En 1997, Ellen DeGeneres protagonizó uno de los momento más fundamentales dentro de la historia LGBT. Protagonista de una de las sitcoms con más éxito de la televisión, tomó la determinación de salir del armario por partida doble: en la vida real y en la serie que llevaba su nombre. La repercusión fue enorme, pero ella era la primera que lo hacía… y lo pagó caro. Tras una entrevista vergonzosa por parte de Oprah, en la que prácticamente se la trataba como si fuera una delincuente, el teléfono dejó de sonar. Los anunciantes salieron despavoridos de la serie, y estuvo durante tres años, tras larguísimos años, sin trabajar. La comediante ha contado a Good Housekeeping lo tremendamente mal que lo pasó en aquella época.

El bullying que sufrí en Hollywood tras salir del armario sustituyó al que no tuve durante mi infancia. Me mudé fuera de Los Angeles, caí en una depresión severa, empecé a ver a un terapeuta, y tomé antidepresivos por primera vez en mi vida. Fue aterrador y solitario. Todo lo que había conocido durante 30 años había sido el trabajo, y de repente no tenía nada. Además, estaba enfadada. No me parecía justo. Era la misma persona que habían conocido siempre.

Afortunadamente, la Ellen de 2017 es totalmente diferente, y la vida de muchas personas ha mejorado gracias a ella. Es una de las personas más influyentes de Estados Unidos, con un programa en la televisión que arrasa en audiencia, y además se ha ganado el cariño del público sin renunciar ni un poco a ser exactamente como es. Además, ayer cumplió nueve años casada con Portia de Rossi, y las dos componen la pareja de mujeres más conocida del mundo. Pero es importante no olvidar que las cosas han cambiado muy, muy rápido en veinte años, y hay q ser conscientes de la lucha enconada de los que vinieron antes.

En la misma entrevista, Ellen comparte sus nueve preceptos para ser feliz: Sé amable, sé fiel a ti misma, no dejes que los matones ganen, encuentra un modo de perdonar, sé un buen ejemplo, encuentra tiempo para aquellos que quieres, vive tus pasiones, haz lo que te asusta, y quiérete tal y como eres. A ella le ha ido fenomenal, así que quizá estaría bien seguirlos. DIGO.

Vía: Good Housekeeping