me refiero al futbol. Que también.

  12. Ay pobre chico XD No hay nada peor que tener una madre que navega por la red… Y sí, hay cosas peores que su afición, que la puedo entender, y también puedo entender lo del fútbol.

  13. ¡Al fin alguien que entiende mi delírium trémens a causa de las pelirrojas! Me siento tan identificada con este post. Por suerte a muchas pelirrojas les atraen las indiecitas como yo, así que no me puedo quejar. Jajajaja! Saludos desde Puerto Rico!

  14. Uy, pues yo traigo cada domingo al blog a una pelirroja, así que ya sabes… Y que suerte que hayas pillado alguna, yo en ese tema sólo las he pillado en sueños.

    ¡Mi brazo derecho por una pelirroja para mí! Uy, no, que lo necesito para teclear en el blog y para trabajar en la fábrica. Ya si eso, otro día me lo pienso mejor y tal.

    ¡Saludos desde España!

  15. No es necesario sacrificar el brazo. Se que algun día llegará tu pelirroja. Seguro si visitaras Puerto Rico habrá alguna pelirroja sexy para tí y más por que acá a muchas de nosotras el acento de las españolas nos parece irresistiblemente atractivo… Jajaja!
    Por cierto…. Estuve hurgando más en tu blog y me encanta. Tenía la idea de comenzar algo así para las chicas lesbianas de Puerto Rico aunque no soy muy experta en esto de los blogs… Quizás me puedas dar unos cuantos tips algún día! Éxito!

  16. Uy… Es que queda muy lejos, ya tuve una relación al otro lado del atlántico, y aunque la relación fue buena, la distancia fue horrible y acabó por pesar más que todo lo bueno.

    En cuanto al blog, si vas a la zona de staff verás que no es mío, sino que somos cuatro, y lo cierto es que la experta en los blogs es M, que es informática, no yo. Lo siento…

    ¡Gracias por desearnos éxito!

Comments are closed.