En el episodio 12:

Armin consigue que Eren vuelva en sí, mientras Mikasa y los cuerpos de élite del ejército despachan a los titanes que se acercan a la zona. Jean, separado de Annie y Conny, se encuentra acorralado sin que su equipo de maniobras 3D funcione.

Por causas táctico-técnicas de la vida real, el recap ha tardado un poquillo, ¡Pero volvemos a la carga! Además, esta semana nos lo han puesto fácil haciendo un episodio refrito con todo lo sucedido hasta ahora que han tenido el morro de llamar 13.5. Si apetece un best hits de la serie puede estar bien, para los que nos mordemos las uñas cada semana es una tomadura de pelo.

Empieza el episodio con todos nuestros personajes en apuros: Jean tiene que robarle el equipo de maniobras 3D a un muerto mientras un titán muy feo lo persigue por todas partes. Afortunadamente, Conny, Marco y Annie deciden arriesgar sus vidas volviendo a bajar a las calles para salvarlo.

Que feos son los titanes y que guapa es Annie ♥

Con un par de planos muy raros volvemos a tener al grupo encima de la muralla contemplando lo que parecía imposible: Un enorme titán de quince metros cargando una pesada roca. La visión es esperanzadora, pero también trae consigo graves implicaciones: NADA debe impedir que Titán!Eren llegue al agujero de la muralla, así que cualquier medida para quitarse a los titanes, que van entrando, de encima es poca.

(Pongo chicas guapas ahora para aliviar lo que nos espera)

Esto implica lo más peligroso para las tropas de reconocimiento, alejarse de los edificios y atraer a los titanes desde el suelo. Sin paredes donde anclar los cables son presa fácil para los monstruos y la larga marcha de Eren es una tortura de gritos y sacrificios. Mitabi es el primero que cae, seguido de Ian, que consigue salvar a su compañero en el proceso.

Van dos y se comen al de en medio.

Eren ha recobrado la consciencia, pero su cuerpo de titán es un horno crematorio del que no para de salir humo. Es consciente de lo que sucede a su alrededor, al igual que Mikasa y Armin, que no se separan de su lado. A estas alturas, lo de menos es el monólogo interno de Eren sobre la libertad intrínseca con la que nace todo ser humano y lo importante que es la voluntad de luchar.

Ríete tú de la serie “Hannibal”

Muertes y más muertes, en una escabechina sin fin. Pero los sacrificios culminan en triunfo: Eren consigue llegar al boquete y con un grito que deja los pelillos de punta (y lágrimas de emoción en la cara) tapa la entrada a los titanes. La misión ha sido un éxito.

Sin embargo ahora queda encargarse de lo que ha quedado dentro, y ha quedado mucho. Intentando sacar a un Eren totalmente desmayado del cuerpo que lo retiene, Eren, Rico y Mikasa se ven asediados por dos titanes. Es entonces cuando llega el héroe de la fiesta, cargándoselos a los dos  con la capa al viento y dejándonos aplaudiendo en la silla.

Capitán Levi al rescate.

Aunque la misión ha sido un éxito, las bajas son múltiples y dolorosas. Ya no sólo por las tropas de élite que han estado protegiendo a Eren, el bueno de Marco acaba medio comido en una calle desolada.

Ya deberíamos haber sospechado, con ese último plano.

Es ahí donde Jean lo encuentra y donde descubrimos que si los titanes comen humanos no es para alimentarse: No tienen aparato digestivo y, cuando se han cansado de comer, vomitan todo. Escalofriante vamos.

El héroe de nuestra historia despierta en una mazmorra subterránea, encadenado. Lo visitan Erwin Smith, el jefe de las tropas de reconocimiento, y Levi, con su eterna cara de malas pulgas. La segunda revelación, y la más importante hecha hasta la fecha en la serie, nos la da este interrogatorio en el cual preguntan a Eren cuales son sus intenciones. Si es capaz de transformarse en titán y actuar con su fuerza y su capacidad de regeneración, otros pueden hacerlo. Entre ellos el titán coloso y el titán con armadura son, según sus conclusiones, humanos con la misma capacidad de Eren.  Con el resumen del episodio 13.5, recordamos que ambos aparecen de la nada y nadie los ve venir.

Erwin y Levi no se fían un pelo.

Si saber que los titanes comen y vomitan humanos ya deja los pelos de punta, saber que existen humanos que se han transformado en titanes para dejar a la humanidad a merced de ellos es una revelación terrible.  Tanto Erwin como Levi ven a Eren como una amenaza y, a la vez ,una esperanza. Ante la firme resolución de este en su misión de exterminio “titanil”, Levi accede a tomarlo bajo su manto y aceptarlo en las tropas de reconocimiento.

El episodio acelera un par de cosas respecto al manga, pero podemos concluir que para estar a mitad de temporada no nos puede haber dejado mejor. Lástima que el refrito del 13.5 nos haya aguado las ilusiones de ver qué sucede.

Como nota añadida, tanto la banda sonora como el single del genialoso opening de la serie ya están a la venta. Una muy recomendable compra para todos los que disfrutamos con esta canción parodiada hasta el infinito y más allá.