Estaba yo el otro día un poco aburrida y me dije a mí misma: «Venga, vamos a contribuir a la causa croqueta». Así que le di una oportunidad a la nueva webserie de Crystal Chappell, básicamente por dos razones: a) es sobre políticos y b) enlazando con la anterior, una tiene cierta predisposición hacia las tramas políticas. Y de veras pintaba bien la cosa, prometía y todo cuando os hablamos de ella en este post.

Beacon Hill 5, Hay una lesbiana en mi sopa

¿Pero merece la pena verla? Bueno, siendo del todo sincera y dándoos una opinión muy personal, yo después de haber visto los episodios que están disponibles he llegado a la conclusión de que Beacon Hill (o Montañas de Bacon, que es como cariñosamente la hemos renombrado por aquí) no está hecha para mí. En realidad, la webserie no tiene ningún problema de per se. Porque es… como tantas otras webseries. Su presupuesto se VE a leguas que es bajo y la calidad de las interpretaciones resulta un poco dudosa, pero cuando una se acerca a este tipo de productos, me refiero a las webseries, supongo que en general, no va esperando grandes cosas.

El problema para mí quizá ha sido que no me creo la historia. La estaba viendo y se me ocurrían ideas de elefante, de esas que solo las comentas con una amiga cuando tienes varias cervezas en vena. O unos cuantos vinos de más. 

Beacon Hill 1, Hay una lesbiana en mi sopa Croqueta 1, Sara.

Sara (Alicia Minshew) es la protagonista de este drama político. Un buen día a nuestra abnegada croqueta la llaman para decirle que su abuelo, el senador William Preston, ha sufrido un derrame cerebral. Ahora tiene que volver a casa. Pero eso significa volver a ver a la alcohólica de su madre (Crystal Chappell) y también a su ex, Katherine (Sarah Brown), con quien las cosas no están del todo cerradas y cuyo nombre suena para sustituir el sitio que ha dejado su abuelo en el Senado.

Beacon Hill 2, Hay una lesbiana en mi sopa
Croqueta 2, Katherine.

Por el argumento ya veis que es una historia sobre la familia, el poder, los bollodramas. Es decir, que Beacon Hill podría tenerlo todo, si no fuera porque, al final, tiene tanto que no tiene nada.

La actriz que interpreta a Sara a mí me recuerda a una princesa de Disney, pero una de carne y hueso, y claro, a veces eso puede ser un problema para la libido, aunque reconozco que esto ya entra en la categoría de «gustos». Y la que interpreta a Katherine ha pasado tantas veces por el quirófano que es complicado pasarlo por alto. Que, bueno, todo esto podría ser perdonable, pero es que además la química entre ellas tampoco me ha convencido, aunque a lo mejor soy yo, que no me he empapado bien del ambiente. A su favor diré que «empaparse» es complicado con una webserie (tómese esta frase en el sentido que a la lectora le parezca conveniente), porque su escasa duración apenas te lo permite.

Beacon Hill 4, Hay una lesbiana en mi sopa

Para colmo de males, si resulta que eras fan de Crystal Chappell, se te va a caer el alma a los pies cuando la actriz haga su aparición en el segundo episodio y compruebes que en esta webserie parece la prima lejana de Wiskonsin de Estela Reynolds. Es decir, a medida que pasan los minutos casi estás esperando que de un momento a otro te suelte eso de que en su día Fernando Esteso le chupó un pezón y la mar está fresquíbiri, fresquíbiri, fresquíbiri.

Eso sí, hay que reconocer que si te va la acción bollo por encima de todas las cosas, Beacon Hill está hecha para ti. La webserie tiene ahora mismo seis episodios de 13 minutos cada uno. Al minuto número ocho del primero ya podemos ver escenas como esta:

Beacon Hill 3, Hay una lesbiana en mi sopaY esto solo puede significar una cosa: realmente saben dónde está su público.

Así que, bueno, aunque Beacon Hill no sea mi webserie favorita allende los mares, a lo mejor te apetece darle una oportunidad. Si es así, puedes seguir este enlace. Por mi parte, no les voy a pedir que me devuelvan los 9 dólares que pagué por ella. En realidad, no hace falta. Creo que para ver tramas políticas me quedo con House of Cards, pero he de reconocer que ha sido una experiencia interesante.

Debes verla si:

  • eres fan de las webseries
  • eres fan a muerte de Crystal Chappell (tanto si te recuerda a Estela Reynolds como si no)
  • no te importan las producciones de bajo presupuesto
  • te gusta todo lo que tenga croquetas
  • quieres contribuir a la causa croqueta
  • te apetece pasar el rato

No la veas si: todo lo dicho en el punto anterior te produce alergias

6 Comentarios

  1. Yo va ser q paso…
    Una duda Crystal Chappell es la de Venice??? (por q esa tanbien fue infumable de mala…)

  2. He buscado Estela Reynolds que no sabia quien era y si que se parece a la Chapela jajajajajaajajaja

  3. Está claro que por los platós de las soap operas americanas pasa en Doctor Pintanguí con el barril de botox más baratito que el Barón Dandy a granel, madreeeeeeeeeeeeeee… ¿alguna de las muchachas del elenco conserva la nariz que los genes de sus papis le dieron? O_O

Comments are closed.