InicioCulturaHistoriaLas lesbianas, unas "asociales" en el régimen nazi

Las lesbianas, unas “asociales” en el régimen nazi

Publicado

En la Alemania del período de entreguerras el colectivo LGTB vivió una breve Edad de Oro. Durante la República de Weimar los cabarets y los clubes, en los que mujeres femme y mujeres butch podían relacionarse bajo el beneplácito de lo políticamente correcto, consiguieron que Berlín se tiñese de color y de un principio de libertad y aceptación que no tardaría mucho en desaparecer. Porque luego llegó Hitler. Y la Segunda Guerra Mundial. Y la persecución de etnias, religiones y personas LGTB.

El 27 de enero se celebra, desde 2005, el Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto. En ese genocidio de genocidios se estima que fueron asesinadas o murieron entre 12 y 15 millones de personas. Los judíos, marcados con su Estrella de David. Los hombres gais con un triángulo rosa. Y las mujeres lesbianas con un triángulo negro que englobaba, como una definición muy extensa, a las personales “asociales”.

Porque las leyes nazis no prohibían abiertamente el lesbianismo, y ese triángulo negro genérico podía acabar en los uniformes de anarquistas, gitanos, alcohólicos, prostitutas o lesbianas. Al contrario que la homosexualidad masculina, que sí estaba penada en el Párrafo 175 del código criminal alemán, el lesbianismo se encontraba en un vacío legal propiciado por el machismo nazi.

La homosexualidad femenina no estaba penalizada per se porque era “visto para los oficiales nazis como algo ajeno a la naturaleza de la mujer aria”, esa naturaleza que debía marcar en su ADN ser una mujer dócil y sumisa, al cargo de los niños y sirviendo siempre a su marido.

La mentalidad nazi reducía a la mujer a un mero ente servicial, y le negaba por definición la potestad, el derecho o la libertad de sentirse atraída o no por otra mujer. Implícitamente se consideraba que el lesbianismo no suponía un problema relevante para el régimen nazi seguramente porque la mujer en sí no suponía implícitamente un problema relevante para el régimen nazi.

Así que aquí no podemos hablar si quiera de homofobia. Hablamos de un machismo estructural que negaba a las mujeres la propia definición de homosexual, como pasa hoy en día, y no en el siglo pasado, en muchos países del mundo que penan la homosexualidad masculina pero la femenina no, o no con los mismos castigos, porque ni si quiera se contempla que una mujer pueda ser lesbiana.

Muchas de las mujeres lesbianas que el régimen de Hitler apresó y asesinó fue, no directamente por quién amasen, sino bajo la etiqueta de prostitutas o “asociales”, y muchas de ellas acabaron en el campo de concentración de Ravensbrück.

Es muy difícil, en general, saber cuántas personas LGTB fueron asesinadas durante esa época negra de la historia. Según PinkNews, los nazis arrestaron a 100.000 personas por su orientación sexual. Encarcelaron a la mitad y 15.000 de ellas fueron enviadas a campos de concentración. Y según el Memorial Museum de Washington, fueron al menos 70.000 las personas “asociales” -donde presumiblemente se encontraría el mayor número de lesbianas- asesinadas.

No sabemos los datos exactos, y nunca los sabremos. Ni de las mujeres lesbianas asesinadas, ni de los hombres gais, y en general del total de personas que fueron aniquiladas bajo el régimen de Hitler. No se necesita un número concreto para celebrar el Día Internacional en su memoria, aunque el 27 de enero -día de 1945 en el que se liberó el campo de concentración de Auschwitz- no es el único símbolo con el que se honra a todas esas personas.

La comunidad LGTB ha incluido históricamente en su simbología el triángulo rosa y el triángulo negro con los que los homosexuales eran señalados por los nazis, como un símbolo de orgullo y solidaridad. El negro también es un símbolo feminista, mientras que el rosa se intentó reivindicar como símbolo del Orgullo, aunque voces discordantes remarcaron que ese triángulo fue concebido exclusivamente para hombres gais y que, por tanto, no puede ser un emblema de la lucha común de lesbianas y gais.

“La universalización del triángulo rosa hoy en día hace que las lesbianas sean casi tan invisibles como lo hicieron los triángulos negros en el pasado”, argumenta R. Amy Elman.

Sea como fuere, apropiarnos de fechas históricas y de símbolos que en su día fueron sinónimo de muerte para celebrar la vida, para mostrar orgullo y para que sirvan para no olvidar jamás el pasado y que no vuelva a repetirse, es el mejor homenaje que podemos hacerle a esas 15 millones de personas.

Últimos artículos

Mia 3, la bala vibradora de LELO que podrás llevarte a todas partes

Mia fue uno de los primeros juguetes que probé de LELO. Tuve la suerte...

#Laulia, hijas, poneos las pilas

No sé si nos habíamos visto en alguna igual, pero las bolleritas tenemos no...

Algunos tips para iniciarte en el BDSM con tu pareja

Así que, después de mucho hablar con tu chica, o bien porque las dos...

Libros lésbicos para leer en la piscina

El verano no es que haya llegado, es que se nos está pasando rapidísimo....

Despierta tus sentidos con Kushi de Iroha+

Siempre digo que las primeras veces tienen algo de especial. La curiosidad, la emoción...

Ni SuperPop, ni Bravo: llega BolloPop para ti, joven bollera

Durante muchos, muchos años, las adolescentes se dividían entre las que leían la SuperPop,...

Disfruta del placer en público con Jive 2

En los inicios de mi andadura en la juguetería erótica, We Vibe era la...

La actriz Louisa Jacobson sale del armario y presenta a su novia

Si has seguido la serie La edad dorada, te sonará su cara, y si...

Algunas películas sáficas que se estrenarán en 2024

Películas lésbicas, películas sáficas... llámalas como quieras, pero el caso es que son historias...

Apoyo constante de TENGA a la comunidad LGBTQ

Como parte del apoyo constante de TENGA a la comunidad LGTBIQ+, la marca japonesa...

¿Y si estudio el Grado Medio de Técnico en Farmacia y Parafarmacia?

Se acerca el final de junio y, bien estás terminando 4º ESO o bien...

Cara Delevingne celebra su segundo aniversario junto a su novia, Minke

Good old times cuando Cara Delevingne nos daba salseíllos día sí, día también. Estaba...

‘La casa de las magnolias’, colocar las piezas en su sitio

La casa de las magnolias es la historia de Amelia, una joven descarada y...

Dot Travel, una escapada al centro de tu placer

En varias ocasiones te he hablado del gran viaje que tuve la suerte de...

‘Anatomía de Grey’ nos sigue dando la vida (y nos la sigue quitando)

Dice el tango que veinte años no son nada, pero en veinte temporadas a...

Más como este

BOOM! Studios lanza “Visibles” una colección sobre figuras históricas poco conocidas

Si no estáis muy dentro del mundo comiquero internacional, puede que BOOM! Studios os...

‘Equal’, la serie sobre historia LGBT que tienes que tener en cuenta

HBO Max, que no es lo mismo que HBO pero casi, estrenará el próximo...

¿Por qué a las lesbianas se nos llama ‘bolleras’?

A las mujeres que nos gustan solamente otras mujeres, se nos llama lesbianas en...

Fotos de parejas lésbicas vintage que te van a gustar

Alguna vez hemos tenido que escuchar chorradas tales como que 'antes no había gays...

‘¡Ay, campaneras!’ dedica un episodio a la copla lésbica

El fantasma que recorre la copla, como un viento frío de silencio, es el...

Natalie Clifford Barney, una vida apasionante

Natalie, hija de Albert Clifford Barney, magnate estadounidense del ferrocarril, nace en una mansión...