06 Vie Adele Warmest Color1, Hay una lesbiana en mi sopa

Que Abdellatif Kechiche es un tirano, podíamos intuirlo, aunque acaba de quedarnos claro con las declaraciones de las dos protagonistas de La vida de Adèle, que aseguran que nunca, jamás, repetirían experiencia con el director de la película.

Así lo confesaron Adèle Exarchopoulos, la actriz que interpreta a Adèle, y Léa Sydoux (Emma) durante una entrevista a The Daily Beast en la que nos cuentan sin pelos en la lengua cómo rodaron las escenas de sexo de este largometraje y por qué fueron tan difíciles para ellas. A continuación te extractamos la parte más interesante de sus declaraciones.

THE DAILY BEAST: Este es un papel muy absorbente, os exigió mucho a ambas. Debíais de confiar mucho en Kechiche antes de comprometeros a hacerlo.

LÉA: La verdad es que en Francia no es como en los Estados Unidos. El director tiene todo el poder. Cuando eres actor en una película francesa y firmas el contrato, tienes que entregarte del todo y en cierta manera estás atrapado.

ADÈLE: Nos advirtió de que debíamos confiar en él —una confianza ciega— y entregarnos por completo. Estaba haciendo una película sobre la pasión, así que deseaba que hubiera escenas de sexo pero que no fueran coreografiadas… quería que fueran escenas especiales de sexo. Nos dijo que él no pretendía esconder la sexualidad de los personajes porque es una parte muy importante en todas las relaciones. Así que me preguntó si estaba preparada y yo le dije «¡Sí, por supuesto!» porque soy joven y bastante nueva en esto del cine. Pero cuando ya estábamos rodando, me di cuenta de que él realmente quería que le diéramos algo. Muchas personas ni siquiera se atreven a pedir lo que él nos pidió, y son más respetuosos… te tranquilizan durante las escenas de sexo y las hacen coreografiadas, lo cual acaba desexualizando el acto.

TDB: Claro. Cortan la acción para buscar nuevos ángulos, etcétera.

ADÈLE: Exacto. Lèa y yo no nos conocíamos al principio y durante la primera escena de sexo me dio un poco de vergüenza tocarla en donde me apeteciera, porque él no nos dijo qué hacer. Tienes libertad, pero al mismo tiempo sientes vergüenza porque yo no la conocía mucho.

TDB: Espera. ¿No os habíais conocido antes de que empezara el rodaje?

ADÈLE: Nos vimos una vez durante un test de cámara, ya que ella ya formaba parte del casting, pero eso fue todo hasta el rodaje.

14 3 Vie Adele Blue Warmest1, Hay una lesbiana en mi sopa

TDB: ¿Y fue difícil rodar esa escena de sexo de diez minutos? No recuerdo la última vez que he visto una escena de sexo tan larga en una película… gay o hetero.

LÉA: Para nosotras es muy embarazoso.

ADÈLE: En Cannes nuestras familias estaban en el teatro, así que durante las escenas de sexo tuve que cerrar mis ojos. Kechiche me dijo que imaginara que no era yo, pero era yo, por lo que cerré los ojos e imaginé que estaba en una isla muy lejos, pero no podía evitar escuchar, por lo que no funcionó desmasiado bien. La escena es un poco larga de más.

TDB: ¿Eran reales las escenas de sexo entre vosotras? Lo parecen.

LÉA: No, teníamos chichis falsos que eran moldes de nuestros chichis reales. Fue muy raro tener un molde falso de tu chichi y ponerlo sobre el tuyo real. Pasamos diez días rodando solo esa escena. No fue como «¡Ok, hoy vamos a rodar la escena de sexo!». Es que fueron diez días.

ADÈLE: Y eras consciente de que ese día lo ibas a pasar desnuda y haciendo diferentes posturas sexuales, lo cual es muy duro porque yo no estoy tan familiarizada con el sexo lésbico.

La Vie Dadele, Hay una lesbiana en mi sopa

TDB: Yo tampoco.

LÉA: El primer día que rodamos juntas, yo tenía que masturbarte, ¿verdad?

ADÈLE: [Se ríe] Aparte del paseo, fue la primera escena que teníamos que rodar juntas, así que fue como «¡Hola!». Pero después de eso hicimos un montón de escenas de sexo diferentes. Y él quería que la sexualidad evolucionara también a lo largo de la película, de manera que [la protagonista] estuviera aprendiendo al principio y después estuviera más y más cómoda. En realidad es una película sobre la pasión sexual… sobre la piel y sobre la carne, porque Kechiche hizo unos planos muy cortos. Te da la sensación de que quieren comerse una a la otra, devorarse.

Durante la entrevista, las actrices también hablaron del proceso de legalización del matrimonio gay en Francia, que les pilló en pleno rodaje de la película. Según Léa, el ambiente en Cannes en relación a este tema fue increíble. La actriz considera que «esta película es muy moderna. Es una nueva manera de hacer cine. Nunca hemos visto una así antes… una historia de amor tan realista como esta. Y eso dice mucho de la juventud de hoy en día. Es una película sobre el amor. No creo que sea una película sobre homosexualidad… es mucho más que eso. La homosexualidad ya no es un tabú, aunque no sea considerada «ética» por todos, que es como debería de ser».

Yo no sé vosotras, pero cuanta más información leo sobre de La vida de Adèle, más me apetece verla. La espera hasta que llegue a las pantallas de cine se va a hacer eterna. Mientras tanto, puedes leer aquí el resto de la entrevista (en inglés).

Vía: The Daily Beast

Relacionados:

14 Comentarios

  1. con cada entrevista o crítica que leo, más ganas tengo de ver la película… ya queda menos para que la estrenen!!

  2. 10 minutos de escena??????!!!!!! pero madre mía!! Quieren que nos de una taquicardía, un subidón de azúcar o una calentura??? Ganas de verla aumentando jaja
    De todas formas, me imagino la incomodidad de las actrices al realizarlo de ahí esa verguenza a las escenas de toqueteos o sexo puro, según comentan en la entrevista.
    Gracias por la traducción!! 🙂

  3. Tiene toda la pinta de ser como una peluca que te pones sobre el susodicho (chichi, chocho, coño, ¿almeja?) No sé si el problema aquí es la traducción porque eres de otro país?). Pero, bueno, que es todo muy ridículo, ¿no? Como dicen ellas, es como tener una especie de felpudo sobre lo tuyo… ay, no sé, cosas raras del cine. Yo es la primera vez que lo escucho xD

  4. Lo que hizo que me guste esta película es que no habla sobre homosexualidad, sino sobre la vida misma. Si en lugar de dos mujeres, hubiesen sido un hombre y una mujer, sería lo mismo. Me encanta que se pueda hablar de las relaciones entre personas del mismo sexo con tanta naturalidad. Me sentí completamente identificada.

  5. Una habitación con vistas. La cámara gira hacia el interior y se ve a un tío en la cama.

    Es Abdellatif Kechiche tocándose la polla y hablando por teléfono con su mejor amigo y consejero espiritual.

    – Tío, no paro de pensar en tías en bolas, en plan rollo bollo.

    – Pues nada, móntatelo a lo Medem: haz una peli que vaya de bollos, y que estén bien buenas. Y de paso que te pajilleas tú se pajillea media humanidad, que el rollo bollo tiene mucho público.

    – Ya, pero si hago lo que estoy pensando va a parecer que hago porno. Y yo tengo un nivel, tío.

    – No hay problema. Haz que hablen de vez en cuando y que digan cosas poéticas. Tú eres Kechiche, no haces porno, haces poesía.

    – Ya, pero sólo con eso no va a colar. Pienso tenerlas un montón de rato en bolas, necesito algo más.

    – Bueno, puedes alargar la película indefinidamente con muchos primeros planos, así por mucho tiempo que las tengas en pelotas siempre podrás decir que también les sacas la cara de vez en cuando. Un primer plano de los mocos mientras la protagonista llora puede ser la hostia.

    – Y eso para qué?

    – Para nada; eres Kechiche, un poeta, un artista de la imagen, un creador. No tienes que dar explicaciones. La gente se preguntará el porqué de cada plano y harán sesudos análisis y se olvidarán de lo de las tías en bolas.

    – Jo, tío, eres un crack. Me has salvado la vida. Mira que estaba como el pico una plancha con el tema éste.

    – Pos nada, haz la peli. Oye, y de paso me haces un favor. Conozco a una nena que está buenísima, la jodida se llama Exarchopoulos, toma ya, Adèle de nombre. He intentado tirármela de todas las maneras posibles, pero nada, no consiente la hijaputa. Como tiene ínfulas de actriz, si la contratas por lo menos la podré ver en pelotas y pegarme un meneíllo. Qué me dices, chaval?

    – Hostia, tío, eres el puto amo. Y ahora que lo pienso, me gusta el nombre de tu nena. Voy a titular la peli en su honor «La vida de «Adèle».

    – Ah, pues de puta madre. Un gran detallazo por tu parte. Oye, no estarás intentando tirártela, no? No te lo perdonaría en la vida. Pero bueno, si te la tiras luego me la pasas… y pelillos a la mar. Qué dices, hace el apaño?

    Y así fue como el bueno de Abdellatif, con el fin único y exclusivo de echarse unas pajillas, nos la metió doblada y ganó la Palma de Oro en Cannes, además de un montón de aclamaciones de críticos que han sabido muy bien justificarle.

  6. FRANCAMENTE me encanto :3 lo unico que no me gusto fue que no se quedaran juntas :'( el final no me gusto :'( cuando le dijo que ya no la amaba :'( :'(}

Comments are closed.