La Gala de Clausura del festival FanCineGay estaba programada para comenzar a las diez de la noche del sábado 12 de noviembre, pero al final se retrasó unos minutos. Demasiada gente congregada en el Palacio de Congresos Manuel Rojas de Badajoz como para empezar puntual la última pincelada de la 19 edición del festival extremeño. Los juegos de luces del Palacio acompañaron la velada que comenzó con un solo de baile del cacereño Carlos Rodas, quien cerró también la noche que presentó el actor José Vicente Moirón, con dirección de Javier Herrera, amenizada por el cuarteto Il Sentimento y la solista Anna Picornell.

Gala De Clausura FanCineGay, Hay una lesbiana en mi sopa

El Premio Krámpack al mejor corto inauguró la noche con la actriz debutante Alba Martínez recogiendo el galardón por Víctor XX del director Ian Garrido, un cortometraje almeriense que podéis ver en Filmin y que ha pasado por otros festivales como el prestigioso Cannes. De actuación siguió la cosa con el Premio Ocaña para la compañía teatral Liandalo Creaciones, fundada por los, entre otras cosas, dramaturgos Alejandro Melero, Isidro Romero y Paco Rodríguez.

La periodista cultural Olga Ayuso recibió el Premio Las Horas, por su “apuesta por la inclusión y difusión de contenidos LGBT en los diferentes espacios culturales en los que trabaja”, y nos recordó en su discurso que los medios de comunicación son los que “crean” la realidad. A la periodista le siguió Joan Laínez, director del Mallorca Gay Men’s Chorus, por el Premio Ley del Deseo, y el músico y pianista aprovechó para marcarse un solo acompañado al piano del cuarteto Il Sentimento.

Gala De Clausura FanCineGay 2, Hay una lesbiana en mi sopa

En esta 19 edición del FanCineGay el Premio Ley del Deseo se desdobló y recayó también en Hay una lesbiana en mi sopa por su “tratamiento de las noticias vinculadas con las mujeres lesbianas, y por su compromiso por la cultura y el cine dentro del contenido que abordan de manera habitual”. Tras nosotras llegó el gran premio de la noche, el FanCineGay, que recogió el escritor y dramaturgo Fernando J. López, que, como dijo, hace tiempo que ha eliminado la palabra “normal” de todas sus obras, unas obras que le valieron el galardón por su “compromiso con la educación y la literatura como una herramienta para construir una sociedad más justa”. El escritor puso la guinda a una noche muy bonita con un discurso muy bonito. Os dejamos con nuestra intervención.