InicioOpiniónCosas que odio como lesbianaCosas que odio como lesbiana: 31. Que mi novia cocine mejor que...

Cosas que odio como lesbiana: 31. Que mi novia cocine mejor que mi madre

Publicado

Es absurdo la cantidad de bolleras que cocinan bien, os lo digo muy seriamente. Igual es que yo cocino fatal y todo me impresiona rápidamente, pero juro que casi todas las croquetas que conozco cocinan genial (sí, M, siento decirte que tú y yo somos la excepción). Como persona que quema incluso las palomitas resulta muy práctico y agradable.

Para que os hagáis una idea esto de usar sartenes y ollas para cocinar es desconocido para mí. El microondas y la comida preparada son el mejor invento del mundo y cada vez que entro en el comedor laboral podría llorar de la emoción al ver que NO TENGO QUE HACER LA COMIDA. (Podéis intuir que soy una persona que se emociona fácilmente.) 

Todos los días cuando llego al comedor

Mi novia es de esas que cocina maravillosamente. Esto parece la típica cosa que la gente dice de sus parejas, pero juro por Disney que es totalmente cierto (preguntadle a M, que mi novia estuvo todo un mes haciéndole tuppers).

Yo a veces digo en coña (no es coña del todo) que estoy con ella por la comida, como dice el dicho: “El amor se acaba, el hambre no”. Es maravilloso llegar a casa y que haya algo rico en la nevera o en la sartén (¡A VECES INCLUSO EN EL PLATO!), de hecho diría que nunca he comido tan bien como cuando empezamos a salir (¡cuando me quería me hacía lasañas de verduras!). 

A mí me encanta. A mi madre no tanto.

La pobre vive en una ambivalencia constante en la que está entre lo mucho que le gusta la comida que cocina mi novia y lo poco que le gusta que cocine mejor que ella. Lo peor es que MI MADRE ODIA COCINAR. No le gusta y nunca le ha gustado. Las historias que cuenta la gente de guisos que hacen sus madres y tartas complicadísimas a mí me parecen ciencia-ficción.

No es que cocine mal, ojo, que a mí me encanta como cocina y me encanta aún más que me haga comidas especiales cuando voy a casa. (El atún encebollado de mi madre es de morir por Dios.) La cosa es que mi novia cocina DE TODO. Comida italiana, mexicana, americana, francesa, postres, batidos… Yo siempre le digo que siempre tiene la opción de poner un restaurante y ella cree que lo digo en broma, pero lo digo totalmente en serio.

 

Mi madre lo odia.
Hay que decir que ella hace un esfuerzo y siempre compra cosas para que mi novia cocine: “he comprado para que haga una quiche”, “me han regalado calabaza y he pensado que igual quiere hacer un risotto”. Lo disfruta como la que más, pero siempre hay ese momento en la mesa en que mi padre y mi hermano alaban la comida de mi novia y mi madre se pone un poco celosona: “a mí nunca me decís esas cosas”, “así que a ella le decís lo buenísimo que está todo y a mí siempre a sacarme defectos”.

Digamos que hay un poco de conflicto familiar cuando es mi novia la que cocina. En vez de “mi madre cocina mejor que la tuya” en mi familia se monta el drama de “mi novia cocina mejor que mi madre”. Y a mi madre eso le revienta. (Y yo odio que a mi madre le reviente porque eso supone que me toca aguantarla.)

Reconozco que a veces veía este programa por esto. Me gustan las mujeres con carácter.

Así que podríamos decir que en el fondo odio que mi novia cocine mejor que mi madre.
(Aunque únicamente cuando estamos en casa de mis padres, cuando estamos en casa me parece lo mejor que me ha pasado en la vida.)

Últimos artículos

#Laulia, hijas, poneos las pilas

No sé si nos habíamos visto en alguna igual, pero las bolleritas tenemos no...

Algunos tips para iniciarte en el BDSM con tu pareja

Así que, después de mucho hablar con tu chica, o bien porque las dos...

Libros lésbicos para leer en la piscina

El verano no es que haya llegado, es que se nos está pasando rapidísimo....

Despierta tus sentidos con Kushi de Iroha+

Siempre digo que las primeras veces tienen algo de especial. La curiosidad, la emoción...

Ni SuperPop, ni Bravo: llega BolloPop para ti, joven bollera

Durante muchos, muchos años, las adolescentes se dividían entre las que leían la SuperPop,...

Disfruta del placer en público con Jive 2

En los inicios de mi andadura en la juguetería erótica, We Vibe era la...

La actriz Louisa Jacobson sale del armario y presenta a su novia

Si has seguido la serie La edad dorada, te sonará su cara, y si...

Algunas películas sáficas que se estrenarán en 2024

Películas lésbicas, películas sáficas... llámalas como quieras, pero el caso es que son historias...

Apoyo constante de TENGA a la comunidad LGBTQ

Como parte del apoyo constante de TENGA a la comunidad LGTBIQ+, la marca japonesa...

¿Y si estudio el Grado Medio de Técnico en Farmacia y Parafarmacia?

Se acerca el final de junio y, bien estás terminando 4º ESO o bien...

Cara Delevingne celebra su segundo aniversario junto a su novia, Minke

Good old times cuando Cara Delevingne nos daba salseíllos día sí, día también. Estaba...

‘La casa de las magnolias’, colocar las piezas en su sitio

La casa de las magnolias es la historia de Amelia, una joven descarada y...

Dot Travel, una escapada al centro de tu placer

En varias ocasiones te he hablado del gran viaje que tuve la suerte de...

‘Anatomía de Grey’ nos sigue dando la vida (y nos la sigue quitando)

Dice el tango que veinte años no son nada, pero en veinte temporadas a...

Pese a quien pese, la historia de ‘Sueños de Libertad’ es coherente

Hace unos días os contaba como lo que me estaba robando la vida, en...

Más como este

Lo que le ha pasado a Jojo Siwa nos ha pasado a (casi) todas

Hace muchos años, cuando acababa de salir del armario, recuerdo perfectamente cómo una chica...

Los adolescentes han avanzado mucho, pero lesbiana sigue siendo un insulto

Muy a mi pesar, no puedo dedicarme todo el rato a ser una lesbiana...

‘Wonder Woman 1984’ y el misterio de la bisexualidad de Diana

O "por qué no podemos tener cosas bonitas" Ayer llegaba a mis manos una noticia...

‘Benedetta’: no solo es mala, también es aburrida

Tenía muchas ganas de ver Benedetta. Muchas. A lo mejor no tantas como Las...

La literatura lésbica romántica nos salvará

Aún recuerdo la primera vez que leí un libro lésbico (o sáfico, o como...

La croqueta libre: ‘Y ahora que ya no estás’

Podéis enviar los textos que queráis (preferiblemente que no incluyan ninguna imagen) a la dirección...