InicioOpiniónMujer prevenida vale por DiosNo hay dos sin tres: el cine lésbico inunda nuestras pantallas

No hay dos sin tres: el cine lésbico inunda nuestras pantallas

Publicado

ilustrac

¡Estamos de estreno! Como ya habréis observado las fieles seguidoras de HULEMS, este es mi primer artículo en la web; pero, en realidad, no es este el estreno que debemos celebrar (aunque a mí me haga muchísima ilusión disponer de este espacio para divagar sobre unas cosas y otras), sino el de dos películas que han coincidido en estrenarse en España este final de septiembre: De chica en chica (de Sonia Sebastián), el viernes 25 de septiembre, y Freeheld (de Peter Sollett), que compite en la sección oficial del festival de San Sebastián y que ha podido verse allí del 23 al 25 de este mes.

festival-cine-donostia
Edificio Kursaal, de Donostia, donde se ha estrenado Freeheld

Además, a estas dos películas de temática lésbica hay que añadirle una tercera, que esperemos que llegue a España estas navidades: la de Carol, de Todd Haynes. En conclusión, y si las cuentas no me fallan, esto nos da un total de tres títulos lésbicos en apenas tres meses… No sé qué tendrá que decir la Cábala al respecto con tanto número 3 junto, pero yo estoy esperando a que en algún momento alguien me diga “¡Que era broma…!” o a despertarme por fin del sueño y encontrarme en una celda viendo una reposición de Los Serrano, en una especie de tortura kubrick-calderoniana.

alfombra-roja-donostia
Las “hordas” se agolpan en espera de Ellen Page

Bromas aparte, creo que estamos ante un hecho histórico. ¿Alguna vez antes habíamos tenido tantas películas juntas con el amor entre mujeres como un elemento protagonista? Parece que la ola de la “moda gay”, que primero pasó por los hombres (como todo, por supuesto —¿os acordáis de Brokeback Mountain?—), alcanza por fin a las lesbianas. Tras el campanazo de La vida de Adèle, el cine estadounidense se sube a la ola con dos títulos cuya trascendencia podemos afirmar, aun sin haberlos visto y sin poder evaluar su calidad narrativa, ya solo por su significación simbólica, por lo que representan.

¡Ellen Page estuvo aquí!
¡Ellen Page estuvo aquí!

La película Carol debería traernos a la memoria a Patricia Highsmith, que hizo famoso su nombre gracias a sus novelas de misterio y policíacas, pero que en 1952 publicó Carol bajo seudónimo porque, claro, no quería arriesgarse a acabar con su imagen pública. Solo más tarde (37 años más tarde) se atrevió a reconocer a su “criatura” y más tarde aún (en 2005) una mujer con una enfermedad terminal (Laurel Hester) llamó la atención de los medios y de la ciudadanía para conseguir que su pareja (Stacie Andrée) cobrara la pensión correspondiente de viudedad. ¿Habrían leído Carol Stacey y Laurel, las protagonistas de Freeheld? ¿Llegaría a imaginar Patricia Highsmith la cantidad de mujeres que iba a leer su libro buscando unos personajes en los que identificarse? ¿Imaginarían Laurel y Stacey el futuro mejor que estaban construyendo para las parejas homosexuales que vendrían después?

Ese futuro, no obstante, no ha llegado. Sería injusto decir que no hemos avanzado. Sí, la construcción está en marcha; gracias a personas como ellas (Stacey y Laurel, también Patricia), hemos dado un paso de gigante hacia un futuro en el que por fin exista igualdad en la diferencia. Pero cuando pienso en las alegaciones de uno de los legisladores del caso de Laurel Hester para no conceder la pensión por viudedad a las parejas homosexuales (según él, eso amenazaba “la santidad del matrimonio”), me parece estar oyendo las palabras que, diez años después, repiten hasta la saciedad todos los que se oponen al matrimonio homosexual, aquellos que luchan para impedirlo y que lo derogarían —si pudieran— en los pocos países (porque son pocos) en los que se ha aprobado. Parece que hay ciertas mentalidades de hoja perenne que se mantienen inmutables en el tiempo.

Mi futuro ideal transcurriría en la casa de De chica en chica. No, no haría falta que casi todo el mundo fuera gay, que para eso dicen que en la variedad está el gusto. Pero sí que hubiera humor, y que no fuera necesario presentarse ante nadie como la “amiga” (o no presentarse), y que no te preguntaran en los hoteles si es correcta la petición de una cama de matrimonio… En fin, si podemos reírnos con De chica en chica es porque hubo novelistas antes que retrataron el dolor de un “amor prohibido” y es porque hubo mujeres que dieron un paso al frente para exigir un poco de dignidad. Por eso me parece una feliz coincidencia que De chica en chica y Freeheld se hayan proyectado por primera vez en España en las mismas fechas, como las dos máscaras del teatro grecolatino. Porque ya hemos sufrido y no sabemos lo que nos quedará por sufrir; así que, por si acaso (mujer prevenida…), más vale que ahora nos riamos un buen rato a pleno pulmón.

Últimos artículos

Apoyo constante de TENGA a la comunidad LGBTQ

Como parte del apoyo constante de TENGA a la comunidad LGTBIQ+, la marca japonesa...

¿Y si estudio el Grado Medio de Técnico en Farmacia y Parafarmacia?

Se acerca el final de junio y, bien estás terminando 4º ESO o bien...

Cara Delevingne celebra su segundo aniversario junto a su novia, Minke

Good old times cuando Cara Delevingne nos daba salseíllos día sí, día también. Estaba...

‘La casa de las magnolias’, colocar las piezas en su sitio

La casa de las magnolias es la historia de Amelia, una joven descarada y...

Dot Travel, una escapada al centro de tu placer

En varias ocasiones te he hablado del gran viaje que tuve la suerte de...

‘Anatomía de Grey’ nos sigue dando la vida (y nos la sigue quitando)

Dice el tango que veinte años no son nada, pero en veinte temporadas a...

Pese a quien pese, la historia de ‘Sueños de Libertad’ es coherente

Hace unos días os contaba como lo que me estaba robando la vida, en...

Ay, #Mafin, qué me habéis hecho

Empezó sin hacer ruido y con un papelón, el de sustituir a Amar es...

Programa de ‘Cinema fuera de lugar’, programación LGBT de la MIFDB

Del 26 de mayo al 3 de julio en diferentes plazas de Barcelona  Con la...

Dakota Johnson sale del armario en su treintena en ‘Am I ok?’

Sinceramente, no dábamos ya un duro porque este proyecto se estrenara fuera de su...

Hablemos de salud íntima: la vaginosis bacteriana

Todas tenemos clara una cosa, y es que el placer sexual es algo importante...

Tenera 2, controla este succionador con tu móvil… o el de quien tú quieras

Los succionadores, en sí mismos, tienen algo de privado. Tal vez porque fueron los...

‘Las largas sombras’: todo lo que nos gusta (incluída Elena Anaya)

Una ya tiene una edad, y estos ojitos han visto muchas cosas. Muchas. Y,...

Eclipse, el kit para iniciarse en el BDSM

Este año hará una década que lo dejé todo para pasar unos meses en...

Sophia Bush sale del armario y habla sobre su relación con Ashlyn Harris en una emotiva carta

Era octubre de 2023 cuando contábamos las primeras pistas sobre la incipiente relación de...

Más como este

Lo que le ha pasado a Jojo Siwa nos ha pasado a (casi) todas

Hace muchos años, cuando acababa de salir del armario, recuerdo perfectamente cómo una chica...

Los adolescentes han avanzado mucho, pero lesbiana sigue siendo un insulto

Muy a mi pesar, no puedo dedicarme todo el rato a ser una lesbiana...

‘Wonder Woman 1984’ y el misterio de la bisexualidad de Diana

O "por qué no podemos tener cosas bonitas" Ayer llegaba a mis manos una noticia...

‘Benedetta’: no solo es mala, también es aburrida

Tenía muchas ganas de ver Benedetta. Muchas. A lo mejor no tantas como Las...

La literatura lésbica romántica nos salvará

Aún recuerdo la primera vez que leí un libro lésbico (o sáfico, o como...

La croqueta libre: ‘Y ahora que ya no estás’

Podéis enviar los textos que queráis (preferiblemente que no incluyan ninguna imagen) a la dirección...