Vaya por delante una aclaración fundamental: nosotras ADORAMOS a las escritoras de ficción lésbica. De veras. El mundo sería un poco peor sin ellas y en nuestra sección de libros siempre son bien recibidas. Peeeero si eres una lectora compulsiva de ficción lésbica seguro que algún día te ha pasado lo mismo que a nosotras. Estás leyendo un libro y de repente piensas:»¿De qué me suena esto?» o «Un momento…. esto lo he leído en alguna parte. ¿Dónde?». Y es que sí, lectoras croquetas, muchos libros bollo caen en varios clichés que, curiosamente, hacen metástasis de unos a otros sin que nadie sepa muy bien el porqué o dónde empezó esa moda.

alex vause libro laura prepon

Estuvimos buscando respuestas a este croqueto misterio universal, pero como no las hemos encontrado, preferimos traemos los 10 tópicos que se repiten en (casi) todos los libros lésbicos. Porque habelos, hailos, aunque, por supuesto, también existen honrosas excepciones. Por eso y porque la autocrítica dicen que es una de las mayores virtudes del ser humano, estos son los que hemos localizado hasta el momento:

1. LA LESBIANA PODEROSA Y LA CROQUETA PROMETEDORA

Es el mayor clásico de la ficción lésbica. El Quijote del lesbianismo de las letras. ¿Quién no se ha leído un libro en el que la protagonista es una bollera super mega ultra buenorra, que cobra un pastón, que tiene un Lexus aparcado en la puerta de su casa y un Porsche en el garaje de su trabajo, y que se enamora irremediablemente de la croqueta, oh, no tan rica, pero prometedora? Respuesta: nadie. Todas hemos leído algún libro con este argumento porque se reproducen como los hongos de la piscina municipal de tu barrio. Y, bueno, sí, está bien, es emocionante y te entran cosquillitas en el estómago la primera vez que lo lees. La segunda… hmmm… piensas que a lo mejor es casualidad. La tercera, arqueas la ceja con incredulidad. A la cuarta ya te das cuenta de que nada es fruto del azar.

power-dyke
La madre de todas las lesbianas poderosas.

Croe que a las lesbianas del mundo nos encantan estas historias. Es como leerse la Cenicienta pero en versión bollo: pobre y abnegada croqueta que se despierta de mala hostia un lunes para ir a trabajar en su coche de mierda, en su casa de mierda, con sus muebles y su sueldo de mierda, conoce a famosa inversora de banca que se fija en ella cuando su cochazo pincha una rueda en un semáforo. Vivieron felices y comieron perdices. La princesa bollo azul existe. Y ha venido a salvarnos a todas de nuestras aburridas vidas.

Y esto nos lleva directamente al punto siguiente:

2. EL AMOR LO MEJORA TODO

El amor es un arma poderosa, lo sabemos. Y también somos conscientes de que, cuando te enamoras, todo mejora en tu vida. Los semáforos en rojo dejan de importarte tanto, la señora que cuenta hasta el último céntimo en la cola del supermercado empieza a parecerte adorable, tus amigas que tanto empeño ponen en describirte todo lo que sucede en los pañales de sus hijos de repente son encantadoras… que sí, que lo sabemos. Pero seamos sinceras… esto ES UNA ILUSIÓN. Es decir, no es real. Se trata de un estado pasajero provocado por las sustancias que está generando tu cerebro. Pero cuando esas sustancias vuelven a sus niveles normales, el semáforo vuelve a ser una mierda; los lunes apestan; la señora del supermercado es una vieja que ha puesto allí el universo para hacerte la vida imposible; y tus amigas hablan demasiado de sus hijos y comparten demasiadas fotos de ellos por Whatsapp. ¡Pero en las novelas lésbicas no! En ellas TODO MEJORA CON EL AMOR.

brittana glee gif

Las protagonistas no solo tienen la suerte de haber encontrado a la mujer de sus vidas, qué va… La mujer de sus vidas es como Jesucristo Superstar o un Santa Claus con glándulas mamarias que viene cargado de regalitossss porque cuando la conocen todo empieza a mejorar: las ascienden en el trabajo, les toca la lotería, su familia vuelve a hablarles, superan los problemas del pasado. Vaya, que casi te sientes una retrasada social cuando lees estos libros, porque inmediatamente piensas: «Un momento… yo he estado enamorada, ¡estoy enamorada!, ¿por qué a mí no me ha pasado nada de eso? ¿Qué he hecho mal? ¿¡QUÉ!?». En casos realmente graves, incluso puede que empieces a mirar mal a tu novia por no haberte traído toda esta dicha y felicidad cuando la conociste. Y, oye, no, que tampoco se trata de eso, pobre criatura. Es decir, amor sí. Amor todopoderoso, con mesura, por favor.

3. LOS MÚSCULOS

Flexionados, contraídos, estirados, extendidos, relajados… da igual, un músculo es un músculo, ¿verdad? O eso pensabas tú… Pues no, amiga, al parecer estábamos equivocadas. Frases como «y de repente flexionó su pierna y pude percibir el músculo de su gemelo derecho» se repiten por doquier en las obras de ficción lésbica. Y tú, toda inocente, te preguntas hasta qué punto puede ser erótico un músculo de la espalda, porque por mucho que lo intentes no ves nada de erotismo en él. Porque tú, como yo, eres demasiado básica. Te fijas en lo típico, no sé: tetas, culo, ojos, boca, qué sé yo. Pero en los libros lésbicos no, allí esto de la atracción es algo mucho más complejo, que casi requiere un master en Traumatología para comprenderlo. En ellos las protagonistas perciben sin ningún tipo de problema la sutil contracción del deltoideo y, cuando lo ven contrayéndose, se ponen a mil. Palabra de honor. Te puedes reír, pero lo digo completamente en serio. No sé cuántas veces he leído descripciones como estas y he pensado: ¿Y por qué no le mira las tetas? Hagamos un ensayo:

test-atraccion-muscular

4. LAS PORTADAS

Siempre he pensado que me encantaría conocer a los diseñadores de portadas de las editoriales porque nos desvelarían un mundo entero de colores y sensaciones. Una portada es algo básico en un libro. Puede hacer que obras de dudosa calidad como Crepúsculo parezcan obras interesantes o que novelas maravillosas como Canción de Hielo y Fuego no te llamen mucho la atención. ¡Pero en las portadas de los libros lésbicos no hace falta nada de esto! Ellos van a piñón fijo: dos mujeres (preferiblemente desnudas) se miran en actitud sugerente. Da igual de que vaya el libro. Da igual si es policíaco, de fantasía, romance, acción, misterio… las tías (desnudas, a poder ser) y el aire pornográfico de la portada parece ser que son indispensables. Es como si editaran la misma obra mil veces. O como si tuvieran a un replicante dibujando a las mismas mujeres una y otra vez y solo cambiara el título de la obra. ¿Tan superficiales nos ven los responsables de diseño? ¿Por qué todas las obras lésbicas parecen sacados de la sección XXX del Carrefour? ¿Por qué algunas portadas no se corresponden con el contenido del libro? Esto es material para otro bolloexpediente X.

novelas-lesbicas
Algunas de estas novelas son de género policíaco. ¿Sabrías decir cuáles?

5. EXCESO DE HUMEDADES

Y cuando digo esto no me refiero a lo que has sentido al leer esa escena subida de tono. Ojalá fuera eso, pero no. Me refiero a esos momentos en los que a las escritoras se les da por describir las humedades de una manera bastante hiperbólica. La última que leí decía algo así como que el personaje X estaba sentada en un banco del parque y al ver al personaje Y se mojó tanto que, cuando se levantó, dejó un charco en el banco. Repito, porque a lo mejor el concepto no ha quedado claro: ¡UN CHARCO! Literal. Si hay algún médico en la sala agradecería muchísimo que me diga si esto es científicamente posible. Gracias.

Mucho cuidado con los charcos que pisas. ¡Podrían pertenecer a alguien!
Cuidado con los charcos que pisas. ¡Podrían pertenecer a alguien!

6. ¿POR QUÉ TODAS SON LESBIANAS?

Está bien eso de que veamos lesbianas por todas partes (ya sabes que nosotras también lo hacemos), pero una cosa es verlas y otra muy distinta que todo el mundo lo sea. Os prometo que en el mundo real también existen las heterosexuales; en serio, no son un producto de tu imaginación, es que existen de verdad. En la ficción lésbica he llegado a leer que incluso la madre adoptiva de la pareja de una de las protagonistas era lesbiana. Y en ese mismo libro una de las protagonistas tiene una gemela malvada que también es lesbiana. Nosotras damos pábulo a eso de que «dios las crea y ellas se juntan», pero muchos libros lésbicos tienen tal avalancha de croquetas que acaba afectando a su credibilidad. Así que, de nuevo, amigas escritoras, aceptad este humilde consejo: de vez en cuando no está mal meter a un amigo hetero que te consuele. O a una bisexual, que no abundan demasiado en este tipo de literatura. O a una hetero maligna que te machacará el corazón pisoteándolo con sus tacones de aguja. ¿Qué fue de eso de que la sexualidad es algo que fluye?

shane sexuality is fluid

7. EL COMPLEJO DE HÉROE

Este punto sucede especialmente en la novela policíaca. Si has leído alguna recientemente, habrás comprobado un fenómeno milagroso que siempre sucede en este tipo de obras. Y no me estoy refiriendo a que la policía esté buena, porque eso no es un milagro, es una alucinación muy común propiciada por los uniformes. Pero, ahora en serio, estadísticamente hablando: ¿Cuántas posibilidades hay de que el interés romántico de la policía sea, justamente, la persona que esté en peligro? Yo no sé cómo lo hacen estas chicas, pero no dejan de meterse en líos.

matematicas
Nosotras, intentando calcular las posibilidades.

Suele suceder de esta manera: policía buenorra conoce a lesbiana (poderosa) y a los pocos días la lesbiana poderosa está (qué casualidad) en peligro y a la policía (qué casualidad) justamente le asignan ese caso. Que no es que se conozcan cuando el caso está ya abierto, qué va, es que estas chicas tienen un imán para homicidas, pederastas, mercachifles, vulgares ladrones y gente de mala fe, los cuales salen de debajo de las piedras cuando empieza a haber cierta atracción entre los dos personajes principales. ¿Qué sentido tiene todo esto? ¿Están intentando mandarnos algún mensaje? ¿Acaso estamos en peligro? ¿Es siquiera matemáticamente posible? ¿Alguna matemática en la sala?

8. EL BAILE

Hay una cita muy famosa de Robert Frost que dice: «El baile es la expresión vertical de un deseo horizontal». Quizá por ello, las escritoras de ficción lésbica, no paran de incluir escenas en las que las protagonistas bailan juntas. Y os avanzo ya que normalmente es una escena clave para la evolución de sus sentimientos. La música suena, rápido primero, lenta cuando salen a la pista (de nuevo: qué casualidad), ellas se ven obligadas a acercarse, se refriegan un ratito una contra la otra y ¡bang! a partir de eso estarán calientes como una de las Nespresso de las que anuncia George Clooney.

naya-rivera-bailando

Cuando bailan siempre es “como si nunca hubieran bailado antes”. “Sus cuerpos encajaron perfectamente”. “La música sonaba solo para ellas”. «Todo lo demás desapareció». Bien, entendemos que es un buen recurso para hacer que estalle la tensión sexual entre los personajes. Lo único que pedimos es que no aparezca en todos y cada uno de los libros escritos por una lesbiana desde que el mundo es mundo.

9. PROBLEMAS DE EQUILIBRIO

Yo nunca había pensado en la posibilidad de que las croquetas tengamos un problema auditivo que nos haga perder el equilibrio en momentos clave. Que a lo mejor no es eso, pero entonces que alguien me explique por qué cada vez que están a punto de hacer el amor una de ellas le dice a la otra: «Si sigues haciendo eso no podré tenerme en pie». ¿Es algo figurado? ¿O literal? Porque a lo mejor es un buen momento para plantearse ir a un otorrino.

jlaw caida

10. «TE QUIERO»

Y llegamos al final de la lista haciendo mención al momento cumbre, sin el que (al parecer) ninguna croquetolectora puede vivir. ¿Es necesario que los personajes se digan te quiero? ¿Es necesario siquiera que siempre haya una escena que sea la del «Te quiero»? No sé… llevan cien páginas follando haciendo el amor, no pueden vivir la una sin la otra, tú tienes clarísimo que están super enamoradas y, sin embargo, da la sensación de que el libro no acaba hasta que se lo dicen una a la otra:

—Te quiero.

—Yo también te quiero.

Ese diálogo parece que es imprescindible en toda obra lésbica que se precie. Pero lo peor de todo es que tú misma estás esperando que ocurra, casi se lo exiges a la pobre escritora. Te tragas páginas y páginas esperando a que llegue ese momento y si por lo que sea no llega, te sientes huérfana de tequieros y ponys y cursilerías varias, porque no te han dado tu golosina y tú, admitámoslo, eres una yonki de la ficción lésbica y cuando lees este tipo de obras necesitas que te den tu dosis habitual. Yo lo soy, lo confieso. Así que esto va para escritoras y lectoras: dejemos libertad creativa a la autora. Pensemos que si no se dicen «Te quiero» no signfica que no estén enamoradas, significa que sus sentimientos están implícitos en el texto.

ouat

BONUS

Finalmente, si has leído hasta aquí, has de saber que la obra en sí puede que tenga bonus añadidos si incluye algo como esto: una protagonista tiene trenza (?). Te sonará a broma, pero muchas la tienen, aunque no acabamos de entender por qué, exactamente; una de ella se corta la melena a lo largo de la novela; hay fuerzas de la naturaleza que les obligan a permanecer varios días juntas, encerradas (y esto engloba todo tipo de catástrofes: aludes, tormentas, huracanes y/o terremotos); hay una escena tórrida en una ducha; una de ellas tiene un pasado más negro que un hippie paseando descalazo por una autopista; y finalmente… siempre tienen un orgasmo la primera vez que se acuestan, da igual cuáles sean las circunstancias, aunque la cosa sea un aquí te pillo, aquí te mato.

Esto es todo. Tan solo añadir un par de mensajes con todo el cariño, desde esta humilde publicación. Querida escritora de novela lésbica y responsable editorial: reitero que os queremos, esto es solo una crítica constructiva. Querida lectora croqueta: aceptemos finales alternativos para que las escritoras puedan enriquecer este género con nuevas aportaciones.

¿Qué opinas tú? ¿Te ha encontrado con esto alguna vez? ¿Cuáles son tus experiencias con la ficción lésbica? Compártelas con nosotras 🙂

50 Comentarios

  1. 1.¡Lo tengo! ¡Patrones al poder!
    2.Clavija universal. Que quiere decir: pasa con bollolibros y heterolibros. Al resto de la Humanidad (léase, seres que no somos personajes de libros) no tanto. Y la segunda parte (esto es, cuando la señora de la cola en el supermercado vuelve a ser la grñññffsss tocanarices de siempre) no tiene cabida en los bollolibros. En todo caso, en un segundo bollolibro que sería la continuación del primer bollolibro (aquel en el que todo es de color rosa y el amor súper poderoso). Y en este segundo bollolibro que sigue al primer bollolibro sería cuando se contaría la parte del bajón, el color gris, la traumática (y dramabollótica) ruptura, el retorno de la vieja tocanarices, etc. PEEEERO, no sería un buen bollolibro si no regresara el amor. ¡Cómo no! Y vuelta a empezar. Porque la parte contratante de la primera parte, será considerada como la parte contratante de la primera parte y…
    3.Dios mío, no. Eso no. ¿Verdad? Que alguien me diga si en alguna de mis historias he hablado de la sutil contracción del deltoideo porque me corto las venas con un sacapuntas. Hum, sí, confieso que a mí a veces, cuando cierta autora habla de morder venas, me da algo así como “Huyshuyshuys” y no le veo el lado erótico-festivo. Pero, gustos….
    4.Amén, hermana (y hasta aquí puedo leer).
    5.A partir de ahora miraré BIEN dónde me siento. O no. Sí, sí, miraré bien. ¿O no? No sé, depende de si he desayunado ya ese día o no.
    6.Yo en ocasiones veo heteros. Lo juro. Se lo dije a Bruce Willis, pero no me hizo caso. Porque estaba muerto (¡toma spoiler!). ¿Hablando en serio? Hum… ¿qué tal porque el jodido mundo real es jodidamente 98’99% heterosexual y te toca tanto las narices que no te importa hacer un poquito de trampa y engordar ese 1,1% hasta límites irreales? Digo yo. Pero sigo viendo heteros. Lo juro.
    7.Ídem punto nº 2: clavija universal. Recurso recurrente y manido, pero 100% efectivo. A mí, si me busca la mafia para rebanarme en cachitos, (¡porfavorporfavoporfavor, virgencita!) que me pongan a una poli fetén, que, si eso, ya me encargo yo de aplicar el cliché. Una y otra vez, si se tercia.
    8.Ahm, no. Creo que yo no tengo bailes. Me abstengo.
    9.A eso lo llamo yo piernas mantequilla. Y si aplicas calor, se derriten. Y si se derriten, como que te caes. A lo mejor no es cuestión de ir al otorrino, sino de pasarse al queso. Digo yo.
    10.Ahmmmmmm, pero, ¡es tan bonito! (¿no? ¿Sí? ¿Sí o no? A ver, ¿En qué quedamos? ¿Hago que mis personajes se digan “Te quiero” o meto una elipsis? Y, a ver, ¿por qué se me acaba de aparecer Bruce Willis con el look que tenía en “Luz de luna”?). No entiendo nada.
    11.BONUS: por cierto, dimito.

  2. Yo…es que casi lloro de emoción con este articulo. Pensaba que solo era yo, pensaba que todas absorbíamos libros lesbicos fueran de la calidad o no sin siquiera poder hacer una critica constructiva. Y que cuando decía «no me gustó mucho porque..» me veían como a una loca anticroqueta que insultaba a esta religión. Pero ahora me siento comprendida, no estoy sola en este mundo. Aunque si pienso que ha sido un poco duro… a ver.. el primer y segundo punto estoy totalmente de acuerdo, es más lo has explicado tan bien que no tengo nada que agregar, es justamente lo que yo andaba reclamando ya, es que es demasiado!!! incluso me hace sentir mal, hace replantearme mi existencia y decir «que he hecho mal?» porque si lo he pensado. Son personajes de ficción pero vamos que la mayoría de los libros son así y yo me siento mal, no tengo una mansión, ni siquiera tengo auto! casi sentía que no tenia derecho a amar siquiera, no cumplía con estos estándares. En fin, creo que todos los demás puntos.. pueden haber, puede que no, puede gustar, puede que no y ya no soy tan exigente. Si bien si, todo lo nombrado aquí es bastante común, si están presente, bien, sino, también. Aunque lo de los músculos…vaya que me ha hecho gracia y no me había dado cuenta hasta ahora que si, tienes razón!. Yo quería comentar que hay una saga de libros bollo donde aparte que abunda todo esto, describen cada, pero de verdad, cada vez que las protagonistas se acuestan. Yo digo, es necesario? yo es que llegó un punto en que me saltaba esas partes porque, aparte de abundar fluidos y perdidas de equilibrio, unas 10 veces por libro no es demasiado? Si alguien los ha leído sabrá a cuales me refiero. En conclusión, total, hiper, mega, ultra de acuerdo con todo lo aquí mencionado. Solo, con excepción del punto 3 hacia adelante, que creo que es perdonable que se repitan este tipo de cosas. No el punto 1 y 2, por favor, piedad de las que no son millonarias ni ejecutivas de grandes empresas, no nos pisoteen más nuestra autoestima. Saludos.

  3. Bueno, yo tengo un trauma con el «suave y aterciopelado», tooooooooooodo en la vida es «suave y aterciopelado» sobre todo aterciopelado…. el codo, el cielo de la boca, la junta de la ducha, la suela de los zapatos…. todooooooo, por quéeeeeeee!!! me da grimita el terciopelo jajajja. Lo de las portadas es impresionante, yo he estado a punto de ir a la casa del libro con gabardina, gafas de sol y sombrero porque es que pillas el libro y no sé por qué el señorín/a de la caja no encuentra nunca el código de barras a la primera y se dedica a dar vueltas al libro con dos jamonas en pelotas para mostrarselo bien mostrado a toda la inmensisisima cola que te mira como si fueras una pervertida. Lo del charco, no soy médico, pero supongo que la incontinencia urinaria es un problemilla en los parques y … Tena Lady, en definitiva, que es una guarrada de imagen jajjajaj se pasan de charcos y esa gente tiene que provocar humedades en las paredes. Y a los músculos habría añadido las posturas, que hay veces que si las estudias detenidamente resulta que una de las dos tiene tres piernas, seis manos y está colgada de la lámpara, Xwoman

  4. De repente me he sentido como en el salon de casa, con una copita de tintorro, de charlita y he tenido un deja vu en toda regla!
    No puedo estar mas de acuerdo con los 10 pts + bonus!!!, de una u otra manera nos hemos reido, llorado y puteado por/de las mismas cosas en casa, cuando comentamos lo q hemos leido esa semana.

    Personalmente sigo preguntandome por que las sigo leyendo… y sigo sin tener respuesta (la de una amiga que solo las lee por las escenas de sexo no me vale. Porq los q solo son de sexo, como el de B. Gimeno, o la dupla Radclyffe-Kallmaker, me han aburrido tanto q no los he podido terminar…)

    Sera que la cosa se reduce a masoquismo puro y duro y na mas??

    Las dejo que me voy a terminar la saga de Radclyffe de los Cuentos de Provincetown…

  5. La tercera. LA-TERCERA!!!
    Que se entiende, que se queire decir que el romance entre las mujeres es más detallista, que se fijan en cosas más alla del culo y las tetas pero…
    … es que yo me siento como un tipo, basico y neandertal cuando naturalmente me fijo en tetas, culos, caderas, abdomenes y bocas y esta señora describe la curvatura del musculo de la planta del pie, no me jodas.

  6. Amén!!
    No hace mucho me di un festín de libros (unos 8) uno tras otro, para cuando los terminé de leer había partes tan pero tan parecidas que todavía sigo sin lograr diferenciar las tramas.
    Estuve leyendo unos cuantos libros en inglés y me sorprendió la cantidad de bollo protagonistas que tienen ranchos, campos, mucha plata y obviamente no hacen absolutamente nada, de trabajar ni hablar, es más creo que la palabra trabajo no está en su vocabulario.
    Lo de las tapas de los libros me resulta un horror, soy diseñadora gráfica y debo confesar que me veo tentada a no comprarlas. No puedo empezar a describir la cara de horror de varios acompañantes en el ómnibus cuando saco el iPad y muestra la tapa de todos (si todos, la pantalla llena) los libros que tengo en mi colección bollo libros… no me dan los dedos para intentar abrir uno rápido. Sin mencionar cuando mis primos chicos me agarran el iPad y deciden justo, de todos los íconos bonitos para tocar, abrir la biblioteca y yo cual película de acción, tiro la silla, salto el sofá al mejor estilo atleta de salto largo y mientras doy un giro en el aire extiendo la mano para sacarles el iPad, no sea que después tenga que andar contestando preguntas incómodas de la índole «que hacen esas nenas desnudas metiéndose mano»… las preguntas de sexo, que las contesten los padres.
    Ah ¿y por qué todas quedan perdidas en la mirada de la otra muchas muchas muchas veces en el libro? ¿y por qué todos los ojos se oscurecen de deseos? Hay tantos más… habría que empezar a llevar un diario

  7. Vamos a ver si puedo expresarme sin asesinar gramática…

    Creo que un libro puede tener, los diez tópicos mencionados y ser excelente, excepcional, inolvidable…todo sólo depende único y exclusivo de quien escribe… Más citándolos, lo que me hizo reír mucho, para mi los más irritantes y recurrentes son:
    sexo, charcos de humedad excesivos (a veces llegué a pensar que era frígida por no sentir lo mismo), la poderosa versus la pobre. Copiando lo que dije Siale Benoit “son personajes de ficción pero vamos que la mayoría de los libros son así y yo me siento mal, no tengo una mansión, ni siquiera tengo auto! casi sentía que no tenia derecho a amar siquiera, no cumplía con estos estándares”
    Otra cosa muy común todas son hermosas, perfectas, cuerpo de infarto, todas diosa Afrodita….Y me pregunto….mujeres de garfa (como yo), las gorditas…éstas no pueden amar o vivir una bella historia de amor?

    Y para poner fin ….es IMPRESCINDIBLE lo TE QUIERO….jajajaja.. nadie va por el mundo diciendo te quiero te quiero…hay que ser muy especial…

    besos desde Brasil

  8. Buenísimo el análisis !! Jajajaja me ha encantado!! Aunque nunca he leído libros bollo, me he centrado en las pelis . Alguna selección de títulos recomendados? Gracias!

  9. recuerdo un libro que lei hace muchos años cuya escena «de cama» concluia con una frase en plan «y bajó hasta blebleble mientras yo soltaba mares….océanos….» ahi me quedó claro que esta literatura iba a sacarme mas de una sonrisa y no precisamente de «oh que pasada de libro» sino mas bien «wtf en serio?? venga ya…. si no han hecho nada!!!» xDDDDDDDDDDDDDD
    ¿alguien sabe de alguna editorial donde pueda publicar mi libro?? XD

  10. Bueno la verdad es que no tengo mucha experiencia en literatura de la temática, pero justo se me dio el otro día por empezar a leer de esta escritora que suena a cerveza…Beers? creo que ese era el apellido y pude identificar casi todos los puntos con un pasaje del libro xD especialmente eso de los músculos!!! wtf algo que no me gusta en particular es ese cuerpo super trabajado o marcado, prefiero más bien un buen par de aquellas o curvas pronunciadas…el cuerpo de la mujer es fascinante pero no especialmente por su contextura muscular jaja O.o Y aprovechar para decirte que de todos los blogs este siempre me ha parecido sin duda el mejor, supongo por la forma en que escribes y te expresas, y como manejas la ironia…pareces muy copada!!! sos mi croqueta favorita indiscutible!! bueno perdón por la chupadademedias pero era la primera vez que escribo y no podía dejar de mencionarlo. Un saludo desde el fin del mundo!

  11. Excelente nota !!! Brillante !!! Los comentarios son casi otra nota mas …brillantes tambien…

    Deberia ser de lectura obligada … jajajaja …
    Gracias a todas !!!
    Saludos

  12. ¡Ja, yo morí con el artículo en pleno! Todavía estoy buscando a la autora para repetirle diez tópicos en la mandíbula. O tal vez los riñones. O a lo mejor le saco los dos ojos (o le rompo esas gafas tan bonitas de su avatar).
    Pero sin acritud. ;O)

  13. Ok, es obvio, hay tópicos que son recurrentes porque son efectivos. Venden bien y siempre tienen éxito. Pero precisamente por eso parte de la crítica del artículo va para nosotras, las lectoras, para que no esperemos siempre lo mismo porque, de lo contrario, es imposible que haya variedad. Al final todo el mundo acaba escribiendo lo mismo porque eso, también, es lo que les piden las editoriales. Y las que consumimos una grandísima cantidad de libros sufrimos mucho con este tema, créeme; acaba siendo super frustrante xD

    11. No te dejo. Lo siento. No acepto la carta de dimisión. Búscate otra excusa para abandonarnos xDDDD

  14. El tema de las «expectativas» que generan esos libros es más peliagudo cuando se los lee alguien que está despertando a su homosexualidad, por ejemplo. Pero, claro, tampoco podemos esperar que las escritoras de ficción lésbica se conviertan en las gurús del lesbianismo. Respecto a los otros puntos, sí, supongo que son para gustos, aunque si te fijas todo lo es. Hay personas a las que les encanta lo de la lesbiana poderosa/ lesbiana común. Yo reconozco que me hace gracia leer ese tipo de historias, lo que ocurre es que si te las encuentras por doquier acaba aburriendo, como todo, supongo.

    Y créeme que el post no intenta ser una crítica destructiva, sino más bien todo lo contrario. Es como un «venga, pausémonos todas y recapacitemos sobre esto» porque la solución es más sencilla de lo que parece. Aunque, bueno, también me hacía gracia descubrir si la gente del blog éramos las únicas que pensábamos esto o alguien más compartía nuestras frustraciones. Veo que no somos las únicas 😉

  15. Pero lo de «suave y aterciopelado» es más típico de novela romántica, en general. En el post intenté dejar de lado los clichés típicos de las novelas románticas y ceñirme solo a aquellas cosas que son más propias de la ficción lésbica.

    Y lo de las portadas no sabes cómo te entiendo. Yo fui muy feliz cuando me compré el kindle porque ya no tenía que pasar un bochorno terrible en la librería. Es que, de verdad: ¿Quién quiere ir con eso en la mano? Da bastante cosilla andar por ahí, con un libro que tiene a dos tías en pelota picada en la portada….

  16. Yo tengo la respuesta a por qué las leemos: porque es ultra agradable verte reflejada en algo, para variar. En mi caso, leo todo tipo de novelas generalistas, pero, claro, el cosquilleo en el estómago que me producen algunas de estas no es lo mismo con los otros libros! Y, bueno, tampoco es cuestión de mandarlas a todas a la hoguera. Es lo que hablamos siempre. Las hay buenas! Aunque muchas de las buenas también caen en algunos de estos tópicos jaja Supongo que es inevitable.

  17. La tercera es algo que a mí me llama poderosamente la atención. Y sí, creo que tienes razón, que es para no parecer superficial o por pudor de la autora, pero, vaya, que las croquetas también tenemos ojos y no nos fijamos en los músculos donde hay un buen par de otras cosas, ¿no?

  18. Por favor, si eres diseñadora gráfica, que tu gremio imponga un poco de orden en esta locura colectiva que les ha entrado a las editoriales. En serio. Es justo y necesario xD

    Lo de las granjas!!! JAJAJAJAJA Tienes razón. Debería haber incluido ese punto también, si bien es cierto que, como dices, pasa más en la novela americana, pero sí que es muy curioso.

  19. ¡Qué ilusión tener a una brasileña por aquí! Hola! Y no te preocupes, que tu gramática es estupenda. Cuánta razón en tu comentario, sobre todo la parte de que todas sean perfectas, aunque es cierto que de eso creo que tiene más la culpa la novela romántica, en general, no solo la ficción lésbica. Mira, hubo un libro que me leí no hace mucho, que una de las protagonistas era una chica con sobrepeso y no sabes lo que me agradó ver algo así. Pensé «hombre, por fin, una chica de carne y hueso». Fue como un soplo de aire fresco.

    Besos desde España 😉

  20. Como ya dije no sé dónde (de verdad, no me acuerdo), usemos los patrones, los topicazos (bueno, lo de los charcos en los bancos de los parques, no, que da como grima), que lo que marcará la diferencia será la forma de hacerlo. Digo yo.

    11. Ah, pero, ¿la había escrito? (joder, tengo que acordarme de ser consecuente con mis arrebatos, coño)

    11.1 ¿puedo decir coño?

  21. JAJAJAJAJAAJAJA. Eso me ha pasado alguna vez a mí y me he quedado con los ojos muy abiertos, pensando si era posible tanta humedad xD Pues puedes probar a contactar a Stonewall o Egales o los libros del sábado. Esas son las que se me ocurren. Y si publicas, avisa! Aquí estamos a la caza y captura de nuevos talentos xD

  22. Hola, Luz. Oh, wow… me he sonrojado un poco jajaja. En serio. Pero gracias, qué piropazo. Se agradece muchísimo que os guste lo que hacemos porque no sabes la de horas que invertimos en esto y solo por amor al arte 🙂 Así que si os gusta, nuestra misión está cumplida. De todos modos, supongo que ya sabes que somos varias las que hacemos este blog! Vaya, que no soy yo sola. Si vas arriba, a la derecha, verás todos nuestros perfiles en la sección de staff 🙂

    Hablando del post, te diré que Georgia Beers es de lo mejorcito de literatura lésbica. Es posible que a veces caiga en estos tópicos (creo que todas las escritoras de libros románticos de esta temática lo han hecho alguna vez) pero, vaya, que yo la pondría en la categoría de buenas autoras. De hecho, le hicimos una entrevista hace unas semanas. La puedes encontrar en Actualidad > Entrevistas si te interesa.

    Un besazo!

  23. Yo espero que si alguna autora (aparte de nuestra querida Clara Asunción García) se pasa por aquí y lee esto, se lo tome como un ejercicio de crítica constructiva y que los comentarios de la gente (ya no solo los míos del post) le puedan servir de cara al futuro. Creo que es bueno saber lo que piensa el público al que te diriges.

  24. 11.1 Puedes y debes decir coño. Hay que decirlo más.

    Y estoy de acuerdo. Ya de usarlos, imagino que la clave está en cómo usarlos y darles una vuelta para convertirlos en algo original 🙂

  25. Los libros de historias personales , más bien de vidas parecidas a la realidad. Comedia o drama pero de gente «común» . Por ejemplo, tipo sería Lip service más que de L world 🙂

  26. Uy… ahí me pillas. Creo que no he leído ninguno de esos… A ver si alguna lectora de por aquí te puede ayudar más que yo.

  27. Pues no me digas, ya que me gasto el dinero me lo gasto en bollo novelas, no tengo muy claro cómo van las románticas, pero si Fortunata y Jacinta y La Regenta, que es lo que te compras para poner encima y debajo del bollo libro, y camuflarlo jajajajaja (es coña, vaya tostonacos, por dios!!!)

  28. puuuuffff, vaya reto, realista, realista??? pues complicado jajajaj. A mí me gusta de Libertad Morán, «Llevamé a Casa», por ejemplo, porque no hay una espectacularidad en la historia que la haga prácticamente imposible como en otros casos. Pero luego es muy personal, lo mismo tu piensas que «nipadios» es realista jajajjaa. Siempre tiene que haber un puntete de fantasía, pero yo creo que este es el que más se acerca de los que yo he leido. Y ya te digo que las recomendaciones en lectura son más que complicaditas.

  29. Jaja me he reído mucho por cierto otro tópico. No existen las protagonistas de raza negra todas son ( por porcentajes de los libros que eh leído) 50% ojos azules 30% ojos grises 15% ojos verde y sólo un 5 % ojos marrón lo que corresponde a raza blanca y la mayoría bronceadas ( aunque la historia sea invierno o en Aspen) lo que nos da la dupla de rubia-morena o pelirroja- morena y en muuuuyy pocos casos pelirroja-rubia pero nuuuunca son del mismo color de cabello.
    Las mayoría de las protagonistas lésbicas son unas shane es decir, que se acostaron con miles y miles de chicas pero que sólo con la otra protagonista han conocido el amor y el sexo único.
    Que pueden durar un día donde tuvieron miles y miles de orgasmos ( que pasen el secreto) o una semana donde no duermen ( sin contar los días posteriores donde siguen recordando los momentos románticos jaja) y medio comen yo me pregunto como carajos le hacen! .
    Ahhh en los julie Cannon siempre hay una butch y una femme.
    – las lesbianas de entré 18 y 30 creo que no existen ( por el punto uno) todas rondan de los 32 hacia delante. Y nunca son de la misma edad así como siempre hay una más alta ( no como las hispanas- latinas que son estatura promedio) y por lo regular es a la que le gusta andar de pantalón jaja.
    El 90% de los confidentes es la amiga lesbiana 8% amigo gay y el 2% amig@ hetersexual (y eso porque es el herman@) coincide con el número de que todo mundo es homosexual.
    En fin etc, etc.

  30. ¡Yo quiero una lista con los mejores libros croquetiles que os hayáis encontrado! Me encanta leer, pero nunca he leído nada donde haya croquetas y me parece muy mal, tengo que formarme como mujer.

  31. Ajajajajajaj, para formarte como croqueta y como mujer, tienes una selección de reseñas de libros, entrevistas a autoras, y tal, en la sección ‘Libros’, arriba del todo de la web 😉

  32. Que gracioso, la verdad no tenia idea de los tópicos o no les pongo mucha atención (solo me eh leído el lado ciego del amor y tomates verdes fritos)

  33. Asi son las novelas lesbicas, libros, relatos equis!! casi siempre tienen el mismo patrón..muy pocas que he leído que varia… Ni hablar de los Charcos!! mas exageraros imposibles…lo de las portadas lo ponen como si las novelas lesbicas fueran dirigidas a un publico masculino o que se yo, he leído un libro que una portada muy explicita y no tenia nada que ver con ella y lo de las policías es muy cierto!! hace poco me leí casi toda la serie de una que es una agente del servicio secreto de ESTADOS UNIDOS y es tal cual como lo describes todo tranquilo cuando conoce su amor y comienzan los problemas…y bueno suerte en España que se consiguen mas novelas, aqui en Venezuela hay que parir!! o buscar en Internet jeje…

  34. ME PARTO TANTÍSIMO. No sé que me ha gustado más, si el choteo constante en cada párrafo o la selección TAN acertada de gifs XD

    Yo me quedo con esta frase: «La mujer de sus vidas es como Jesucristo Superstar o un Santa Claus con glándulas mamarias»

  35. Me encantó este post, algunos de los tópicos me los he encontrado mucho! Yo siempre me encuentro con que discuten justo antes del primer beso…
    Por cierto, os tengo que hacer una petición: podríais poner los títulos de los libros que habéis difuminado?
    Un saludo!!!
    L

  36. Se me olvidaba… si eres Emma Mars de ‘101 razones para odiarla’ enhorabuena! Me duró dos días, me encantó!
    Un saludo!!!

  37. L, me encantaría poder decirte que sí, pero por respeto a sus autoras y a sus editores no debemos hacerlo. Espero que lo entiendas. Un abrazo.

  38. Pues sí, la misma que viste y calza, y muchas gracias!!! Dos días es un suspiro! Voy a tener que escribir libros más largos 🙂 Un saludo!!!

  39. saludos! me lo disfrute! completo! aunque nunca he leido una novela pero si les cuento que me encantaría publicar una estoy trabajando en ello. Quizaspudiera yo recibir sugerencias de las editoriasles que se interesen en ver materiales quien quita y el mio resulta interesante.

  40. ¡Genial articulo! ¡Me he reído un montón,también porque soy escritora y confieso que he caído en muchos de esos tópicos! :s
    😀

  41. Me he reido hasta hacerme un charco con las lagrimas jajaja. La verdad es que si esos 10 puntos se han visto en muchosssss libros, creo que el que mas se ve es el 3 y el 5. Los musculos… acabo de leerme uno en el que pone «se agacho a tomar una cerveza de la nevera, su camisa se alzo un poco y pude ver el firme musculo de la espalda» y yo me pregunto si las chicas de los libros se le marcan los musculos hasta en las orejas, a veces pienso que deberia ir al gym a ver si me marca algun musculo. Por otro lado esta que ver los musculos marcados les provoca una excitacion tremenda que casi casi hace que las chicas tengan un orgasmo ¿eso no pasa o si? si alguien le ha pasado seria bueno saberlo XD.
    Y esta por supuesto que las historias terminan justo cuando las protagonistas dicen si quiero estar contigo y zaz ahi acaba el libro…. que les cuesta poner un capi mas para saber algo mas de la vida en pareja.
    Y un topico muy importante…. o una de las protagonistas o las dos casi siempre o no quieren enamorarse, solo buscan sexo, huyen de los compromisos o jamas quieres oir o saber del amor

  42. el abuso en las traducciones del verbo «exhalar» y la frase de «ante una taza de humeante café»?

  43. A mí siempre me sorprende en las novelas/historias en las que las protas son amigas desde la guardería una está enamorada de su amiga en secreto, poco después pasa algo y la otra se da cuenta de que también la quiere. Y no solo pasa en historias croquetas.
    No sé, ¿És sólo mi impresión o también habéis observado este tópico?

Comments are closed.