Croqueta Libre, Hay una lesbiana en mi sopa

Podéis enviar los textos que queráis (preferiblemente que no incluyan ninguna imagen) a la dirección de correo que figura en el banner, con el asunto “La croqueta libre”. Los textos se leerán para escoger, pero no se editarán. Es decir, que si tu texto se ajusta a la temática de la web, lo publicaremos, pero sin corregir las posibles faltas. Los textos deben ir firmados con nombre o seudónimo. ¡Ah! ¡Y un título!
Quizás desde el primer momento debimos saber que era una locura, que estábamos condenadas desde el día uno en el que tu mensaje me alegró la tarde, en el que una chica rubia que vive en Argentina y con la que tenía un crush como una casa me dio señales de que yo no le era indiferente. Y el problema era que habíamos llegado tarde la una para la otra, yo estaba hecha mierda gracias a mi ex y tu estabas empezando una nueva relación. Y sin embargo no nos importó, porque al menos para mi todo fue tan rápido y tan fuerte, que era casi adictivo.
Y lo fue, fue la cosa más adictiva que tuve en mi vida estos últimos meses. Si alguien me hubiese preguntado cual era mi vicio en aquella época, probablemente les habría dicho tu
nombre. Estabas en mi mente todo el tiempo, tu voz inundaba mis oídos y tus fotos eran mi salvavidas cuando tenia un día de mierda. Y es que los días de mierda dejaron de existir cada vez que veía tu nombre entre mis notificaciones. Y entonces pasó, yo me enamoré, y ya no jugaba con tanta ventaja.
Nunca voy a decir que fue tu culpa o mi culpa, porque no tengo idea. Quizás no fue culpa de nadie, quizás las cosas debían darse así, aprender algo de todo esto. Y vaya que he aprendido, he aprendido que el amor duele y que aunque tengas todo para estar con una persona porque ella se siente del mismo modo hacia ti, a veces las circunstancias no son las mejores… O para simplificar: es el momento equivocado.
Y son cosas que pasan, culpemos a la vida, pero el hecho de que hayan pasado meses y aun sigas en mi vida… Tiene que significar algo.
Me he mandado mil cagadas y lo reconozco. Quizás hubiese podido quedarme un mes mas a esperar que me eligieras, pero lo cierto es que si no lo hice es porque el dolor físico y emocional era demasiado, y sinceramente, nunca estuve segura de que me escogieras estando tan lejos, pero ese es otro tema.
Tu te has mandado otras mil cagadas, y en muchas ocasiones me he sentido como el ser mas estúpido por siempre perdonarte y dejarte entrar a mi vida una y otra vez, pero simplemente no lo puedo evitar, porque las adicciones son así: implacables y definitivas.
Y no estaba segura de como iba a sentirme si te veía en persona <<Quizás no me gusta tanto, o yo no le gusto a ella>> pensaba. Era una posibilidad que estaba allí, latente. Pero definitivamente una muy alejada de la realidad. Porque al menos para mi, eres aun mas hermosa de lo que alguna vez pude haber imaginado que serías cuando te tuviera frente a mi. Y no puedo dejar de pensar en la forma en la que sonríes o en la forma en la que me mirabas. Eso… Eso me mata. Porque probablemente yo también te miraba de la misma forma. Y seguramente las dos nos miramos como dos personas que están siendo movidas por muchas cosas, dos personas que siempre están gravitando alrededor de la otra, pero que saben que no puede ser.
Soñé un millón de veces con tus ojos mirándome así, y quizás solo es producto de mi imaginación, pero el hecho de no poder sacarte de mi mente luego de esa tarde en aquel parque… Me hace pensar que mi corazón siempre va a ser tuyo, que yo siempre voy a ser tuya. Y quizás nunca de la manera en la que me gustaría, en la que nos gustaría, pero la vida nunca es justa, amor.
Yo también te quiero y te extraño.
Y sin dudas me moría por besarte y por decirte muchas cosas. Pero como dije, estamos a destiempo, y es una puta mierda.
.-MissShuno