En los últimos tiempos, Kristen Stewart ha demostrado tener buen ojo a la hora de elegir papeles. Ya no es la chica de Crepúsculo, y Stewart no da un paso en falso en su carrera. Esto, además de muchas satisfacciones en forma de premios y reconocimiento, provoca que se prodigue poco en la gran pantalla, pero su vuelta al cine tras una sola película en 2017, Lizzie, va a ser en la piel de la actriz Jean Seberg, musa de la nouvelle vague y protagonista de uno de los episodios más vergonzosos de la década de los 70 en Estados Unidos.

Seberg trabajó a las órdenes de Otto Preminger en Buenos días, tristeza, papel que la lanzó a la fama. A partir de ahí, Lilith, Saint Joan o Airport, fueron algunos de los títulos en los que trabajó. Pero si por algo es recordada es por la película de Jean-Luc Godard À bout de souffle, Al final de la escapada en su traducción en español. 

Sin embargo, la película en la que intervendrá Stewart se fijará en la parte personal de la vida de Seberg. Investigada por el Counter Intelligence Program, un programa del FBI dedicado a reventar la disidencia política en Estados Unidos en la década de los 60, el acoso contra ella llegó a tal punto que, cuando se quedó embarazada, este comité lanzó el rumor de que no era hijo de su marido, el escritor Romain Gary, sino que el padre era el líder de las Panteras negras, una organización por los derechos civiles. La atosigaron tanto que, cuando el niño murió a los dos días de nacer, la madre publicó unas fotos del cuerpo, para que quedara claro que no era negro. Toda esta situación sumió a la actriz en una depresión brutal, que la condujo a intentar suicidarse en varias ocasiones, y que finalmente acabó con su vida en 1979.

La película está en pre-producción, pero hay interés en que se distribuya cuanto antes. El director será Benedict Andrews, y el guión es obra de  Joe Shrapnel, Anna Waterhouse. 

Vía: Indiewire

Si te gusta lo que has leído, puedes ayudarnos en Ko-fi o Patreon. Te estaremos infinitamente agradecidas.