Este fin de semana se ha celebrado en la ciudad italiana el Festival de cine de Roma, y ahí ha estado Cate Blanchett para presentar The House With a Clock in Its Walls, la nueva película de Eli Roth, y también para participar en una mesa redonda con el director del festival en la que hizo un pequeño repaso a su carrera artística. Por supuesto, se proyectaron imágenes de Carol, la película de Todd Haynes sobre la obra de Patricia Highsmith que protagonizó junto a Rooney Mara. Blanchett contó que jamás se le habían hecho tantas preguntas sobre su orientación sexual y su vida privada que cuando estaba rodando esa cinta, y que algunos entrevistadores cuestionaban si ella era la actriz indicada para interpretar a Carol, dado que jamás había tenido una experiencia con otra mujer. 

Cate cree que la experiencia de actuar, de meterte en la piel de otra persona «habla de algo que me apasiona en la narración de historias en general, pero específicamente en el cine, es que la película puede ser un medio bastante literal».

Lucharé hasta la muerte por el derecho a suspender la incredulidad y desempeñar roles más allá de mi experiencia. Creo que la realidad televisiva y todo lo que eso conlleva tuvo un impacto extraordinario, un impacto profundo en la forma en que vemos la creación del personaje. Creo que ofrece muchas oportunidades, pero la desventaja es que ahora, especialmente en Estados Unidos, creo que esperamos y solo esperamos que la gente haga una conexión profunda con un personaje cuando está cerca de su experiencia

The Advocate apunta, con bastante buen tino, que 52 actores y actrices heterosexuales han sido nominados al Oscar por interpretar a personajes LGBT, incluidas Blanchett y Mara, y que ni una sola persona lo había ganado estando en ese momento fuera del armario por categorías de actuación (sí los ha habido en otras, especialmente en las categorías musicales). Blanchett comentó más cosas acerca de su actuación en Carol.

Carol fue un verdadero trabajo de amor para mí. Había leído la historia de Patricia Highsmith hace mucho tiempo, cuando estaba en el instituto. Y la película, creo que ahora se haría en un abrir y cerrar de ojos, pero hace ocho años era una película muy difícil de levantar. Dos mujeres, las cuales tienen una relación lésbica en la década de 1950, que es como, ‘¿Quién quiere ir a ver eso? Sólo los niños de 12 años van al cine ‘. Gracias a Dios, estamos cambiando la demografía de los críticos que escriben para Rotten Tomatoes . Para mí, si algo es difícil de hacer, es como un trapo rojo para un toro. Me dan ganas de hacerlo más

Vía: THR