¡Hola, croquetillas! El 17 de agosto, hace 10 días, hice la propuesta de crear un sistema para cartearnos a la antigua. En este artículo quiero comentar lo que ha pasado desde que lancé la idea, porque ha sido muy curioso.

Sinceramente, primero pensé que se apuntaría poca gente, porque es más cómodo, barato y práctico usar los medios electrónicos, ya sean mails, programas de mensajería instantánea o chats diversos. Lo cierto es que algunas de las que me escribieron tenían la misma duda y preguntaban primero si estaba activo. Nada más lejos de la realidad. El primer día se apuntaron 16 personas [yo soy la 17 que también participo]. Pero la gente siguió escribiendo, ahora mismo somos 41 participantes. Y seguramente a lo largo del día la cifra cambie, que aún estamos por la mañana [horario de España].

Estoy muy contenta porque se ha apuntado mucha gente y con mucha variedad de edades. Desde 20 años a 49. De muchos sitios. Y esto ha sido en solo 10 días. Dos personas me han avisado ya que han recibido una primera carta.

¡Cartas para todas!

Desde aquí quiero dar las gracias a todas las participantes por la ilusión mostrada. Que en HULEMS hemos planteado la propuesta con muchas ganas, pero sin participantes esto no funcionaría. Sinceramente, gracias por hacer que esto funcione. Si estás interesada en participar, aquí tienes toda la información.

También quería aprovechar para aclarar algo que leí en twitter, sobre que el hecho de que al ser en papel escrito se discriminaba a las que tengan problemas de visión. Lo sé, es discriminatorio, pero la idea era volver a lo antiguo. Siempre está la posibilidad de que una persona les ayude. Pero es que el proyecto es volver al papel. Siento mucho la discriminación, pero el proyecto es lo que es.

Sin más, gracias de todo corazón.

¡Gokigenyou!