Strangers Facebook, Hay una lesbiana en mi sopa

Hace un tiempo, cuando a todas las plataformas les dio por producir series, a Facebook le pareció también buenísima idea lanzarse de lleno a ello, y por primera y única vez tengo que darles la razón, porque esa idea dio a luz a una de las mejores series LGBT (en el titular he puesto lésbica porque, si no, no hay manera de que Google nos destaque) que estos ojitos han tenido el placer de ver. Hablo, claro, de Strangers.

Creada, escrita y dirigida por Mia Lidofsky, Strangers debutó en el Festival de Cine de Sundance y cuenta la historia de Isobel (Zoe Chao), una veinteañera bisexual recién soltera que alquila su habitación libre a una serie de inquilinos aleatorios para intentar mantenerla. Naturalmente, cada recién llegada tiene algo que enseñarle a nuestra heroína sobre sí misma, y ahí reside el encanto de la serie. Pero el plato fuerte, y la historia que me sigue cautivando años después del estreno, tiene lugar en la segunda temporada.

En la segunda tanda de episodios, Isobel conoce a Mari (Kathleen Munroe). Lo que en un principio iba a ser un lío de una noche (o dos, o tres), se convierte en algo más, y las cosas se van enredando y complicando. Porque Mari está casada. Con un hombre. Y nuestra protagonista finge que no le importa, pero sí que lo hace. Y cada vez más.

Strangers TheImpossibilityOfForever 210 STRG210 PublishMaster Thumbnail2, Hay una lesbiana en mi sopa

La relación de Mari e Isobel tiene muchísimas capas, y encuentro interesantísima cada una de ellas. En primer lugar, el conflicto que supone que Mari esté casada con Matteo, algo que Isobel conoce desde la primera copa, y que supone una barrera para poder tener una relación que llene a las dos. Y, además, Isobel no pregunta por él, no sabe nada de Matteo, con la excepción de lo que le quiere contar su novia. Y eso, amigas, es peligroso, porque lo que no te cuentan… te lo imaginas. Y a lo mejor si te dicen que son como hermanos… no es exactamente así.

Tumblr Pfrok3lZpO1wtbz79o1 500, Hay una lesbiana en mi sopa

Pero no solamente la relación con Matteo hace que las cosas se tuerzan. En el glorioso episodio titulado Big Little Chill, que creo que es mi favorito, la pareja va a pasar un fin de semana a casa de Elliot (Triste Kelly Dunn). Poco a poco, de manera orgánica, Isobel va conociendo más acerca del pasado de Mari y de por qué las cosas son como son.

La serie se puede ver de manera gratuita en Facebook (https://www.facebook.com/StrangersSeries/), y yo si fuera tú no me la perdería. Ojalá poder verla de nuevo por primera vez.