En el cine y la televisión, como en la vida, hay besos que nunca vamos a poder olvidar. Ósculos que nos dejaron sin aliento y con ganas de más, porque son tan fantásticos, tiernos o especiales que ocupan ya un lugar especial en nuestros corazones. ¿Pero qué hay de esos otros besos? Ya sabes, me refiero a los encuentros labiales protagonizados por las actrices más variopintas, pero que, por una u otra razón, acabaron siendo decepcionantes.

eva longoria

Entre 2008 y 2010 el mundo del entretenimiento experimentó una obsesión pasajera por los personajes lésbicos. De repente, casi todas las series de televisión tenían al menos una lesbiana o una bisexual. Era lo cool, estaba de moda, y nosotras encantadas, porque miraras donde miraras, había parejas de croquetas para todos los gustos. Sin embargo, no todo fue un camino de rosas. Muchos de estos besos y/o encuentros acabaron siendo gratuitos, superficiales y muy prescindibles. Besos absurdos, en situaciones absurdas,  que carecían de sentido.

Hoy vamos a dedicar este post a recopilar los peores besos lésbicos de la historia del entretenimiento. Seguro que no son todos los que están ni están todos los que son, pero nos encataría que nos hicieras llegar tus sugerencias, por si hay que aumentar la lista. Por el momento, los nominados son estos:

JESSI SZOHR Y HILARY DUFF | GOSSIP GIRL

Fue uno de los más esperados y anunciados besos que se recuerdan. Durante meses hubo rumores de un posible encuentro lésbico entre algún personaje de Gossip Girl, pero cuando el momento por fin llegó, fuimos muchos los que pensamos: «¿De veras? ¿Esto es todo?».

El beso: Vanessa (Jessica Szohr) y Olivia (Hilary Duff) se ¿enrollan? bajo la mirada atenta de Dan (Penn Badgley).

Opinión: el beso es triste, da igual por dónde lo mires. Carece de pasión y la escena entera es un gigantesco estereotipo. Lo que más nos repatea es esa actitud de las chicas de «en realidad nos besamos solo para impresionar al chico». La cara de tonto que pone él es un poema, la caída de pestañas de Hilary Duff nos deja frías y, por si todo esto no fuera suficiente, hay un agravio comparativo importante. Durante el beso heterosexual al cámara solo le falta enseñarnos la campanilla de los protagonistas, pero en el lésbico vemos más pelo que labios. Así es complicado que nos guste… En conclusión: se podrían haber ahorrado el fanservice.

JENNIFER ANISTON Y COURTNEY COX | DIRT

Hay muchas, muchísimas amigas a las que podemos imaginar juntas. Sin ningún problema. Pero Jennifer Aniston y Courtney Cox no son dos de ellas. Es casi como que tu madre y tu tía se enrollen. O que tú te líes con tu mejor amiga en una noche de borrachera de la que te acabarás arrepintiendo. Simplemente, no hay química, y está bien que no la haya. En la vida no todo es sexo como demuestra este intento fallido de los guionistas de Dirt por juntar con calzador a las dos actrices.

El beso: cuando la estrella del periodismo Lucy Spiller (Courtney Cox) recibe la visita de su archienemiga Tina Harrod (Jennifer Aniston), Tina la acorrala y le da un inesperado beso.

Opinión: ¿sabes cuando estás viendo algo que sabes que está MAL y el mero hecho de mirar te hace sufrir? Pues esa la es la sensación que este beso me produce a mí. Es tan raro, tan babosillo, tan que estás viendo a Rachel y Mónica, que se convierte en la cosa más retorcida que has visto en mucho tiempo. Esto habría sido más efectivo cuando las dos actrices estaban en la cima de la televisión con Friends, pero verlas diez años después labio con labio es un poco… #NO. Si lo que buscaban era llamar la atención, lo consiguieron, pero no en el mejor de los sentidos.

EVA LONGORIA Y KATE DEL CASTILLO | WITHOUT MEN

Solo por esta vez os haré el gran favor de no hablar de esta película. Porque es tan mala (¡TAN MALA!) que me dan ganas de escribir un post entero sobre ella. Ni Eva Longoria es capaz de salvar a Without Men de la pira del pésimo celuloide, y el beso entre las protagonistas tampoco consigue evitar la quema. Si acaso, hace que la película sea todavía peor.

El beso: Rosalba (Eva Longoria) sufre una conversión mística al lesbianismo con Cleotilde (Kate del Castillo) en la iglesia de su parroquia.

Opinión: series como Orange is The New Black nos han enseñado que los encuentros aquí te pillo, aquí te mato en las iglesias son lo mejor que se ha inventado desde las pipas peladas, pero esto… esto… no sé ni por dónde empezar. ¿Es un beso? ¿Es sexo oral? ¿Le está gustando o es que ha visto a la virgen y se ha asustado? No lo sabemos, pero todo resulta tan extraño y fingido que nos provoca, sí… nos provoca ganas de cerrar los ojos. Una pena, porque sabemos que Eva Longoria se esforzó por darle realismo a la cosa, pero está claro que el sexo lésbico no se inventó para ella. Por cierto, en caso de que te lo estés preguntando: sí, la película está montada con estos planos tan extraños. No es un capricho de quien ha subido el vídeo.

KRISTEN STEWART Y DAKOTA FANNING | THE RUNAWAYS

Sé que me vais a odiar por elegir este beso. Lo sé y os pido clemencia por ello. Las reclamaciones podéis dejarlas en forma de comentario o a través de nuestro formulario de contacto, pero eso no cambiará el hecho de que siga pensando que fue decepcionante. A continuación, el porqué.

El beso: Joan Jett (Kristen Stewart) y Cherie Currie (Dakota Fanning) tienen un humeante encuentro en la oscuridad.

Opinión: no se ve nada. En serio. Podrían ser Kristen Stewart y Dakota Fanning o tus vecinas del cuarto. Ya sé que se trata de una cuestión estética y yadda yadda yadda, pero supongo que me esperaba algo más… apasionado. La expectación que se montó acabó consiguiendo que, cuando llegó el momento de ver este beso, resultara decepcionante. Por otro lado, Dakota Fanning tenía ¿qué? ¿15 años cuando rodó esta escena? Las adolescentes que nos leen estarán encantadas con este dato, pero para mí fue como estar viendo a mi hermana pequeña.

TERRY HATCHER Y EVA LONGORIA | MUJERES DESESPERADAS

La pobre Eva Longoria hoy se las lleva todas. Pero está bien. Nosotras la seguimos queriendo, aunque no tenga madera de lesbiana. Es cierto que nos gustaría dominar el mundo, pero somos conscientes de que no podemos. Querida Eva: no te preocupes y quédate como hetero, que como lesbiana de verdad no tienes carrera.

El beso: cuando Susan (Terry Hatcher) y sus amigas debaten sobre la orientación sexual de una de sus conocidas, Gabrielle (Eva Longoria) aprovecha la oportunidad para plantarle un beso en los morros a su amiga. El momento, en el minuto 1:14.

Opinión: inesperado y gratuito, muy gratuito. Nos gustan las mujeres. Nos gustan los besos entre ellas, pero los que tienen un trasfondo de ALGO. Si pones a dos de las protagonistas a besarse sin venir a cuento, lo que consigues es desconcertar al telespectador. Además, ¿a eso le llaman beso? Por favor…

PENÉLOPE CRUZ Y SCARLETT JOHANSSON | VICKY, CRISTINA, BARCELONA

De nuevo, sé que me vais a odiar también por este. Pero ¿en serio? Penélope, Scarlett: ¡todas sabemos que lo podéis hacer mil veces mejor!

El beso: Cristina (Scarlett Johansson) está revelando sus fotografías cuando María Elena (Penélope Cruz) la acorrala contra el líquido revelador.

Opinión: para mi gusto, podría haber sido mil veces mejor. Como ocurre en The Runaways, la escenografía roja no ayuda, y la musiquita extraña de bandurria, tampoco. El beso se hace demasiado corto y forma parte de un retorcido trío, así que, bueno, mucho ruido y pocas nueces. Si Woody Allen pretendía escandalizar, la ausencia de pasión entre las actrices le dejó con las ganas.

SARAH JESSICA PARKER Y ALANIS MORISETTE | SEXO EN NUEVA YORK

En una serie como Sexo en Nueva York no podían faltar los arcos argumentales lésbicos. Pero hay besos y… besos. Desafortunadamente, este no fue uno de los buenos.

El beso: a Carrie Bradshaw (Sarah Jessica Parker) no le hace demasiada gracia que su nuevo novio sea bisexual, pero de repente es ella la que acaba juntando labios con una mujer, Dawn (Alanis Morisette).

Opinión: carece de todo sentido. No hay química, no hay pasión, casi no mueven los labios… ¡no hay nada! Parece, de hecho, que Sarah Jessica Parker está apretando muy fuerte los labios porque se siente acosada. ¿Y por qué la gente que los acompaña está aplaudiendo como si estuvieran en el circo? Todo se escapa a mi comprensión. Además, sabemos que a Alanis Morisette no le gustó (lo dijo ella). Pero, tranquila, Alanis: no estás sola. La humanidad te estaría gradecida si nos hubieses ahorrado el momento.

Conclusión: estos vídeos nos demuestran que hay encuentros lésbicos que no echaríamos de menos si no existieran. Nos gustan los besos, pero con fundamento, no porque estén de moda o se conviertan en un triste intento de aumentar la audiencia. Para ver besos así, ¿mejor no verlos?

¿Qué te ha parecido esta recopilación? ¿Añadirías alguno más a la lista? ¿Cuál?

17 Comentarios

  1. Uff, terribles. Creo que Eva Longoria en la iglesia gana con creces, que espanto de reacción, entre los movimientos raros de la camara, y sus gemidos de mala película porno romanticoide es como para escapar de una.

  2. Ufff… eso ya ni es beso ni pico ni nada, tienes razón. Es un pico extraño que no sabes de dónde sale, aunque imagino que su intención no era provocar? Espero que no, porque si no menudo fracaso xDD
    De las series en español, se me pasó por la cabeza una escena lésbica de la serie La que se avecina entre Vanessa Romero (Raquel) y Cristina Castaño (Judith), pero tengo que reconocer que me hizo muchísima gracia. Y como fue concebida como gag humorístico, le encuentro bastante más sentido que todas las que incluimos en este post.

  3. Jajaja. Los dos de Eva Longoria son la muerte, aunque el de la iglesia es especialmente malo. Pero si el beso te parece horrible… imagínate la película…
    De todos modos, el de Gossip Girl también es bastante mediocre. Aunque a lo mejor son los pelos de las chicas, que no me dejan ver. No sé…

  4. Es que el de Gossip Girl es malo, el argumento es desastroso y en la tipica fantasia masculina, pero lo que me complica de Eva Longoria es como reacciona, entre la cara que pone y los ‘gemidos’ es todo un espanto. Me recuerda un poco a Los hombres de Paco cuando muestran por primera vez a Pepa y Silvia en la cama, que no tenia ni pies ni cabeza; pero claro, eso podría dar para otro tema, «las peores escenas en la cama en el cine y la televisión»..

  5. Pese a que muchas me van a crucificar… Los besos entre Maca y Esther en Hospital Central eran muy de palo la mayoría.

  6. Qué va, yo creo que tienes razón. Lo que pasa es que ellas dos… bueno… como eran una pareja oficial, pues sus encuentros eran más lógicos (lo cual no quita que la verdad es que no tenían demasiada química; o bueno, yo pienso igual que tú).

  7. Sí mejor no verlos.. Y hay muchos.. Muchos besos más.. Y tan horribles como la falta de autenticidad y de imaginación.. La verdad deja mucho que desear es por puro aumento de audiencia pero a las que somos de verdad.. Una decepción..

    Excelente recopilación.
    saludos nena desde Paraguay.

  8. Lastima que eva no aproveche, por que kate tiene un no se que, que como que me gusta jajajaja… será mejor que dejen de poner a eva a dar picos malucos por ahi….
    Y Alanis tambien tan linda en la vida… eso es desaprovechar el momento jajaja

  9. Maca y Esther eran pioneras, yo creo que tenían su mérito y se comprende un poco que no estuvieran muy pulidos. A mí Vero no me gustaba, también me parecía forzado. Comprendo que estéticamente pudiera entrar mejor por los ojos Vero, pero meh.

  10. Maca y Esther eran pioneras, yo creo que tenían su mérito y se comprende un poco que no estuvieran muy pulidos. A mí Vero no me gustaba, también me parecía forzado. Comprendo que estéticamente pudiera entrar mejor por los ojos Vero, pero meh

  11. Maca y Esther eran pioneras, yo creo que tenían su mérito y se comprende un poco que no estuvieran muy pulidos. A mí Vero no me gustaba, también me parecía forzado. Comprendo que estéticamente pudiera entrar mejor por los ojos Vero, pero meh

Comments are closed.