InicioOpiniónAmigas con derecho y bollodramas

Amigas con derecho y bollodramas

Publicado

arthur-2dde-2dpins-2d3-resize

Esta mañana he leído esto cuando alguien lo ha puesto en mi TL con un comentario sobre que ya no saben qué inventarse los hombres para poder follar más. Y tras leerlo, sin siquiera pararme a hacerlo con atención en las cifras, me he ido a trabajar. Y allí, amigas mías, es donde ha llegado la inspiración. Sé que algunas lo llamarán locura, pero es inspiración producida por los gases tóxicos del humo de la soldadura y de los toros de escape libre que está prohibido que circulen por dentro de naves cerradas, y aún así, lo hacen. ¿Qué…? ¿Qué ni inspiración ni locura, que es intoxicación? Qué va… Si fuera malo no trabajaríamos en esas coffcoffcoffndiciones. Pero a lo que iba, que me desvió del tema.

Pues bien, que me he puesto a darle vueltas al tema en cuestión tras recordar que el otro día una amiga me contó que un completo desconocido le había entrado en la parada del autobús ofreciéndose como su follamigo. En serio que algunos ya no saben qué hacer para echar un polvo. Y entonces me he acordado de este artículo y me he preguntado si será cierto y, pensando pensando, he recordado que en los grupos de lesbianas estas cosas pasan, y mucho. Algunas se aventurarán a decir que pasa incluso demasiadas veces, pero seguramente otras seáis de las que penséis que no lo bastante. ¡Y es por eso que estamos aquí hoy!

Fauna y flora de los grupos de croquetas

Ingredientes:

  1. Muchas bolleras, algunas bisexuales, una heteroconfusa y una bicuriosa.
  2. Tiempo.

Y esto, hijasmías, es lo único que se necesita para preparar un buen combinado de croquetas con mucha dosis de bollodrama. Y como todas sabemos, un drama, por muy épico que sea, jamás podrá llegar a la altura de un bollodrama, porque los bollodramas son lo más. Y si no, atentas, que os voy a contar una historia, se llama “Bollodrama por el amor de Ángela y otros derivados del pan.

Pearsfears en Deviantart

Margarita es hetero, o eso es lo que ella cree porque ni tan siquiera se ha parado nunca a pensarlo mucho. Lo normal es ser hetero, así que lo es, y punto. Un día, su mejor amiga de toda la vida, le confiesa que es croqueta y, después de mucho ofenderse porque han dormido juntas, se han cambiado juntas, se han duchado juntas, Ángela le asegura que no siente eso por ella, que sólo son amigas y que nunca la ha mirado con esos ojos. Entonces, después de ofenderse aún más porque no entiende por qué Ángela nunca ha podido sentirse atraída por ella, aclaran las cosas y parece que Ángela ha conseguido librarse del drama que su amiga le estaba montando y, tras salir del armario con ella, quizás pueda centrarse en el hecho que quiere centrarse: Cordelia.

Cordelia está tan buena que rompe el suelo que pisa. Está tan buena que aunque lleva sólo tres meses viviendo en esa ciudad, todo el mundo sabe quién es. Está tan buena que lo sabe. Y como lo sabe y le gusta gustar, se gana el odio de Riatha, pero de eso no vamos a hablar ahora. Pero no el odio de Ángela que cree que Cordelia es lo más y, además, según cuentan por ahí, es bi, así que tiene posibilidades. Todo esto es lo que Ángela le cuenta a Margarita cada dos minutos y, Margarita, la escucha. Al principio escucha con calma, como si nada, porque ese extraño gusanito que siente en el estómago no son celos y, si lo son, son celos de amiga, porque una amiga puede celar a otra amiga cuando cree que ésta va a acabar en las manos de una zorra. Pero celar no sirve de nada y, como Ángela es mona y súper divertida, acaba consiguiendo a Cordelia, aunque Cordelia es un poco cabra loca y le gusta picar un día de ahí y otro de aquí, así que lo suyo acaba siendo un lío de unas cuantas noches cuando se encuentran y Cordelia no tiene a alguien ya con ella. Y ahí es donde empiezan los problemas porque Margarita se da cuenta de que quizás, y sólo quizás, no es tan hetero como siempre había pensado. Y Ángela es suya, siempre lo ha sido, ha estado a su lado desde siempre, así que no le gusta ver a Cordelia ocupando ese lugar que creía suyo por derecho, por antigüedad y porque sí.

iisnciit en Deviantart

Obviamente, como Margarita conoce a Ángela desde siempre y tan bien, sabe qué hacer para atraer su atención, y pronto están ambas en casa de una con Margarita de morros y Ángela intentando adivinar qué coño le pasa a su mejor amiga tan horrible que no puede contarle a ella y que, para más inri, parece que la incluye. Y tras mucho hablar y debatir, en un arrebato de locura, Margarita le dice que está celosa de Cordelia. Y Ahí es cuando Ángela no entiende nada de nada. O sea, obviamente en algún momento sintió algo por ella, pero se obligó a encerrarlo en lo más profundo de su ser porque su amiga es más hetero que una Barbie, así que no comprende qué está pasando. Intenta hablar con ella, pero la otra se ha cerrado en banda y no hay forma de que suelte prenda, y cuando más cabreada está porque no es justo que ahora le venga con estas cosas, Margarita la besa. Y es entonces cuando Ángela se olvida de Cordelia y del mundo entero y se deja llevar. Y durante un tiempo todo va bien. Durante un tiempo…

Lo que pasa es que a Cordelia nunca nadie le ha levantado un rollo, y mucho menos una tía hetero, porque ella tiene más claro que el agua, que Margarita es hetero y no comprende por qué Ángela se ha dejado arrastrar a esa relación que acabara mal para ambas, así que centrándose en esa parte y no en la de que a ella nadie le levanta un rollo, decide pasar a la acción. Y realmente es muy sencillo hacerlo porque Ángela tiene muchas dudas respecto a eso de estar liándose con Margarita. O sea, la primera vez que pasó pues no estuvo mal, se dejó llevar por la pasión de la pelea que estaban teniendo y todo fue demasiado fácil, pero al volver a su casa y tras pensarlo mucho, se siente confundida porque realmente no cree que lo que siente ahora por su amiga sea realmente lo que tiene que sentir para plantearse una relación. Además, ¿desde cuándo le gustan a Margarita las mujeres? Jamás ha dado indicios de fijarse en una, de mirarla de más, las escenas lésbicas de ciertas películas y series con las que se han topado la han dejado completamente fría, e incluso en alguna ocasión se ha quejado porque han jodido su paring hetero. Y pensando en todo es es cuando llega a la conclusión de que su amiga es principalmente hetero, y es cuando recuerda la tabla de Kinsey y se da cuenta de que, como mucho, su amiga es un 1. Y con esa conclusión llega otra: Esto no acabará bien.

Nomkcalb en Deviantart
Nomkcalb en Deviantart

Pero como Ángela no sabe qué hacer exactamente, es Cordelia la que decide mover ficha y tras unas copas y escuchar atentamente todo lo que Ángela quiere sacarse de encima, se da cuenta de que siempre ha tenido razón: Margarita es hetero y, no sin tristeza y miedo, decide hablar con ella. Pero obviamente en su cabeza las cosas son mucho más sencillas de lo que lo son cuando la tiene enfrente. Así que no dice nada y le cuenta las penas a Cordelia de nuevo, y de nuevo ésta la convence de que debe hablar con ella y dejarla, pero cuando llega frente a ella, se raja de nuevo. Esto se repite varias veces, dependiendo de la paciencia de Cordelia y de lo buena que esté Ángela, serán más o menos, pero al final Cordelia acaba haciendo lo que venía a hacer desde un principio, y se enrollan de nuevo. No mucho tiempo después de esto, Margarita se enterará de todo lo que ha pasado y le montará un pollo del tamaño de una catedral a Ángela. Tras mil perdones y explicaciones, rompen, y tras un rato pensándolo, Ángela se da cuenta de que no es tan malo haber roto con ella, pero que en el camino parece que ha perdido a su mejor amiga. Bueno, al menos tiene a Cordelia.

Pero tras unos cuantos polvos espectaculares, Cordelia cambia de juguete y Ángela se queda sola. Pero sola sola porque la que era su mejor amiga no quiere ni verla y ahora parece tener otra mejor amiga con las que se la ha visto muy juntas, quizás fuera más bien un dos. Y, después de haber tenido una época en la que parecía que tenías más de lo que querías, ahora no tienes nada y te das a la bebida y al alcohol, cual Lindsay Lohan cualquiera, para intentar ahogar tus penas sin pararte a pensar que las penas saben nadar, sobre todo las de un corazón roto que parece que vienen con salvavidas incorporado.

¿Qué fortalece las amistades? ¡Ja! Lo bueno es que, como ya todas sabemos, las lesbianas somos super amigas de nuestras exnovias cuando el tiempo pasa y las heridas se cierran, ¿y todo para qué? Pues para que nos juntemos de nuevo con más lesbianas, bis y hetero confusas y estas cosas pasen una y otra vez para el deleite macabro de alguien llamado Karma que parece que acaba poniendo a todos en su lugar, aunque con algunos se tome más tiempo de tortura que con otros. Pero al final, pasa el tiempo, y las cosas entre Ángela y Margarita se arreglan, aunque nada vuelve a ser exactamente igual que antes.

Maascund en Deviantart

FIN

Esto es producto de la ficción y la imaginación de mi cabeza, cualquier parecido con vuestra realidad es una putada para vosotras y os envío un abrazo muy fuerte desde el blog y muchos ánimos. Si no os ha pasado nunca nada así, que no os pase nunca, y si os ha pasado y queréis explicar cómo os fue, pues sois libres de hacerlo con un comentario; y si estáis tan locas como para decidir que queréis vivir algo así porque vuestra vida necesita intensidad, luego no me vengáis llorando… Pero, ahora en serio, ¿qué pensáis de los líos en grupos de amigas? ¿Son buenos, malos, pasáis del tema? ¿Habéis tenido un bollodrama como este y habéis conseguido conservar la amistad, o se ha ido todo al traste por un buen polvo? Y digo buen polvo porque, ya que se fue todo a la mierda, que al menos el sexo fuera bueno. ¿Creéis que se puede ser amiga de una ex sin demasiados problemas? ¿Os ponéis celosas cuando vuestra novia se manda mensajitos con su ex sin dejar de sonreír como bobalicona?

Temas relacionados:

Últimos artículos

Programa de ‘Cinema fuera de lugar’, programación LGBT de la MIFDB

Del 26 de mayo al 3 de julio en diferentes plazas de Barcelona  Con la...

Dakota Johnson sale del armario en su treintena en ‘Am I ok?’

Sinceramente, no dábamos ya un duro porque este proyecto se estrenara fuera de su...

Hablemos de salud íntima: la vaginosis bacteriana

Todas tenemos clara una cosa, y es que el placer sexual es algo importante...

Tenera 2, controla este succionador con tu móvil… o el de quien tú quieras

Los succionadores, en sí mismos, tienen algo de privado. Tal vez porque fueron los...

‘Las largas sombras’: todo lo que nos gusta (incluída Elena Anaya)

Una ya tiene una edad, y estos ojitos han visto muchas cosas. Muchas. Y,...

Eclipse, el kit para iniciarse en el BDSM

Este año hará una década que lo dejé todo para pasar unos meses en...

Sophia Bush sale del armario y habla sobre su relación con Ashlyn Harris en una emotiva carta

Era octubre de 2023 cuando contábamos las primeras pistas sobre la incipiente relación de...

Julianne Moore, con enaguas y a lo loco en ‘Mary & George’

Hay géneros que son, directamente, mi rollo. ¿Detective calmadito que revuelve un crimen solamente...

‘Backspot’: Animadoras, croquetas y Evan Rachel Wood

Todas las generaciones tienen unas animadoras de referencia. Pueden ser las protagonistas de A...

Desde Japón con amor

Kiko Mizuhara @i_am_kiko es una modelo, actriz y diseñadora nacida en Estados Unidos y...

‘Nebesta’, tus sáficas con espadas favoritas por fin en un tomo único

No voy a decirte que leas Nebesta porque esté hecha por una amiga y...

Siri 3, el estimulador para amantes de la música

Siempre me han interesado las emociones y, también, entender por qué nos comportamos del...

¿Qué está pasando con Jojo Siwa?

Estos días no dejan de salirme en Twitter y TikTok cortes bien protagonizados por...

Dulceida y Alba esperan su primer bebé

Damos la bienvenida al Dulcebebé

Hunter Schafer cuenta que estuvo saliendo con Rosalía unos cinco meses

¿Sabes cuando lees algo en Twitter de manera super insistente y crees que es...

Más como este

Lo que le ha pasado a Jojo Siwa nos ha pasado a (casi) todas

Hace muchos años, cuando acababa de salir del armario, recuerdo perfectamente cómo una chica...

Los adolescentes han avanzado mucho, pero lesbiana sigue siendo un insulto

Muy a mi pesar, no puedo dedicarme todo el rato a ser una lesbiana...

‘Wonder Woman 1984’ y el misterio de la bisexualidad de Diana

O "por qué no podemos tener cosas bonitas" Ayer llegaba a mis manos una noticia...

‘Benedetta’: no solo es mala, también es aburrida

Tenía muchas ganas de ver Benedetta. Muchas. A lo mejor no tantas como Las...

Blake Lively en traje. Ya está, ese es todo el post

Aprovechando las últimas horas de vacaciones, y ya que está en Filmin, decidí revisionar...

La literatura lésbica romántica nos salvará

Aún recuerdo la primera vez que leí un libro lésbico (o sáfico, o como...