Parece que fue ayer, pero hace ya cinco años que Ellen Page se abrió públicamente y le dijo al mundo en una entrega de premios que sí, que era lesbiana. Desde entonces, la actriz ha compaginado su labor interpretativa con otras acciones en defensa de los derechos LGBT alrededor del mundo, como es su programa Gaycation, en el que muestra la realidad de las personas LGBT en países donde no es que no tengamos derechos, es que estamos perseguidos por ser quienes somos. La canadiense ha concedido una entrevista a Diva en la que cuenta cómo recibió presiones para ser más femenina y, sobre todo, para que no contara que era lesbiana.

Cuando empecé a ser conocida, gente de la industria me dijo: “La gente no puede saber que eres lesbiana”. Fui presionada, muchas veces forzada, a llevar vestidos y tacones en eventos y sesiones de fotos. Como si las lesbianas no llevaran vestidos y tacones.

Pero, si tiene una sola cosa clara, es que ella no está dispuesta a pasar por esas situaciones de nuevo.

No voy a dejar que nadie me meta en algo con lo que no me sienta cómoda nunca más.

Durante la primera parte de su vida, Ellen se describe como “muy, muy dentro del armario”, y recuerda que cuando empezó a salir con chicas, les pedía no salir de los sitios juntas para así evitar a la prensa, y sobre todo evitaba las muestras de cariño en público, por miedo a las fotografías.

Escasamente he tocado a otra mujer en público hasta los 27 años

Page recuerda cómo en los últimos diez años la situación de las personas LGBT, y concretamente en la industria de Hollywood, ha cambiado sustancialmente, y lo que antes se antojaba imposible, ahora sucede con relativa normalidad.

Me acuerdo de cuando tenía veinte años y creía que era imposible para mi salir del armario. Pero, con el tiempo y con más representación, corazones y mentes han cambiado. No pasa lo suficientemente rápido y no pasa lo suficiente, particularmente en comunidades más marginalizadas. Pero las cosas mejoran.

Vía: DIVA