InicioOpiniónCosas que odio como lesbianaCosas que odio como lesbiana: 21. Las heterocuriosas

Cosas que odio como lesbiana: 21. Las heterocuriosas

Publicado

Supongo que la mayoría habréis escuchado eso de: “Regla número uno: nunca te enamores de una hetero.” Creo que fue una de las primeras cosas que me dijeron cuando salí del armario. Tengo la sensación de que es uno de esos consejos que se dan y luego nadie cumple. Es como un “deberías dejar de fumar” mientras piensas en tu siguiente pitillo o como aconsejar a alguien hacer dieta mientras te comes una hamburguesaca llena de aceite y grasa.

Pues esto es un poco parecido: todo el mundo te aconseja que no te acerques a las heteros pero luego a todo el mundo le encantan. Es uno de esos casos en los que no sabes que viene primero: ¿te encantan porque sabes que no debes acercarte a ellas o no debes acercarte a ellas porque te gustan demasiado? LOS MISTERIOS DE LA VIDA.

Si no puedo conquistaros con mujeres lo haré con comida
Si no puedo conquistaros con mujeres lo haré con comida

El caso es que tú estás ahí, concienciada y con las ideas claras: HETEROS NO, HETEROS NO, HETEROS NO. ¿Y cuál te acaba gustando? LA HETERO. SIEMPRE.

Como diría Mourinho: ¿POR QUÉ?

¿POR QUÉ? ¿POR QUÉ? ¿POR QUÉ? ¡¡¡NO!!!

Pero sí.

Esto es algo que siempre pasa. Está diseñado así y es lo que hay: si hay una hetero en la habitación probablemente será la que primero te llamará la atención.

El primer paso es la aceptación.

Mou se pregunta por qué siempre nos gustan las heteros. Nosotras también nos lo preguntamos, Mou
Mou se pregunta por qué siempre nos gustan las heteros. Nosotras también nos lo preguntamos, Mou.

Y claro, lo que viene después es llorar por las esquinas y OHDIOSMÍONOMEQUERRÁNUNCA (SPOILER: ¡eso es lo que pasa cuando te enamoras de una hetero!) y en definitiva ser un poco una pobre alma en desgracia.

Pero todavía puede ser peor: después de pasarlo mal y fatal y peor todavía… TE CORRESPONDE. Todo es gozo y felicidad y hay un arco iris gay en el cielo y tú crees que tanto sufrimiento ha merecido la pena.

ERROR.

Tenía que ponerlo Y LO SABÉIS
Tenía que ponerlo Y LO SABÉIS

Normalmente la cosa empieza porque tu enamorada siente “curiosidad”. Todas hemos escuchado frases célebres como “siempre he querido probar”, “no soy lesbiana pero tú me atraes”, “nunca había sentido algo así antes”, “me haces plantearme cosas”Y tú, que por si no había quedado claro hasta este momento, ERES GILIPOLLAS, encima te sientes halagada. Te dice cosas como que la única mujer que realmente le gusta eres tú y que vayáis poquito a poco, PERO VAYÁIS.

Y bueno, a ti como si te dice que vayas a China y vuelvas. Lo que ella diga. Donde ella diga. Como ella diga.
Estás ya total e irremediablemente perdida.

Lo que ocurre después es ya otro clásico: “es que no estoy segura”, “no, yo sigo siendo hetero”, “no sé si me veo con una tía toda la vida”, “es que yo cuando me imagino en el futuro me veo con un hombre” y un largo etcétera.

No importa que el tiempo que llevéis juntas, ni la intensidad de la relación, ni que no salgáis de la cama durante días enteros, SIEMPRE LLEGAN LAS DUDAS.

Y así te das cuenta de que lo peor que te puede pasar no es enamorarte de una hetero, es tener una relación con una.

Ella también sabe que la cosa no va a acabar bien. (Haced siempre caso a Beyoncé)
Ella también sabe que la cosa no va a acabar bien. (Haced siempre caso a Beyoncé)

Y llega LA RUPTURA.

De por sí una ruptura entre dos tías ya es EL DRAMA, no nos engañemos. Pero cuando rompes con una hetero (o una hetero y sus dudas rompen contigo, no nos engañemos), eso es EL APOCALIPSIS.

Porque nunca es una ruptura definitiva.

O sea, tú crees que lo es. Lo que pasa es que crees que es la ruptura definitiva MUCHAS VECES. (Y déjame decirte que las rupturas definitivas no funcionan así, se rompe definitivamente una vez, no más).

Rompéis. Una y otra vez. Una y otra vez. Pero tú la echas de menos y ella realmente te quiere lo que pasa es que tiene tantas dudas, lo pasa tan mal con aceptarse a sí misma, prefiere sufrir ahora que toda una vida pero ella te sigue queriendo, y más excusas que ella se encarga de darte y tú de usar para perdonarla.

Varias veces. Muchas veces. Más de lo que es sano.

Por eso cuando por fin consigues liberarte de esa relación y te das cuenta de que HETEROS NO, HETEROS NO, HETEROS NO, te dedicas a recordar a toda recién iniciada la regla número uno: “nunca te enamores de una hetero.”

Y sabes que no te van a hacer ni puto caso y acabarán hasta las trancas de la primera hetero que se les acerque demasiado.

Así que sólo te queda rezar para que la hetero sea hetero de verdad y no sea una heterocuriosa y para que, por favor, por favor, POR FAVOR, no sea ninguna de sus amigas.

A Santana no le gusta que no sigan sus consejos y a mí me gusta poner imágenes de ella
A Santana no le gusta que no sigan sus consejos y a mí me gusta poner imágenes de ella.

 

Últimos artículos

Siri 3, el estimulador para amantes de la música

Siempre me han interesado las emociones y, también, entender por qué nos comportamos del...

¿Qué está pasando con Jojo Siwa?

Estos días no dejan de salirme en Twitter y TikTok cortes bien protagonizados por...

Dulceida y Alba esperan su primer bebé

Damos la bienvenida al Dulcebebé

Hunter Schafer cuenta que estuvo saliendo con Rosalía unos cinco meses

¿Sabes cuando lees algo en Twitter de manera super insistente y crees que es...

Experimenta la doble estimulación con Ryde de Fun Factory

A pesar de que no siempre me he movido en el mundo de la...

Sarah Paulson adaptará ‘Untamed’, libro autobiográfico de Glennon Doyle

Glennon Doyle es una autora estadounidense que saltó a la fama en 2016 con...

Sandra Barneda confirma su relación con Pascalle Paerel

Ya sé que ya sabías que estaban juntas, si ya lo sé, pero el...

Obi: arte y placer en un juguete erótico

Hace unos años, cuando todavía estaba adentrándome en el mundo erótico, quise visitar la...

¿Están emparentadas Taylor Swift y Emily Dickinson?

Es más que probable que hayáis escuchado hablar alguna vez de esa casi desconocida...

¿Nueva novia para Amelia en ‘Anatomía de Grey’?

Veinte temporadas, que se dice pronto, lleva Anatomía de Grey en nuestras vidas. Algunas...

‘Strictly Confidential’ tiene una pinta lamentable (y por supuesto que la veremos)

Hay cositas que tienen su momento, y cuando su momento pasa, hay que ser...

Cinco series con croquetas para ver online

*El título es una tontería porque evidentemente vas a verlas online, no vas a...

Vuelve ‘Hacks’ más croqueta que nunca

Ha ganado un montón de premios y no es para menos, porque Hacks es...

Ester Expósito y Anna Castillo, juntas y revueltas en una serie de vampiras lesbianas

A veces la vida te da regalos, como esta noticia que combina varias de...

Juguetes eróticos y candidiasis: Consejos de higiene y limpieza

Hoy vamos a tratar un tema crucial pero a menudo pasado por alto en...

Más como este

Lo que le ha pasado a Jojo Siwa nos ha pasado a (casi) todas

Hace muchos años, cuando acababa de salir del armario, recuerdo perfectamente cómo una chica...

Los adolescentes han avanzado mucho, pero lesbiana sigue siendo un insulto

Muy a mi pesar, no puedo dedicarme todo el rato a ser una lesbiana...

‘Wonder Woman 1984’ y el misterio de la bisexualidad de Diana

O "por qué no podemos tener cosas bonitas" Ayer llegaba a mis manos una noticia...

‘Benedetta’: no solo es mala, también es aburrida

Tenía muchas ganas de ver Benedetta. Muchas. A lo mejor no tantas como Las...

La literatura lésbica romántica nos salvará

Aún recuerdo la primera vez que leí un libro lésbico (o sáfico, o como...

La croqueta libre: ‘Y ahora que ya no estás’

Podéis enviar los textos que queráis (preferiblemente que no incluyan ninguna imagen) a la dirección...