El Estado de Virginia celebró ayer su jornada electoral, en la que elegían los cargos de la Asamblea legislativa estatal, y Danica Roem ganó, convirtiéndose en la primera representante estatal abiertamente trans en ser elegida en los Estados Unidos. Esto, por si solo ya es una buenísima noticia, pero si nos fijamos en quién era su oponente… la victoria sabe más dulce. El representante del partido Republicano era Robert G. Marshall, un conservador acérrimo que quería “preservar las leyes de la naturaleza”, poniendo en marcha acciones como la de prohibir a las personas trans usar el baño que necesiten, algo que puede parecer ¿menor?, pero que condena a la gente a no usar el espacio público sin temor. 

La periodista de 33 años, que ha tenido que soportar durante toda la campaña que su contrincante se dirigiera a ella en masculino, triplicó los votos de Marshall, señal de que algo está cambiando (a mejor).  Pero no solamente ayer fue la noche de Danica, sino que otros cargos interesantes fueron escogidos en el Estado: la primera candidata abiertamente lesbiana del estado, la demócrata Dawn Adams, quien obtuvo una estrecha victoria en el West End de Richmond, las primeras delegadas latinas del estado, Elizabeth Guzman y Hala Ayala, ambas del condado de Prince William, que derrotaron a los titulares republicanos, y la primera delegada asiática-estadounidense del estado, Kathy Tran.

Estaba claro que la victoria de Trump iba a desatar una ola de reacción en todo el país, y los primeros resultados se están viendo. Nunca había tenido tantas ganas de unas elecciones como de las de 2020.

Vía: 20 minutos

Puedes suscribirte a nuestro canal de Telegram para enterarte de todos los artículos: https://t.me/hulems