U216836

Desde que Sandra Barneda se pronunciara hace dos días sobre homosexualidad, armarios, lucha, etc., ríos de tinta han corrido sobre ella. Y lo más sorprendente es que la mayoría ahondan en que realmente no ha pronunciado la palabra lesbiana, ni se ha identificado como tal. Mucho he leído sobre cómo esto nos hace un flaco favor al colectivo LGBT, sobre la cobardía de no definirte en público y sobre, y este es un aspecto que me interesa mucho, si la sexualidad es pública o privada. Como casi siempre, tengo mil interrogantes y mucho, mucho que reflexionar, porque no estoy de acuerdo con todo el discuso, pero si entiendo su postura.

Sandra trabaja de cara a la galería. Conduce varios programas en televisión, y ha escrito algún libro. Es bastante conocida. Pero, ¿nos da derecho eso a exigirle, como se le está exigiendo, que se convierta en cara visible del movimiento LGBT? ¿Hay una obligación de tener que rendir cuentas sobre tu sexualidad solamente porque sales en la tele? Y es más, ¿que no haya dicho textualmente ‘Soy lesbiana’ invalida todo? Le estamos pidiendo más y más a un gesto que deberíamos estar celebrando por algo fundamental: Es de las primeras que se ha atrevido a decir algo así. ¿Cuantas veces ha sucedido esto en la televisión española? Lejos de aplaudirlo, por más que podamos pensar que se ha quedado corta, la opinión general es de rechazo. No doy crédito.

Hace un tiempo mantuve una mini conversación por Twitter con @Bollosapiens (¡Hola!) en la que yo me quejaba de que Elena Anaya no hubiese hecho precisamente esto, salir del armario en público, y solamente hubiera pronunciado un tímido ‘A mi amor’ al ir a recoger el premio Goya. Me decía Bollo Sapiens, con todo el tino del mundo, que por qué tenía que dar explicaciones verbales de algo que todo el mundo sabía, y que ella no se molestaba en esconder, refiriéndose a las más que famosas fotos en la playa con su novia. Y que no podíamos subestimar las mochilas ajenas: salir del armario es difícil, seas famosa o no. Al final cambié mi punto de vista sobre el asunto. Y este caso es exactamente lo mismo. Sandra no ha dicho que es lesbiana, pero ha reconocido que su pareja, en el momento en que salió la noticia en El Mundo, era una mujer.

sandra barneda lesbiana

Siempre nos quejamos de que ser homosexual implica salir del armario chopocientas veces, pero luego no dudamos en exigir a las figuras públicas que salgan del armario cuantas veces sean necesarias hasta que lo hacen como a nosotras nos gusta. ¿Hay alguien a quien no le haya quedado claro ya, desde hace tiempo, que Sandra no es heterosexual? ¿Qué necesidad hay de ponerle el cartel de lesbiana en la frente, cuando además, ni siquiera sabemos si esto es así? Habla en su discurso de que está harta de las etiquetas, y razón no le falta. Más allá del mundo maravilloso en que todos nos amaremos como hermanos y no hará falta salir del armario, existe una necesidad de etiquetar. Pero el problema viene cuando esos tags te los ponen los demás. Yo no se si Sandra es lesbiana, bisexual, pansexual, heterocuriosa o vete a saber qué. No me importa. Lo que me importa es que no tiene ningún problema en decir que su pareja, con la que comparte su vida en ese momento, es otra mujer. Es más, es que ni siquiera me interesa quién sea la otra.

Creo que perdemos el punto de vista cuando nos centramos en otra cosa. Se habla de que ha traicionado a los que lucharon antes que ella, por más que yo no vea dicha traición. Se comenta que tiene que servir de ejemplo a aquellos que no se atreven a verbalizar su sexualidad, como si fuese algo que ella no tuviese que escoger. Se esgrime que puede permitirse el lujo de no decirlo en voz alta porque en España no la van a apedrear (juro que esto lo he leído, y me ha dado vergüenza ajena). Pero nos olvidamos de que, por más que seamos miembros del infinito colectivo LGBT, cada uno es diferente, cada uno tiene la libertad de ser como quiera ser. Y esto es, precisamente, lo que se le está negando a ella, bajo el pretexto de que al ser famosa tiene la obligación de convertirse en bandera de la lucha LGBT.

sandra-barneda

Creo, también, que en España estamos tan necesitadas de abanderadas que a veces perdemos de vista que no muchas figuras públicas han dado el paso que Sandra Barneda ha dado en Hablé con ellas. Ella, como celebridad, se ha atrevido a abrir su armario de una manera velada, sí, pero lo ha abierto. Otras muchas siguen en la oscuridad, aunque todas las conocemos, con nombre y apellidos. Viven en armarios de cristal. Aunque solo sea por eso, considero que el paso de Barneda es válido, un comienzo, que es mucho más de lo que hemos tenido hasta ahora.

Cada una que sea como quiera. No podemos pretender que todas seamos igual de valientes, de decididas. Que todas vivamos igual nuestra sexualidad, nuestras relaciones afectivas. A lo más que podemos aspirar es a que cada una sea tan libre como quiera ser. Y a lo mejor, ¿quién sabe?, el día de mañana Sandra o cualquier otra decide ser una abanderada de la causa LGBT. Pero entonces lo habrá hecho porque ella quiere. Sin presiones. Libre, como lo somos todas nosotras, como pedimos a todos los demás que nos dejen ser.

 

53 Comentarios

  1. Allá que voy por menciones (hola!)

    Me parece que el caso de Elena y Sandra son bastante diferentes.

    Elena va a recoger un premio y da gracias a «su amor». Es verdad que podía haber sido más explícita, pero sigo creyendo que cada uno tiene que salir del armario cuando crea. Las famosas tienen la oportunidad de darle un significado multiplicador a su salida del armario (visibilidad, igualdad, normalidad) y por eso, es especialmente importante que lo hagan. No obstante, a pesar de no haberlo dicho entonces, Elena vive una vida normal y visibiliza a la que entonces era su novia.

    Sandra sin embargo se pega un discurso moralizador sobre la igualdad y la aceptación pero no tiene los ovarios de hacerlo bien, y para justificar su pedazo de armario, nos dice que la orientación sexual es algo privado (a pesar de que en su problema hagan escaparate de las orientaciones sexuales de toda famosa de cuyos lios hablan) y que está harta de que los lobbies gays la presionen para ponerse etiquetas. Cómo?????!!!!! No voy a explicar lo que me parecen estas aseveraciones, porque ya lo han dicho múltiples artículos y posts estos días, pero lo que si digo es que mientras Elena no ayudó a nadie no diciendo que le entregaba el premio a su noviA, Sandra compuso una oda al individualismo y le mostró a toda España que se avergüenza de lo que es. Es libre de cargar con su armario y esconderse (se podía haber callado!), pero no de justificar los argumentos de todos los que nos dicen que «somos libres de ser homosexuales pero no que no hagamos ostentación», que «ellos no celebran el orgullo heterosexual», etc. Lo que hago en la cama, es privado, que me gustan las mujeres, PÚBLICO, lo mismo que lo es para mis 6 compañerxs de trabajo que me han hablado esta mañana en el desayuno de sus hijos y parejas.

    Cuando tuvimos aquella conversación que mencionas en el post te conté que mi madre había visto a una bollera pública por primera vez con las fotos de Elena Anaya en la playa. Eso, había sido increible. Hace unos meses me dijo que se negaba a decirle a sus amigas que yo era lesbiana porque eso era algo «privado» de lo que nadie tenia porque enterarse, vamos, que se avergonzaba su hija. Muy mal Sandra, muy mal.

  2. ¡Hola!

    Uhm, respecto a que cada una tiene que salir del armario cuando lo crea conveniente: Pues claro. Pero cabe recordar el outing brutalísimo que le hicieron a Sandra, quien sin embargo luego habló de su novia como la cosa más normal del mundo. De todos modos, yo veo bastantes semejanzas entre una cosa y otra. A todo esto, dices que no ha tenido los ovarios de hacerlo bien… pero es que realmente no se si ha querido ser tan sutil que no ha sabido hacerlo de otra manera.

    Como digo por ahí, no es que sea super fan del discurso que presenta. Está muy equivocada respecto a lo publico y privado. El comentario de los lobbys… pues bueno, mejorable. Pero lo que si creo firmemente es que esto contribuye más a la visibilización que no hacerlo. E insisto, que yo no creo que esté en el armario para nada. «Y también me siento muy orgullosa de quien está a mi lado, sea un hombre o una mujer.» Es bastante definitivo, creo.

    No pienso que esté haciendo apología de los armarios, para nada. Solamente creo que pide respeto, que no es poco. A ella… no se lo están teniendo, en muchos casos.

    Un besazo.

  3. no creo q te tiren piedras 😉

    y si te las tiran, soy de las q estare a tu lado devolviendolas 😉

    hay un par de cositas q me sobraron en el speech, pero en general a mi me gusto y estoy de acuerdo con mucho de lo q dice

    besitos

  4. A ver, estaban hablando de la naturalidad de Miss España con sus fotos con su churri, y tenía a su lado a Nagore y Sofía hablando de lo que supuso para muchas chicas su salida del armario y la importancia de la visibilidad en los personajes públicos. En contexto, podía haberse callado y seguir en su papel de periodista neutral, pero lo que dijo me sonó más a una justificación de su postura (la no visibilidad) usando una serie de tópicos que oimos todos los días en boca de heterosexuales pseudoliberales pero, en realidad, homófobos.

    Cuando una persona homosexual se justifica o se averguenza de lo que es, manda el mensaje de que ella misma cree que lo que está haciendo es algo malo. Esto lo hemos aprendido todos los que hemos salido del armario miles de veces (al principio, nos salía fatal, porque sentiamos que teníamos que justificarnos, y con el tiempo y la autoaceptación, mucho mejor). Creo que Sandra mandó este mensaje. Y lo de los lobbies no es que fuera mejorable, es que fué deplorable.

    Personalmente me dió bastante pena, porque se la veía nerviosa, incómoda y avergonzada. Políticamente, me dió mucha rabia.

  5. Entiendo perfectamente tu rabia y frustración. Yo también me sentí un poco así con lo de Elena Anaya y después con el discurso de Sandra. En el caso de Elena porque no entendía que llevando una vida totalmente normal con su chica no se atreviera a pronunciar la palabra novia o pareja. De hecho creo que de decirlo con naturalidad al darle el premio no hubiera sido tan comentado, siempre digo que la gente recibe las salidas de armario como tú se las cuentes, si haces un drama, será un drama, si lo sueltas sin más, se quedarán un segundo sorprendidos y pasarán a otra cosa. Hablo desde mi experiencia personal.
    Pero también creo que por muy personaje público que seas, actriz, presentadora, lo que sea, tiene que acojonar decir soy lesbiana en televisión. No estoy de acuerdo con el discurso de Sandra, pero siento empatía hacia ella, porque estaba muy nerviosa y creo que para ella fue muy difícil decir delante de toda España que qué más daba si le gustaban los hombres o las mujeres. Muchas hemos sentido ese miedo, esas palabras que se te quedan en la garganta, el acabar diciendo lo que no quieres porque se te atropellan. Por el miedo a que hablen de ti y no ser capaz de plantar cara porque no eres lo suficientemente fuerte. Damos por hecho que por ser una persona pública Sandra no tiene miedo y creo que estaba cagada y que para ella debió ser un paso enorme decir lo que dijo. Y creo que no deberíamos menospreciarla. Muchas hemos vivido ese momento de acojone de Sandra al decirlo, casi con la lágrima en el ojo. Puede que sea adulta, puede que sea famosa y que sea feliz con una mujer. Pero cada uno tenemos nuestro ritmo. Y sinceramente Sandra se merece mi respeto. Porque sé perfectamente lo que estaba sintiendo cuando habló. Yo también pasé por ese momento y no es fácil. A muchas nos quisiera haber visto allí, saliendo públicamente por primera vez a ver cómo reaccionábamos y qué decíamos. No ha salido de la forma que nosotros queremos. Pero yo no salí de la forma que los demás querían salí a la mía, a mi ritmo. Creo que deberíamos hacer memoria antes de lincharla. Y repito que entiendo tu punto de vista. Aunque no lo comparta, entiendo tu frustración. Tenía una oportunidad única de ser cabeza del movimiento, de ser nuestra Ellen DeGeneres Pero ¡ay amiga! si ella no quiere quiénes somos nosotras para obligarla.

  6. Hubiese quedado rarísimo si en ese momento no hubiese dicho nada, y le hubieran llovido piedras igual. ¿Menos? Seguro. Así que supongo que hizo o bien lo mejor que lo supo hacer, o bien lo que le dijeron que opinara. A ver, es telecinco… nos podemos esperar cualquier cosa. De todos modos, entiendo que esté incómoda hablando de su vida privada: ni es la primera ni será la última.

    Sinceramente, creo que se vio en un compromiso… y la cagó. E insisto: ya es más de lo que han hecho muchísimas. Hace más por la visibilidad esto que callarse.

  7. Coincido totalmente con lo que dices. Pero si os fijáis, los posts a favor de Sandra les dan un enfoque como personaje mediático, en cambio los que estan en contra son enfocados a la vida cuotidiana, del día a día. Aquí creo que es donde el discurso de Sandra peca de confuso.
    Antes os cometaba en Twitter, que no entendía a que se refería en «vivir tu sexualidad en privado». Quiere decir en lo que me gusta en la cama? BDSM y fetiches? O quiere decir que la gente con la que trabajo, vecinos, conocidos, familiares lejanos, etc. no les tiene que importar con quien comparto mi vida? O quiere decir que a los espectadores de Telecinco y a España entera no les tiene que importar con quien se acuesta o si esta casada, divorciada o viuda? Son aspectos muy diferentes y que no tiene que haber la misma respuesta en estas preguntas, por supuesto.
    Lo jodído de la situación de Sandra, es el outing que le hicieron a El Mundo sin que ella diera permiso y, claro está, en contra de su propia voluntad, ya que imagino que no tenía ninguna intención de hacerlo público y puede que no estuviera preparada para ello. En este caso que haces? Tirar pelotas fuera o admitirlo y zanjar el tema? Es que parece que ella esta entre estas dos opciones.
    Lo de los lobbies…pues la entiendo. Si no quiere decir a los cuatro vientos que es lesbiana o bisexual, ni quiere ser activista del colectivo LGTB, es muy respetable, pero si en una entrevista sobre tu libro te preguntan «es autobiografico?», no hace falta ni que te ofendas ni que des mil vueltas filosóficas vacías pq queda raro (pasó el día de Sant Jordi en TV3).

  8. Buffffffff…. que complicado todo.

    Yo siempre he defendido que cada cual es libre de hacer con su armario lo que le dé la gana, y no me parece ni medio normal exigir a nadie que grite a los cuatro vientos su sexualidad; aunque a mí me encantaría que todas estas mozas saliesen del armario por la puerta grande, con confeti y fuegos artificiales, no soy quien (creo que nadie está en esa privilegiada posición, a decir verdad) para exigir nada a nadie en ese ámbito, ni mucho menos reprocharle a nadie que no abandone su armario si no quiere (o si no tiene armario del que salir, que también puede ser)

    Lo que pasa es que, aunque no lo comparto, entiendo porqué a cierto sector se le va un poco la pinza en cuanto se medio adivina una banderita arco iris bajo la falda de alguna cara conocida. Estamos tan necesitadas de referentes válidos y positivos, que es muy fácil perder el norte y las buenas maneras.

    Lo que me cuesta más defender es el discurso de sandra Barneda. Entiendo la presiones, entiendo que a la pobre la sacaron del armario en plan antidisturbios, entiendo que quiera que respeten su intimidad, pero para lo que dijo (estoy con Bollo Sapiens, suena a me avergüenzo de lo que soy, y me avergüenzo de mi pareja a la que escondo tras el telón de «da igual si es hombre o mujer») mejor que no hubiese dicho nada, porque, como se dice en mi casa, ha hecho un pan como unas ostias. Y ya toda la paranoia de lo público, lo privado y los lobbys me ha dejado los pelos que no me los aliso ni con 5 kilos de gomina.

  9. Tu sexualidad, lo que haces en la cama, es algo privado, pero la orientación debería poder ser pública, como de hecho lo es para todo el que tiene la mayoritaria: la heterosexual.

    Ser mujer, periodista, persona… todo eso también son etiquetas. Lo que pasa es que algunas le dan vergüenza y otras, no.

  10. Pues estoy completamente de acuerdo con lo que has escrito, marca, y es que al final lo primero que tiene que prevalecer es el respeto a los demás, y a que hagan lo que consideren oportuno cuando consideren que es el momento adecuado y de la forma que crean. Yo creo que quedó claro lo que quería decir, y que haberlo subrayado de una manera más «explicita» tampoco aportaba mucho más.
    Ah, y felicidades atrasadas por el cumple

  11. Estoy bastante de acuerdo con Marca. Con todos mis respetos a opiniones varias, estoy cansada de las actitudes que denotan una actitud como de lesbianismo puro, enjuiciando a todo bicho que no da la talla de un estándar prefabricado por el discurso politicamente correcto de la academia «operación salida del armario».

  12. Es que cuando ella dice eso, yo no interpreté que se refería a asuntos de cama, sino más bien a que la gente de tu entorno le tendría que importar poco o nada con quien compartes tu vida…y eso es un discurso peligroso y muy rancio, aquí viene el tema de la visibilidad «del día a día» por decirlo de alguna manera. No te puedes comportar como un robot. Lo entendí así por lo que dijo luego de la etiquetas, prejuizos y miradas silenciosas. Miradas silenciosas…es que hasta me parece paranoico.

  13. yo voy a ser clara y concisa en este tema. Si la gente no va pregonando por ahi «SOY HETERO BITCHES!» por qué tenemos que hacerlo la comunidad lgtb con un respectivo «SOY LESBIANA BITCHES!» (etc etc)??? Creo que se tiene aun demasiado mitificado el hecho de pregonarlo a los cuatro vientos cuando por lo que se tendria que luchar es por tomarselo de la forma mas normal del mundo sin etiquetas ni manifestaciones a grito pelao….. No se, si la tia vive con su chica, la ama pero no va diciendo por ahi «soy super bollo tiaaaaa» es porque no lo necesita, ya se ve, ¿por qué gritarlo a los cuatro vientos? acaso el vecino pregona que es hetero¿?….parad ya… hay muchas formas de salir del armario y una de ellas es precisamente tomarlo como algo que esta ahí sin más. Es sano, equilibrado y te dejas de historias….

  14. He vuelto a ver el discurso de Sandra y a mi me ha parecido otra vez un discurso muy aceptable. Dejando a un lado el tema lobbys y miradas silenciosas (me da un poco de mal rollo esto, en plan: en ocasiones veo muertos…)
    Su discurso me parece bien pero porque lo escucho sin pensar en si ella es lesbiana, bisexual, hetero… La escucho como persona enviando un mensaje de respeto y tolerancia por encima de todo.

    Hablando de su caso, a mi es que sacar a la gente del armario a patadas me parece de locos. Todos tenemos nuestros procesos. Claro que al ser una figura publica haría un gran favor a la visibilidad que dijera: Ei! Soy lesbiana/bisexual, pero debería ser ella la que decida si quiere asumir ese papel o no…
    Esto es un poco como cuando vives en un pueblo pequeño, por muy aceptado que lo tengas, por muy orgullosa que estés de lo que eres y de con quien estas, es complicado…
    Y una cosa es esconderse y otra muy diferente es no dar explicaciones. Yo no voy por la vida con la palabra lesbiana/bisexual por delante, no me gusta dar explicaciones al mundo sobre mi vida, ni cuando he estado con un chico. Es mi vida y de nadie más, así que me parece absurdo tener que ir por el mundo en plan: ei, me llamo fulanita y estoy con una chica, o con un chico, da igual. Pero a la vez que no doy explicaciones a nadie tampoco me oculto para nada, hago mi vida naturalmente y si alguien me pregunta (con educación) no tengo ningún problema en decir que tengo novia, novio, mono o dinosaurio…

    Tan importante es el hecho de que diga que es lesbiana? LESBIANA, así en mayúsculas… Me parece un poco absurdo. Esta orgullosa de ser quien es, Sandra, con su carácter, su sexualidad, sus manías y sus virtudes. Y esta orgullosa de la persona que tiene al lado, sea hombre o mujer. No es suficiente eso? Para mi si que lo es, y para mi ha sido una persona valiente. No creo que sea vergüenza lo que siente, creo que necesitaba liberarse, no callarse, pero que esta en una situación que tiene que dar mucho respeto y que ha hecho lo que ha podido.

  15. Me he dejado comentar otra cosa:

    Os dais cuenta que la chica ha salido del armario ( a su manera) y se esta llevando ostias por todos lados? Así pretendemos que otros personajes públicos expresen naturalmente su sexualidad? Si cada vez que alguien lo hace, sea como sea, parece que nunca esta bien… Tendríamos que estar apoyando el hecho y no tirandole mierda porque no lo ha hecho exactamente como queríamos… Ha salido del armario, ya esta, asi de simple! Olé por ella por hacerlo!
    Salió Riky Martin del armario y en lugar de estar contentos porque por fin se había liberado, se dedicaron a quejarse de que debería haberlo hecho mucho antes. No nos pareció bien que Elena Anaya lo hiciera porque no dijo la palabra que queríamos escuchar, etc etc etc…
    Es un poco de locos…

  16. Se ve que esta tipa es muy conocida en España. Acá una lectora argentina un poco conmovida por como la han atacado a esta mujer.
    Todo lo que conozco de ella es el video que han publicado acá en HULEMS hace unos días de lo que ella dijo en «hable con ella» (era ese el título?).

    Y sinceramente no me pareció mal. Entiendo que haya gente que necesite desesperadamente de la etiqueta. Incluso cuando era adolescente me puse muchas etiquetas para procurar definirme. Con el correr de los años me di cuenta de que eso no me funcionaba, y si bien había tenido la etiqueta de lesbiana desde los 15 hasta casi los 20 años y la de bisexual hasta casi mis 25. Hoy pisando los 30 elegí despojarme de etiquetas. Estoy feliz en pareja con una mujer desde hace 7 años y he aprendido a ver que es completamente intrascendente que ella sea mujer, podría ser un extraterrestre y sería todo lo mismo.
    Personalmente me despojé de etiquetas porque así lo sentí. Entiendo, sin embargo, que existan quienes ven en el ponerse la etiqueta un acto de valentía, yo misma lo viví así! No todos lo vivimos de la misma manera, no existen formas incorrectas o correctas de salir del armario.
    Y no sé cómo pensará realmente ésta periodista, ni por qué dijo lo que dijo o en qué contexto (lo dicho, la información es bastante parcial cuando estás a un océano de distancia), pero entendí y me vi y vi otras personas reflejadas en la ausencia de etiqueta. Parece que es complicado eso de aceptar una postura u opinión que no esté acorde a la mayoría, y lo loco es que de eso se quejan también los que llevan con orgullo la etiqueta.

  17. Como ya he dicho en el post de mi Facebook, creo que el problema está en que, cuando una no dice a los demás que es lesbiana, no está ejerciendo su libertad a no decirlo, sino que no lo dice precisamente por falta de libertad: por miedo al rechazo o las reacciones ajenas hostiles.
    Y cuando hablo de la falta de libertad para decir que eres lesbiana, no me refiero a decirlo así, con todas las letras. Eso no le interesa a nadie, claro. Me refiero a algo como decir: «Estoy hecha polvo,no he dormido nada porque anoche me tocó acompañar a MI NOVIA a un concierto; lo que hay que hacer por amor». Estoy segura de que muchas de nosotras (al menos, yo sí) nos hemos tragado comentarios como este para evitar el conflicto, las preguntas ajenas, la chopocentena salida del armario, la discriminación en tu entorno laboral.
    Por eso, alabo a Sandra Barneda por haberse sabido desenvolver en un entorno laboral ya muy complicado de por sí para una mujer sin que eso haya obstaculizado su relación de pareja. Pero, no nos engañemos, el hecho de no «ponernos etiquetas» no es (aún) un síntoma de normalidad, sino del miedo o de la incomomidad o de la silenciación o como queráis llamarlo.

  18. totalmente de acuerdo con tu comentario, soy la primera que odia las etiquetas y que cree que cada [email protected] es libre se salir o no salir del armario, pero algo que no soporto es cuando nos dicen que debemos de ocultarnos, ¿de que? ¿de la heteronormatividad? ¿por que no puede decir que me gustan las mujeres con naturalidad? ¿por que no puedo etiquetarme como quiera? ¿por que sandra evita la palabra lesbiana, bisexual o cualquier otra que nos indique su orientación sexual? es que parece que tiene vergüenza de ser si misma, vergüenza de lo que es, vergüenza de simplemente, no ser heterosexual.

    no voy a entrar de por que no sale de su armario, pero en un mundo donde países como rusia hacen leyes que criminalizan cualquier activismo LGBT con total impunidad, donde mucha gente todavía nos llaman [email protected], donde y donde incluso se puede matar a alguien por no ser heterosexual y recibir el apoyo de tu sociedad, pues quizás tendríamos que tener personas valientes que no tengan miedo a decir que no son heterosexuales, que no cumplen el «estándar» que nuestra sociedad impone, todos los logros que hemos hecho los LGBT han sido por ser visibles y no ocultarnos, precisamente los homofobos y gente de esa calaña prefiere que seamos invisibles para que no «contaminemos» a sus niñ@s, y que que puedan insultarnos o incluso quitarnos derechos sin problemas.

    supongo que sandra de joven debe de haberlo pasado mal por su orientación sexual, simplemente por que le gustasen las mujeres (no entro si es lesbiana por que no sabemos su sentimientos hacia los hombres), pero si de verdad le importa todas las personas que están sufriendo por no ser heterosexuales y/o cissexuales deberían de salir del armario para apoyarlos y demostrar que no están solos, este país necesita urgentemente referentes lesbicos y bisexuales.

  19. Esto es lo que ha escrito sandra en su twitter:

    Sandra Barneda;@SandraBarnedaa

    «»@AbelArana: Querida @SandraBarnedaa esto tenía que contartelo… https://www.facebook.com/AbelAranaMedia/posts/673277702742050; Gracias Abel…por decir lo mismo que pienso yo!»»

    Pues más claro agua, Sandra piensa lo que Abel Arana ha escrito en su facebook.
    No darle más vuelta al discurso que ha sido una salida de armario y punto. No existe una mejor manera ni peor salida de armario. Ha hecho lo que ha podido y sentido. Que no tenemos ningún discurso patrio, os recuerdo. Es el primero y es para darle un aplauso.

  20. Qué pesadez con el tema, luego nos quejamos de que no sale ni el tato del armario, pues como para salir!, si luego lo hagas como lo hagas alguien te va a poner a parir. Al final con estas cosas hacemos los armarios con doble fondo. Que la chica ha salido, pues muy bien, que no? pues nada, ella se lo pierde por no disfrutar de la libertad de sentirse bien con una misma. Que se llama lesbiana? cojonudo, que dice que le gusta la gente y no el género de esta?, pues cojonudo también, que pasa de etiquetas?, pues tardará más el día que tenga que explicar las cosas a quien le importen. Es que somos ahora aqui dioses para juzgar las decisiones de cada uno, sabrán ellos lo que tienen en su casa. Hay gente más y menos valiente, gente con más y menos necesidad de gritar sus cositas,…. Yo tampoco entiendo que exista gente que haga que ser homosexual sea superdivertido, una moda moderna, algo que utilizar para presentar determinado tipo de programas o dedicarse a criticar la forma de vestir de otros. Tampoco veo bien que el estar orgulloso de ser gay o lesbiana se tenga que demostrar en pelotas dando gritos un día al año por la calle. Pero se hace y lo respeto. Deberíamos respetar la manera de hacer las cosas, mientras no sean ofensivas, de cada persona. La visibilidad para mi es hacer una vida normal y llegar al punto de no tener que decir «hola, me llamo Pepita y soy lesbiana». Yo voy con mi chica a todos los sitios, no pregono que somos lesbianas, pero todo el mundo lo da por hecho porque es obvio. Yo también tengo que ponerme en la plaza del pueblo a dar discursos? Para mi la visibilidad es que esta chica, si tiene que recoger un premio etc… y todo el mundo va con su pareja, ella haga exactamente lo mismo que el resto sin esconderse, o que hable de su pareja con toda la naturalidad del mundo, no creo que sea necesario soltar toda la letanía a estas alturas, somos ya mayorcitos y suficientemente inteligentes. Y quien piense que la palabra debe ser «lesbiana» pues muy bien, para mi no tiene importancia la palabra, a mi me gusta bollo, soy menos lesbiana? Que me vayan quitando puntos jajajajaj

  21. Estoy de acuerdo 100%. Parece que si no llevas el arcoiris, te manifiestas medio en pelotas una vez al año y vas pregonando que eres lesbiana, te quitan puntos del carné gay. Cuando los pierdes todos no te dejan entrar en bares de ambiente o algo así? …

  22. Tampoco creo que sea cuestión de desvirtuar el día del Orgullo Gay, que considero MUY necesario. Una vez más, lo que quiero decir es que no es lo mismo ser lesbiana que erigirse como cabeza visible del movimiento. Son cosas diferentes, y creo que ahí estriba el punto del debate.

    Saluditos a todas.

  23. Yo no he querido desvirtuar el orgullo gay, solo no soy partidaria de hacerlo en pelotas, no encuentro la necesidad, pero quien lo haga, pues sin problemas, lo respeto pese a que yo no lo haría. Quiza me expresase mal, a mi el orgullo me parece genial, es la forma de algunos. Pero repito que para eso está el respeto a las formas de expresión de cada uno.

  24. Como dicen en mi país que cada quien haga con su c…..ola lo que le plazca! Nos quejamos de la intolerancia pero nosotros lo hacemos toooodos los días, que si no quiere salir del armario….. Es cobarde! Que sí salió pero no nos agrado…. Mal! Que si la mujer que nos gusta es bi….. Nos va a engañar! Que si se viste buth…. En qué clasificación entra?! Qué sí parece modeló de aparador? …Vieja presumida! Y luego se quejan de porque nos matan en la series jajajaja ( perdón por el humor ácido)etc, etc. Podría seguir y seguir pero creo que mi idea fue esa. Vivan y dejen vivir, expresen lo que sientan pero sin ofender a las demás personas, recuerdan el karma lo que das es lo que te regresa la vida. Saludos. Ahhh y por último que saben de mi novia Cara? Ya volvió con MIchelle?

  25. Me ha encantado vuestra reflexión, yo no podría haberla expresado mejor. Ante todo está en su derecho de decir o no decir lo que le parezca, con etiqueta o sin ella. Independientemente creo que es un hito importante, y consigo no acarrea nada negativo. Su discurso me resultó sincero, íntegro y desde el respeto. ¿Acaso Jasús Vázquez ha salido diciendo en un programa «Soy gay»?

  26. Hace un discurso en pro del respeto, la igualdad y no ser ni más ni menos que nadie y hostias como panes, quizás yo hubiera evitado cierto charco como el de los lobbies pero, pura especulación, igual estaba hasta las narices de que le inundasen twitter de comentarios tipo»hablan de x y como si no fuera con ella» y similares. La próxima se lo pensará varias veces antes de hacer o decir nada, no sea que a la elite no le guste el cómo o el qué.
    Ahora, hize la frikeza de vooverme a ver el video observando a sus compañeras y puedo asegurar no ver pizca de sorpresa , así que entiendo que lo sabían e incluso que ciertas veces le han incluso echado algun cable para que no dani jese nada si no quería.
    Estaba nerviosa, gestculaba, pues claro, estaría nerviosa y cuando habla de sentimientos le debe pasar eso, a mi tmb me pasa aunque sea a un padre, hermano o amigo, y no lo hago en tv. Asi que imaginemoslo…

  27. Y yo me pregunto, si ella no cree en las etiquetas, por qué tiene que declararse lesbiana? Si es algo en lo que ella no cree quiénes somos nosotros para decirle lo que es y lo que no?

  28. Un discurso basado en el respeto y la tolerancia, donde una chica visiblemente nerviosa intenta explicar sus sentimientos, a miles de personas que la están viendo, previo aviso antes de empezarlo «me cuesta mucho hablar de este tema», termina por ser blanco de todo tipo de comentarios, la mayoría no precisamente amables, por no pronunciar una palabra. Me parece de verdad que en España lo que nos mueve es la critica por la crítica, si no hubiese dicho nada, le hubiesen caído por callarse y al haber hablado, le han terminado cayendo igual.
    No creo que exista una formula standard para salir del armario, cada persona lo hace lo mejor que puede, intentando buscar las mejores palabras que reflejen lo que siente.
    No conocemos la situación personal de Sandra, su entorno cercano o sus sentimientos, solo conocemos su lado público motivado por el trabajo que desempeña en los medios de comunicación, considerando esto creo bastante injusto pedirle a alguien que se ponga una etiqueta solo porque sea una persona conocida, me parece totalmente insensible y oportunista.
    No seamos hipócritas, en España todavía queda mucho por andar para poder tener una igualdad real y no solo a nivel jurídico o legal, la sociedad aun sigue «penalizando», mal que nos pese, ciertas cosas.
    La visibilidad no es sencilla para todo el mundo (por su trabajo, por el circulo en el que se mueve… por mil motivos) por tanto la visibilidad es una decisión personal y no se puede cargar tintas contra alguien que a su manera ha salido del armario de la forma más adecuada que ha podido.
    A nivel personal, no me gustan las etiquetas, no las entiendo en ningún campo de la vida, por tanto no creo que nadie se tenga que poner una para definirse. En materia de lobbies, muchas veces me parece que hacen más daño que beneficio. Será que soy una persona discreta, pero al igual que dijo Sandra en su discurso, considero que mi orientación sexual no tiene porque ser pública, a nadie le interesa con quien me acuesto, solo a la persona que se acuesta conmigo. Cuando conozco a alguien y me presento no le digo a la otra persona «Hola soy… y soy lesbiana» no lo creo necesario, porque como he leído en algún comentario más, ademas de lesbiana soy un montón de cosas más.
    Claro que parece que si no vas promulgando a los cuatro vientos que eres lesbiana, con la bandera en los dientes y adorando los lobbies eres una hereje del mundo lesbico, una lesbiana de segunda que reniega y se avergüenza. Pues no es así, simplemente no todos tenemos la misma necesidad de ponernos un estandarte y sin embargo intentamos ser todo lo «felices» que podemos dentro de nuestra realidad, realidad que incluye el ser lesbiana.

  29. ¡Hola chicas!

    Tengo que decir que casi me caigo de espaldas cuando vi el video en indirecto en la página web de Telecinco, más sorprendida me quedé cuando lo escuché entero.Me ericé entera, me emocioné al ver a una persona hablar acerca de algo que está a la orden del día, me quedo con el mensaje que capté(cada uno/a capta las cosas de diferente modo). Con una elegancia,rabia contenida( a saber lo que habrá aguantado todos éstos años)…y esas miradas silenciosas (las cuales a mi modo de ver no me suenan a paranoia),hay personas que con la mirada hablan lo que sus palabras no dicen o terminan de decir, y ésta chica sabe lo que dice, sabe de lo que habla, y lo que dijo lo dijo con respeto, pero hablo de lo que siente, dejó claro que quieren que le respeten y pide respeto para todos/as. Sé que su mirada dejaba ver el trasfondo real de sus palabras,quiso decir mucho más.Por respeto no dijo más. Es injusto que se le enjuicie así.
    Yo no creo en las etiquetas, creo en las personas. El «etiquetismo» a mi modo de ver, es una mera herramienta de manipulación y control de sociedades, la cual otorga un «poder» inexistente a la personas que las conceden. Esto es un paso para el respeto y la igualdad, pero podemos conseguir más entre todas/os.

  30. Pues A LO MEJOR, tía, es porque ser HETERO es lo «normal» y todo el mundo supone que son (somos) HETERO y claro, pues no tienen que decirlo, sabes? Y porque por ser HETERO no te asesinan en más de 70 países (sí, aún). Y porque el derecho de adopción aún se cuestiona (a los hetero no), y porque aún algunos quieren derogar la ley de matrimonio entre personas del mismo sexo. Y porque aún hay mucho que luchar y porque resulta que todos derechos que tenemos los han luchado (e incluso muchos activistas se han dejado la vida) esos «lobbys» que algunos tanto odian, sabes?
    Me importa UNA MIERDA si Sandra Barneda sale o no del armario o si se etiqueta o no. A mí esa mujer no tiene por qué representarme en nada, pero lo que me toca los ovarios es que ataque al activismo y acuse a la LGTBIQ de «armarizarla» por presión de tener que ponerse «etiquetas». Para la señorita Barneda el armario y las etiquetas son lo mismo. Nuestro propio nombre es ya una etiqueta, todo son etiquetas. Los únicos que saltan siempre con la chorrada de las etiquetas son los que están muy cómodos en su armario y no les gusta que les etiqueten con palabras «feas» como «gay o lesbiana». Ser rubix, morenx, altx, bajo, mujer, hombre… son también etiquetas. Todo son etiquetas, las necesitamos para saber distinguir las cosas. Las enfermedades también son etiquetadas para saber qué tenemos y qué no. Vivimos en un mundo de etiquetas. Pero «causalmente» siempre somos los LGBTIQ los «no labels».

    Me hacen gracia muchos de los tuits que le llegan a Barneda. Uno concretamente dice esto (copio y pego):
    «detrás de las palabras una mirada que lo dijo todo, no me define ser heterosexual o ser gallega sí lo que siento» – Una mujer HETEROSEXUAL y gallega. Es gracioso que aplauda las no etiquetas de Sandra B. pero ella no tenga problema en aclarar que es hetero, verdad?

    Otro más:
    «os dais cuenta de que con 1 comentario ha prendido mecha. Hasta un heterosexual como yo lo ve». Anda! Otro «no labels» que nos deja claro que es HETEROSEXUAL mientras aplaude a Sandy…

    Más claro, agua. Cada uno que cargue con su armario como quiera, pero que no ataque a todo un colectivo por su cobardía.

  31. Lo de llamar «lobbies» a las asociaciones de gays y lesbianas es un rollo creado por los fascistoides que muchos habéis masticado con alegría y alboroto. No hace falta que te etiquetes, pero no ataque a quienes defienden tus derechos mientras tú te enamoras de «personas».
    Hasta el año 1990 la homosexualidad formaba parte del DSM como enfermedad mental. Que a algunos parece que se os olvida. Supongo que tenéis si acaso 20 años y habéis nacido ya con lo de que «ser gay no es nada malo». Pero en algunos países aún matan a gente por ello (más de 70). No hagamos la vista gorda. Las etiquetas y «los lobbies» siguen siendo necesarios.

  32. No. Los lobbies son grupos de presión. En principio el concepto no tiene ninguna connotación ni negativa ni positiva, no deja de ser gente que se asocia para un interés, en este caso la lucha por los derechos LGBT. Ni más, ni menos.

  33. ¿Estamos segurXs que no ha acabado dando el paso harta de leer continuos comentarios sobre si salía o no del armario aun siendo ya vox populi?
    Yo a eso hacer algo de presión sí lo llamaría.
    Por cierto, ahora todo son palos pero de las primeras que se movió po el tema del programa de rtve fué ella.

  34. Me hace mucha gracia lo de «defender mis derechos», esa frase hecha en la que se ampara todo para justificar ciertas acciones, peticiones o comportamientos. Yo me he enamorado de una persona si, esa persona es una mujer si e intento ser feliz con ella también.
    No tengo 20 años, tengo muy claro que ser lesbiana no es sencillo y también que hay muchos lugares donde es impensable salir a la calle con tu pareja porque como dices te matan. Pero eso no hace que tenga que defender a los «lobbies», asociaciones o grupos de gays y lesbianas. Puedo respetar su labor (y de hecho lo hago), pero no los voy a defender, porque no comparto sus formas y tampoco su manera de gestionar ciertas cosas, porque no me siento identificada con una mayoría de sus acciones y porque yo no les he pedido que defiendan nada por mi, por tanto respetar a estos grupos si, como respeto muchas otras cosas en la vida, pero nada más. Tampoco creo que los haya atacado, pero si creo que muchas veces ofrecen una imagen de los gays y las lesbianas que no es real ( es una opinión personal).

  35. A mí el discursito de la Barneda me parece una absoluta e insultante CHORRADA. Es otra manera de decir lo de siempre, «soy homosexual pero no tengo por qué decirlo porque esa es mi vida privada», es decir, seguir escudándose en esa vulgar excusa de la intimidad y la vida privada para no hacer público lo que sí hace falta que sea público para que sirva de referencia a muchos y muchas adolescentes, jóvenes o personas de todas las edades que quieren encontrar en los medios públicos homosexuales visibles que no se avergüencen de serlo para poder identificarse o vivir sus vidas sin tanto miedo, extrañeza ni rechazo. Sandra, bonita, sí que hay dos caminos, el de Jodie Foster o el de Ellen page, el del ampararse mezquinamente en el “yo no quiero usar etiquetas” o el de la visibilidad normalizadora, y tú no has elegido el más valiente, sino el primero, el del eufemismo facilón y la ocultación, cuando precisamente ha sido gracias a tantos hombres y mujeres que no dieron tantos rodeos y que se llamaron a sí mismos gays y lesbianas, sin eufemismos y sin medias tintas, que se haya conseguido que tú puedas dar tu discursito en la tele, vivir con tu pareja y pasear de la mano con ella.

  36. Recomiendo este artículo que explica muy bien las razones del enfado que provocó su discurso:

    http://www.ambienteg.com/television/lesbiana-la-palabra-prohibida

    “Lo más frustrante de las mujeres lesbianas es su empeño en agarrarse a lo que denominan “su vida privada”. En eso los hombres gays nos llevan no sólo años de ventaja sino toneladas de valor y coraje. Hay poca consecuencia y coherencia entre las pocas mujeres de las que se sabe que son lesbianas. Y habría que dejar una cosa clara y muy políticamente incorrecta: mi vida privada es lo que yo pueda hacer en la cama (u otros lugares) y con quién o quiénes. Hablar de mi pareja con naturalidad, del mismo modo que hacen los heterosexuales en todo momento y lugar no sólo no se puede denominar vida privada sino que es incluso una cuestión política (por la cuenta que nos trae). Hasta del más reservado de los heterosexuales se sabe quién es su pareja o siquiera si la tiene. La clave es la naturalidad y la relativización de las cosas. Dejar ya el victimismo y la ocultación y dar la cara de una puta vez sin hacer dramas de ello.

    Y no, nadie está obligado, pero por agradecimiento a quienes nos precedieron, por solidaridad con quienes sufren por ello y por celebración de las libertades que tenemos, sí, es conveniente hacerlo (conveniente que no obligatorio, ojo).

    Por todo ello, Sandra, no puedo emocionarme con tu discurso. No puedo levantarme y aplaudir. No puedo sentir más que pena porque en el fondo, muy en el fondo de tus palabras, lo que pides es que te dejen estar tranquila en tu armario (aunque solo sea de la vida pública), entre perchas y bolas de alcanfor. Por supuesto, tú sabrás los motivos. Solo tú sabes qué grado de aceptación tienes de tu homosexualidad, pero a mí la impresión que me queda es que en realidad te cuesta asumir por completo que eres eso que no dices con todas las letras.

    Espero que algún día termines de hablar claro. No porque nadie te obligue, sino porque te nazca de forma natural. Igual que espero que Elena Anaya dedique otro Goya, ya no a su amor, sino a su novia, a su esposa o similar. Simplemente espero que en algún momento seas una lesbiana visible y bien orgullosa de esa etiqueta que no has elegido. Como muchos lo somos. Y sí, basta ya de armarios. Pero de verdad de la buena. Desde el máximo respeto te lo digo.»

  37. malignidad, se me ocurren unas cuantas razones:

    1. Aún hoy día se presupone que la norma general es la hererosexualidad, por lo que es bueno que los no heterosexuales hagamos pública nuestra realidad, de tal forma que se vea que existimos y somos iguales al resto.

    2. Mientras siga habiendo discriminación por ser LGTB, hay que seguir luchando por la normalización. Y nuestro grano de arena mínimo es ser quienes somos con la cabeza bien alta y sin ocultación en ningún área de nuestra vida (familiar, amistades, laboral…). Y recuerdo que la homosexualidad formaba parte de la lista de enfermedades mentales HASTA 1990 (ayer mismo, vaya).

    3. Es gracias a todos los LGTB valientes del pasado y el presente que ahora podemos ser libres (al menos en España). Nuestro silencio, en última instancia, nos hace cómplices de los que quieren reprimirnos.

    4. Hay países donde ser lesbiana está penado con cárcel. Qué suerte que en España se pueda decir bien alto y aún así haya quien prefiera no hacerlo.

    5. Las chicas jóvenes y adolescentes lesbianas que se sienten confusas o no saben si lo que sienten es normal necesitan referentes normalizadores que todas las heterosexuales encuentran sin dificultad en el cine, los libros, las series, la televisión….

  38. Yo ayer leí el artículo de Javi en Ambiente G. Y me gustó, me gustó mucho, pero discrepo casi desde la base. A mi artículo de arriba me remito. Pero como decía un amigo (también de Ambiente G, por cierto), lo que mola en esta vida es tener puntos de vista diferentes y hablar, hablar entre nosotros, explicarnos y debatir. Así que con eso me quedo.

  39. Y al hilo de que los gays nos llevan años de ventaja, blabla, que es verdad, creo que no es por gays, sino por hombres. SIEMPRE dan el primer paso, en todo, siempre van por delante, pero es precisamente por su condición de hombres. ¡Pero si hay gente que aún piensa que las relaciones entre dos mujeres no son tan ‘verdad’ como entre dos hombres! Las mujeres no vamos por detrás porque queramos, claro que no, vamos por detrás porque aún queda mucho por hacer en lo relativo a igualdad. Y por más gays y lesbianas que seamos, somos hombres y mujeres, y los patrones se repiten. Tan sencillo como eso.

  40. Tienes toda la razón…si alguna había pensado decir algo creo que se lo pensará varias veces antes de hacerlo¡ Parece que el modo de salir del armario de las famosas es llevar las cosas con naturalidad, no importarles (en teoria) que saquen fotos con su pareja…pero obviar o desviar el tema ante cualquier pregunta ¡y eso también nos parece mal¡

  41. A ver, que parece que esto es «expon tu opinion y espera que te coman», libertad de expresion gente o no os acosdais que se supone que luchamos por eso?. Se que a algunas os cuesta entender pero para mi (y comprobado con algodon) la mejor manera de introducir algo «como normal» en la sociedad es tomarlo con la mayor naturalidad del mundo. Y aunque si estoy de acuerdo en que se hagan ciertas manifestaciones y protestas algunas cosas se consiguen con tiempo, no de la noche a la mañana. Os pondré un ejemplo. En madrid es de los pocos lugares donde puedes ir de la mano con tu chica o hacerle algun mimito sin que nadie nos grite «bolleras de mierda» en el 90% del espacio habitable. Sin embargo la gente sigue queriendo ir a Chueca y demas sitios porque se sienten como más seguros cuando todo aquello se ha convertido en un pedazo de gueto que lo unico que te inculca es que no quieras salir de ahi porque «fuera te pegan», y no solo eso, si no vas de hipster, o gritas «soy lesbiana!» te miran raro, como si fueras un enjendro extraño que no deberia estar ahí. Algo que segun ellos les pasa cuando salen de su burbuja. Eso es con lo que hay que acabar. Yo vivo en un lugar donde no es nada raro encontrar matrimonios del mismo sexo campando a sus anchas y tan tranquilamente hijos incluidos, y no van pregonando por ahi «somos gays querednos» van al parque como todo el mundo, se dan la mano como todo el mundo, van de botellon como todo el mundo, se van al bar de en frente como todo el mundo… y nadie les va mirando y murmurando por lo bajito, simplemente pasan. El pasotismo es la clave de la convivencia y la armonia. De hecho, el tema de conversacion principal son los rollos economicos y hasta el mejor amigo del cura del barrio es gay ¬¬….Aqui jamas se ha manifestado nadie, y de hecho se celebro el primer matrimonio gay de españa…. Que no digo que no haya idioters sueltos que los hay pero les paran los pies rapidito. He viajado (quedandome muuucho tiempo) en varios sitios de españa y creedme cuando os digo que la mejor solucion para que la gente les de igual que adoptemos es normalizando todo lo maximo posible, que no sea una sorpresa poner la ley. Recordad que no hace mucho no se dejaba compartir autobus a los negros con los blancos, las mujeres no podian estudiar o los animales tener un chip de identificacion y un seguimiento veterinario obligatorio y ahora nos parece impensable, y aunque la lucha activa hizo mucho ha sido la normalizacion lo que ha hecho que a nadie le sorprenda que una blanca salga con un negro (o al reves) y tengan muchos hijos cuquisimos. Hay que empezar a luchar de una forma mas efectiva, y el pregonar las cosas a los cuatro vientos tiene el mismo resultado que decir en el mcdonals que la mig mac esta buena. Si, esta buena, pero a nadie le importa. Cuando sali del armario mis amigos jamas me preguntaron lo que se supone que dice todo el mundo «y enctonces quien es la activa» y demas mitos, simplemente fue un «pues vale» y tan tranquilamente y eso es lo que pienso que hay que conseguir. Cuando la gente pase de aplaudir o gritar como histericos al «pues vale» entonces y solo entonces conseguiremos todo lo que queremos. Que no digo que no este genial que hubiesen mas Ellen page en el universo famoso (su conferencia fue espectacular) pero si una famosa simplemente quiere hacerlo a su bola (aun manifestando que es hetero que pasa, no puede salir con una mujer?) dejadla. A lo mejor consigue mucho más que cientos en una manifestacion del orgullo… Sino mirad a la que da los deportes en Tve, totalmente lesbiana y con familia y nunca ha hecho un bombo de todo ello…
    No se yo creo que a mas normal se vea algo más facil sera luego pediir cosas…..tiempo al tiempo

  42. Sí, de acuerdo con Marca. Cuando el movimiento gay se haga consciente del machismo y discriminación que sufren las lesbianas por ser lesbianas y sobre todo ser mujeres, como el resto de mujeres del mundo, seguro que no va dando recetas de como tienen que salir del armario las mujeres en artículos que se publican en revistas gays, periódicos nacionales y se copian casi sin citar en estos comentarios. No por mucho repetirse se impone una opinión.

  43. Pero si sandra está más que fuera del armario!!! Todos sabemos con quièn esta casada! Lo único que pide es igualdad para todos,normalidad de las personas indiferente a tu condición sexual.Respecto al colectivo lógicamente es necesario que exista. Es necesario hacernos ver y decir sí soy lesbiana qué pasa? Pero es necesario pq resulta que a día de hoy hay muchísimos prejuicios contra nosotros.hay que decir al mundo que abran su mente que no pasa nada por tu condición.lo importante es la persoma sin más.

  44. Es un tema que le cuesta, ya lo dijo ella, y encima lo hizo con tanta gente mirando. Creo que nadie puede juzgarla porque no sabemos por lo que ha pasado. Si a veces ya cuesta, imagínate en televisión delante de tanta gente…
    Y después de tanto tiempo, si se ha atrevido a hacerlo y encima nos tiramos al cuello, no contribuimos a que otras hagan lo mismo. Si después del discurso, alguna famosa estaba pensando en unirse a ella, con los contínuos reproches hacia Sandra seguro que se echa atrás. Ale, gracias a esas buitres que sólo saben criticar en lugar de aplaudir un pasito, que por pequeño que sea, es más que lo que han hecho otros.

    Y respecto su defensa de los armarios, no lo interpreto como algo malo, sino como que cada uno sale cuando está preparado. Todo necesita su proceso, así que cada uno puede vivir en su armario o donde quiera hasta que se atreva a salir, y punto. Sin presiones ni agobios 🙂

Comments are closed.