Y MARCA dijo…. ¡¡Volad, mis pequeñas croquetas!! ¡¡Volad al Circuit!! ¡¡Y volved para contarlo!!! ¡¡MUAAAHAHAHAHAHAAH!! Y un gran trueno nos hizo estremecer…

circuit

Foto real de Marca

Y así fue, emocionadas como alegres hobbits amantes de tirar joyas a montes ardiendo, pillamos el metro y nos fuimos en busca de aventuras.

Esta es la historia…

DIA 1 – LA LECHE FESTIVAL

circuit2

¡¡Que nervioooss!! ¡¡Nuestra primera fiesta Circuit’15 chispas!!

A la Leche hay que ir de blanco, o eso pone en la entrada, en una esquinita en letra muy pequeña que, por supuesto, no leí y fui de azul. Pero no importa, porque las chicas de la puerta son muy simpáticas y te dejan entrar igual, ya que hay más gente torpe como yo que tampoco lee las entradas.

Cuando por fin entramos, aquello parecía Rivendel: qué bonito todo, qué cerca del centro, qué discotecón y todo lleno de elfas rubias y altas, que, claro, hablaban en élfico o en sabe Dios en que extraño dialecto lo hacían, creo que era inglés, pero no estoy muy segura, porque le dije a una fornida y rubia Valkiria, que si quería ir a ver las estrellas conmigo, usando mi perfecto inglés de playa y respondió algo así como: NEIN!! ¬¬

Nota mental: aprender lenguas norteñas

Whatever. A parte de elfas, valkirias y vikingas, también había gente de otras tribus croquetiles. Estaban las habitantes de la comarca de las gorras, una representación del país de los vestidos y el tacón, las goldengirls, “las de siempre”, las “me gustan los tatus”, vamos, como el eurovisión croqueta y todo ello en un amplio abanico de edad, en resumen que estaba todo el surtido de la carta croquetil.

Esa noche pinchaba Lady Chus, que estuvo bien, se vino arriba cuando salió Vanessa Klein y todas las ibéricas le gritamos ¡¡CHUS, CHUS, CHUS!! Y fue bonito. Vanessa cantó… unas cuatro canciones, muy bien cantadas, eso sí, pero cuatro. Después salió Patricia Yurena con el micro y dijo algo así como:

 ¡¡Hola croquetas!! ¡¡Gracias por venir!! ¡¡A pasarlo bien!! ¡¡Venga, hasta nunki, chatisss!!

Representación gráfica:

Y tal como vino, se fue y regresó al mundo de piruletas y nubes de color en el que habitan las misses, así, sin hazteunselfieconmigo, sin venquetelocomotó y sin nah de nah!! La verdad, es que personalmente, prefiero a Nagore para estos menesteres, que no será miss, pero la chica da más juego.

Ya para terminar salió la abeja reina de las DJs españolas a darlo todo, Doña Lydia Sanz. Las croquetas enloquecieron, las gogos bailaron como si no hubiera mañana y tiraron camisetas, helados, abanicos y mil merchandaising variado para que renováramos el fondo de armario de pijamas, que nunca viene mal.

Eran las seis de la mañana y aunque Lydia seguía en todo lo alto, decidimos regresar a la cueva. Al salir, unas croquetas sureñas nos dieron churros sin sal y nos invitaron a la Feria de Abril. Eso en otras fiestas no pasa, por eso el Circuit tiene un color especial.

También nos encontramos con el dueño/director de Wapa, o al menos eso dijo y demostró enseñándonos su perfil de administrador. ¡¡No podíamos creerlo!! ¡¡El mismísimo Conde Brenda ante nuestros ojos!! Le dijimos de todo, bueno y malo, que su app se colgaba, que no funcionaban las notificaciones, que mi botón favorito era el de bloquear, que por qué no ponía un filtro para locas, etc, etc. Nos dijo que él bastante tenía con detectar hombres y menores, que las locas eran problema nuestro.  Muy majo el Conde Brenda. Le dimos las gracias por todo el amor y los polvos que habéis sacado de su app y nos fuimos.

DIA 2 – THE MAIN PARTY

 

circuit3

Os presento al enemigo número uno de las croquetas, el señor oscuro, al que no se puede nombrar…

EL RON RITUAL

ron-ritual

Quizás la única queja generalizada del festival, la bebida. Vale que todo era garrafón, pero había Absolut, Ballantine´s, que ves eso y te autoengañas, pero cuando ves el Ritual a 10 euros, el hígado se te encoje y se te frunce el coño. Gluuuuurr. A punto estuve de causar baja, pero como me debo a mi público, arrastré mi maltrecho cuerpo del deseo hasta el Pueblo español. Y eso que llovió, llovió tanto que aquello parecía el Danubio universal (?) y un fríooooo, que era como salir del armario en Narnia, creo que vi tiritar al fauno en el parking. Pero fui fuerte y me sacrifiqué por contarlo.

Lo malo que tiene Pueblo español es que esta en:

circuit5

Y por eso hay que subir en taxi, porque no hay metro, ni bus público y a esas horas y por esas zonas no mola nada subir andando. Por eso la organización pone autobuses que salen de plaza Cataluña para que las croquetas sin coche puedan asistir sin poner en peligro su integridad física. El frio, la resaca, el mereservoquemañanaeslalegend y que no estuviera Ruby Rose, que debería ser dj residente del Circuit, hizo que hubiera “menos gente”. El producto nacional faltó casi al completo, pero vamos, que vacío no estaba.

El sitio estaba dentro del Pueblo español, que es muy bonito y muy grande, por eso habían puesto guías en cada bifurcación. Justo cuando iba a comenzar el drama del ¡¡NOS HEMOS PERDIDO!! Se oía una voz en la lejanía que decía: ¡¡Por aquí bolleras!! Y eso nos tranquilizaba, claro. Así que nos cogimos de la mano y saltando seguimos el camino de chicas de chalecos amarillos y fuimos a ver al Mago.

La disco era muy correcta también, grande, con dos pisos, muy cool, muy todo. Nos pusimos en un balconcito muy fino que nos permitía ver todo lo que pasaba abajo en la pista, en plan hunter. Me sentía un poco como un dentista viendo leones, pero tampoco tenía yo el cuerpo para estar en todo el jaleo de croquetas circulando de un lado a otro. Había gente que hacia la coña de tirar la caña, como de pescar en un barril y todas nos mirábamos como diciendo, ñej ñej ñej… Todo por gestos, claro, porque allí nadie hablaba el mismo idioma.

La fiesta estuvo bien, me gustó mucho MILLA, que hizo una sesión muy divertida, con infinitos mashup muy locos de la Macarena, los Backstreets, Britney, El taxi… que todo el mundo celebraba bailando levantando los brazos mientras gritaba ¡¡UUUUHHH!!.

Cuando ya el cansancio hizo mella absoluta, retirada al hogar.

 

DIA 3 – THE LEGEND PARTY

circuit6

Y por fin llegó la ansiada Legend. Según las croquetas centenarias, La madre de todas las fiestas de bolleras, la fiesta estrella, la Meca a la que hay que ir al menos una vez en la vida para ser una croqueta completa.

Y así es, allí se reúnen TODAS, como un gigantesco aquelarre. Es como un gran meeting point, donde puedes ver a las nuevas y a las viejas generaciones bailando juntas. Hasta las viejas glorias de la noche, sí, esas que solían ser el alma de la fiesta y no se perdían una pero que se echaron novia y ya no salen nunca, desempolvan sus camisas de cuadros y acuden a la llamada del cuerno de la Legend.

Por eso todo el mundo está nervioso y la gente se reserva para tal evento y gritan: ¡¡Vamos chicas!! Que va a ser legen…… wait for it…. WAIT FOR IT!!!… DARYYYYYY!! Y chocan los cinco. ¡¡Y TODO ES ANSIA VIVAAAAA!!

Y efectivamente, hay un gran despliegue de medios y todo es muy a lo grande. La fiesta se hace en unas piscinas muy chachis en las que te puedes bañar si no vas muy pedo y puedes pescar los hinchables que hay en el agua. Aunque los socorristas son chicos, supongo que para evitar ahogamientos fingidos en busca de boca a bocas gratuitos, que nos conocemos y el ron ritual es muy traicionero.

Es casi tradición oír a las croquetas de espalda plateada decir por lo bajini: “En L´Atlántida la Legend molaba más”. Pues vale, pero es que hija, la demolieron y la vida sigue, que le vamos a hacer.

El escenario era muy grande y muy bonito, como el que llevaba Guetta hace unos años, un cuadrado gigante con una ventanita para el dj en el centro. Muy lleno de luz y de color, pero casi no se veía quien pinchaba y a mí me gusta ver a Sofía Cristo avisarme de que va a venir el subidón-subidón.

Pero bueno, como ponían imágenes del corto de Ruby Rose (Ruby for resident, luego os paso para que firméis la petición) estuve entretenida.

circuit7

Como era la fiesta máxima, las gogos hicieron una gran performance, entraron con antorchas, vestidas así como de… no sabría decir de que, entre romanas, bárbaras y rinocerontes. Hicieron coreografías de esas que bailaban todas a la vez y eso siempre gusta.

 

circuit8

 

También salió una gimnasta, que debe ser la mujer más fuerte del mundo, muchísimo más que Xena, ¡¡hacía flexiones con las muñecas!! No puedo describir tal demostración de fuerza, sólo diré que logró que la gente dejara por un segundo sus cubatas y la aplaudieran. Olé su coño.

circuit9

Al final llovió un poco, pero cuando ya era tarde, así que la Legend pudo celebrarse sin ningún drama y no hicimos un festival de camisetas mojadas, de lo cual me alegro.

Y esto fue todo queridas, al menos todo de lo que me acuerdo.

En resumen: que tienes que venir al Circuit, porque es diferente a todos los eventos de chicas que hay hasta ahora, por lo menos nacionales. Tienes que venir al menos para verlo, aunque tengas que pillar vacaciones y te venga mal. El Circuit es para verlo.

Con amor, Terrie Baxton, enviada especial.

 

3 Comentarios

  1. Y a mi que lo que me falla es la música.. Bueno, de siempr, vaya. Me va el pachangueo y nada de nada eso que pinchan (dance?). El año que fui al Circuit me esperaba algo tipo dos salas y marramiau ????

Comments are closed.